PuroMarketing

Uno de los grandes jugadores del comercio electrónico es China. China es un mercado muy atractivo para las marcas, porque cuenta con un elevado potencial en lo que a consumidores se refiere. China es inmensa y tiene una elevada población, lo que la convierte en un interesante destino para hacer negocios, como ha demostrado el elevado interés que las marcas han estado mostrando en los últimos años por ese mercado. Pero lo que se ha olvidado es que China no es solo receptora de lo que se hace fuera. A China no solo van las marcas a la conquista: de China también pueden salir grandes gigantes a la conquista del mercado.

Y en uno de los terrenos en los que esto está sucediendo es, curiosamente, en el mundo online. Las marcas chinas de comercio electrónico se han convertido en una especie de avanzadilla que se está posicionando en todo el mundo y que están logrando cada vez mayor peso. Estas compañías están además ocupando posiciones destacadas en innovación y están consiguiendo asentarse en terrenos en los que las marcas de Occidente aún tienen los deberes por hacer. "En China hay cosas que están más avanzadas que en Occidente, porque han llegado directamente a lo nuevo sin pasar por lo viejo", explicaba Luis Salvador Galán, CEO de 2OpenChina, en una reciente edición de los TcDesayunos de Territorio Creativo.

Las marcas chinas llegaron directamente a una tecnología nueva, sin tener que pasar por las fases intermedias por las que están teniendo que pasar compañías de otros mercados. Esto hace que se hayan convertido en pioneras en terrenos como el pago por móvil o directamente el m-commerce, convirtiéndose en una emergente potencia en el comercio electrónico.

Pero las marcas chinas no solo están consiguiendo avanzar en ciertos puntos de forma más rápida que las marcas de Occidente, sino que además están empezando a conquistar los mercados en los que estas últimas estaban cómodamente instaladas. Firmas como Alibaba o Aliexpress están consiguiendo posicionarse de forma cada vez más sólida en los mercados europeos, especialmente en ciertos mercados concretos como es el español. "Los sites de ecommerce chinos como Alibaba o Aliexpress están ganando cada vez más popularidad entre los compradores online de la Europa occidental, siendo ya unos de los principales destinos de compra en España", explican en un estudio de yStats.com.

Lo cierto es que aunque esta posición viene sostenida con datos y estadísticas de una firma de análisis, cualquiera podría haber visto venir esta tendencia. En los últimos años, las marcas chinas se han estado asentando de forma diferente a lo que era habitual en España.

La reconversión gradual del made in China

Las cadenas de moda empezaron a abrir tiendas físicas con aires cool y modernos que rompían con lo que se asocia tradicionalmente al Made in China y las marcas de ecommerce de moda también estaban creando una estrategia para el bombazo. Sus precios muy bajos, su apuesta por los conocidos como clones (modelos muy similares a productos conocidos) y su agresiva estrategia con blogueras de moda (que empezaron a hablar todo el tiempo de productos comprados en plataformas como Sheinside o Choies) ayudaron a que se convirtieran en reconocidas y reconocibles y apuntalaron el boom del ecommerce chino en España.

Si se entra en el ranking de Alexa de las páginas más visitadas de España, Aliexpress es la 22º (pero la tercera en ecommerce, solo superada por Amazon y por eBay).

Las marcas europeas pierden posiciones

Este peso de las marcas chinas en el comercio electrónico europeo está teniendo un impacto directo en las posiciones de las marcas de ecommerce europeas dentro del propio mercado europeo. Si a este auge se suma el hecho de que Amazon es ya la primera fuerza en ecommerce en Europa, siendo líder de ventas, clics y visitas en prácticamente todos los países europeos en los que está presente, se puede comprender que la situación para las marcas 'nativas' es complicada.

Según el estudio de yStats, de hecho, las compañías europeas de comercio electrónico están perdiendo peso ya no solo en el ecommerce de su zona sino también en el ecommerce a nivel global. Según sus datos, la Europa Occidental es ahora mismo la segunda región por ventas generadas en todo el mundo en comercio electrónico B2C y así lo seguirá siendo de aquí a 2019. Después de esa fecha, llega el momento de las dudas. El boom de la región de Asia Pacífico le hará perder peso en el total del mercado ecommerce. A esto hay que sumar el hecho de que el mercado europeo es un mercado más bien maduro (lo que ahora está por hacer es el cambio a nuevas tendencias como el m-commerce o el crear una oferta que realmente sea omnicanal) y no queda tanto mercado por conquistar. La penetración de internet es ya muy elevada (mientras que en la región de Asia Pacífico aún queda mucho mercado potencial por conquistar) y por tanto no se puede aumentar el potencial.