Lowpost Marketing de Contenidos

PATROCINA
PuroMarketing

Para poder tener visibilidad en un negocio online en la actualidad necesitas tener un buen posicionamiento SEO en los motores de búsqueda, ya que es una herramienta muy importante que te ayudará a superar, en gran medida, a tus competidores en el mercado. Al tener mayor tráfico hacia tu tienda online o sitio web, aumentarás los niveles de ventas que podrás obtener, sumado al hecho de que con un mejor posicionamiento en Internet podrás llegar a un mayor número de personas en todo el mundo.

Cuanto mejor sea tu posición en la web, mejores resultados tendrás respecto a las acciones que realices en ella. De hecho, se ha demostrado que las tiendas virtuales que comienzan con un mal posicionamiento SEO tienen más dificultades para superar esta barrera.

Los principales errores en el posicionamiento SEO

No disponer de un blog

Si aún no tienes un blog propio para tu empresa digital, es hora de que pienses en crear uno. Con el tiempo incrementará de forma considerable las visitas a tu web de negocios. El blog puedes usarlo para hablar sobre cualquier contenido relacionado con tu negocio y tus productos, pero, sobre todo, para inspirar al usuario y para guiarlo durante todo el proceso del Customer Journey.

El blog te ayudará también a generar leads de potenciales clientes, ofreciendo contenidos extra descargables, así como cursos, webinars, guías o tutoriales a los que se acceda previo registro.

Errores 404 en tus enlaces

Las redirecciones 301 son tu mejor aliado a la hora de mantener actualizado tu e-commerce. Podrás redirigir las URL de páginas antiguas y así mantendrás el trabajo de posicionamiento que ya hiciste.

Por ejemplo, es recomendable no eliminar las páginas de productos que estén descatalogados. En este caso, aplicar una redirección 301 hacia la ficha del producto que le reemplaza (modelo nuevo o similar) es la mejor opción para traspasar la fuerza de la vieja a la nueva página y no perder una visita ni backlinks en el caso de que nos enlacen desde otra web.

Usar contenidos duplicados

Si eres responsable de un e-commerce uno de los principales errores que debes evitar es tener contenido duplicado en la página de tu negocio digital. Sabemos que el distribuidor te proporciona la descripción del producto o servicio que ofreces, pero ese mismo contenido seguramente se lo facilita a otros negocios que serán tus competidores.

Por tanto, es necesario que ese contenido sea redactado a medida, bien de manera interna o a través de una plataforma de creación de contenidos. Así, evitarás penalizaciones de Google por contenido duplicado. 

Falta de imágenes o vídeos

No usar imágenes para dar mayor promoción a tus productos es otro error al que quizá no le hayas prestado la debida atención. Es muy importante el uso de imágenes al publicar un producto en tu web, ya que ayudarán a dar más información al usuario sobre tu producto.

No te olvides de las etiquetas ALT, te permitirán añadirle palabras clave a tus imágenes, reforzando así el posicionamiento de esa ficha de producto. Además, puede ocurrir que las imágenes no se carguen y es esa etiqueta la que hará que se muestre el texto incluido para explicarla al cliente.

Otra alternativa es que coloques un vídeo explicando cómo es el producto y sus usos, ventajas, desventajas, características y precio. Eso ayudará a reducir las dudas del cliente sobre el producto.

Utilizar 'thin content'

Te preguntarás qué es eso del thin content. Pues no es más que el contenido pobre, sin relevancia, que no aporta ningún tipo de información al cliente. Este es un factor que afecta gravemente al posicionamiento SEO de tu web. De hecho, el contenido duplicado es una forma de thin content.

Thin content no es sinónimo de utilizar pocas palabras. Una página de excelente categoría debería usar un mínimo de 300 palabras para descripciones, y para artículos de calidad de cualquier otro tipo de 800 palabras según indican la mayoría de expertos SEO.

Descuidar el 'linkbuilding' interno

Cuando hablamos de linkbuilding interno nos referimos a incluir enlaces a otras páginas de tu web. Los enlaces generarán link juice, es decir, transmitirán parte de la fuerza de posicionamiento de la página que enlaza a la enlazada.

Trabajar el linkbuilding interno también se puede hacer para agregar enlaces naturales en posts cortos y dirigir al visitante a otros enlaces con contenido complementario que lo motiven a comprar en tu web. Todo esto es recomendable hacerlo después de optimizar todo el SEO de tu sitio, para evitar depender de la fuerza de otros enlaces sin antes tener una web de calidad.

Dejar de lado los comentarios

Google tiene en cuenta si un producto recibe comentarios positivos. Dejar la posibilidad al usuario de escribir una recomendación de tu producto tras la compra te ayudará a mejorar el SEO de tus fichas de producto.

Puedes usar alguna herramienta que permita al usuario dejar comentarios usando sus redes sociales. Esto te permite moderar lo que ellos comentan para evitar que se publiquen comentarios obscenos, spam o cualquier otra cosa que pueda causar un daño a tu sitio web.

Ausencia de URL amigables

Los buscadores darán mayor relevancia a aquellas URL cuyo contenido sean mayoritariamente palabras. Pero no uses cualquier palabra, utiliza aquellas palabras clave, que sean long tail, que ayuden a describir tu página web y tus productos desde antes de que el usuario haga clic en el link de tu URL.

Utilizar en las URL keywords hará que sean posicionados con mayor facilidad en las búsquedas frente a otras direcciones web que, por ejemplo, contengan números y símbolos que las conviertan en ininteligibles y difíciles de recordar para los usuarios.

Conclusión: Estrategia más contenidos.

En resumen, poner en práctica todos estos consejos requiere de tiempo y recursos. La clave está en cuidar la estrategia SEO y acompañarla siempre de contenidos de calidad. Solo así podrás impulsar tu negocio digital en buscadores y sacar ventaja a tus competidores.