PuroMarketing

Más allá de los cambios en las normas de Google, también se están produciendo ajustes en los comportamientos de los consumidores que impactan en el posicionamiento web

En el tiempo de descuento, cuando ya se estaba enfilando el cierre del año y pensando que poco podría pasar que descolocase las cosas para los marketeros, Google lanzó una última actualización de su algoritmo de búsquedas. Los marketeros y los responsables de SEO tuvieron que lanzarse a ajustar sus estrategias y a preguntarse qué implicaba el nuevo ajuste y cómo cambiaba las reglas del juego. En un primer momento, por supuesto y como suele ser habitual, nadie sabía mucho sobre qué iba a marcar a partir de ese momento la agenda en posicionamiento web.

Los medios digitales notaron rápidamente sus efectos: según apuntan en ReddePeriodistas, la December 2020 Core Update fue una de las más virulentas para el sector de medios de noticias en España. Los grandes ganadores fueron algunas de las cabeceras más populares en medios online, como El País o eldiario.es, que aumentaron su visibilidad en un 40,98% y en un 23,93% respectivamente (aunque más visibilidad no implica necesariamente más tráfico, sí que se vean más en los resultados de búsquedas).

Aunque ¿qué ha cambiado exactamente el último ajuste? En ReddePeriodistas dejan claro que los medios españoles notaron grandemente el impacto. En SearchEngineJournal han hablado con cinco marketeros para analizar cómo han visto ellos que han cambiado las cosas.

Según el medio especializado en SEO, y a modo de percepción-resumen, el cambio no se ha centrado tanto en los factores de ranking como en mejorar cómo se comprenden las preguntas y las propias páginas web. En general, se podría decir que la clave está en la experiencia de usuario como elemento fundamental.

Aun así, y como le explica uno de los marketeros con los que han hablado, la realidad del alcance de estos cambios y la capacidad para saber qué han supuesto realmente no se podrán saber hasta finales de enero.

En qué se debe trabajar en SEO en 2021

Saber qué ha cambiado en Google impactará en cómo se toman decisiones y cómo se hacen las cosas en la estrategia de SEO, pero más allá de esas cuestiones específicas también se deben trabajar criterios más generales. Esto es, ya antes de que se supiese que Google había hecho una gran actualización se podían visualizar tendencias -al margen de ella- que señalaban cómo se debían ajustar las cosas.

Para 2021, de hecho, un análisis de SearchEngineJournal visualiza tres grandes áreas de trabajo en la que los marketeros deben ajustar cómo hacen las cosas.

La primera está en la intención de búsqueda. Como señalan en el análisis, la intención y la demanda de búsqueda son fluidas, más de lo que posiblemente se creía antes. Esto es, la realidad que rodea al consumidor cambia cómo se busca y qué se quiere encontrar. La crisis del coronavirus ha demostrado esto de forma práctica, pero también cómo Google reacciona a estos cambios. Google ajustó rápidamente sus resultados de búsqueda a las nuevas situaciones de los usuarios.

Para las marcas, esto implica ser capaces de ser flexibles y rápidos para adaptarse a los cambios pero también para aprovechar las oportunidades.

Igualmente, el SEO local debe ser local. El SEO local es uno de los más importantes en impacto en los últimos años. Los consumidores no buscan de forma general panaderías, por ejemplo: quieren que Google les diga cuál está al lado de su casa.

Este último año demostró que el trabajo de SEO local debe ser constante y ajustarse a los tiempos y el contexto. Hay que actualizar horarios, condiciones y datos todo el tiempo (y no es tan complicado hacerlo), para que sean lo más ajustados a la realidad y para dar una buena experiencia a los consumidores.

Y, finalmente, el SEO y el trabajo vinculado a ello sigue siendo algo muy fuerte e importante.