PuroMarketing

El índice de popularidad de los anuncios de televisión sigue cayendo en picado

Las nuevas tecnologías, Internet y los dispositivos móviles están generando grandes cambios en los hábitos y tendencias de los consumidores. Estos nuevos hábitos, también están siendo patentes en la forma en la que los propios consumidores consumen los diferentes medios y sus contenidos. No es de extrañar por ello que cada vez con más frecuencia, surja el gran debate acerca de la efectividad publicitaria de algunos medios tradicionales como la televisión.

Durante décadas, la industria publicitaria ha lidiado con múltiples "enemigos". La llegada del mando a distancia y el incremento del número de canales televisivos han sido precursores de otros hábitos extendidos. Los televidentes han demostrado a través de su comportamiento, no solo el rechazo a la publicidad, sino también su falta total de atención e interés, cambiando de canal cuando llegaba el momento, e incluso, aprovechando dichas pausas publicitarias para hacer otro tipo de tareas.

La llegada de los nuevos dispositivos móviles, smartphones y tablets, ha supuesto un paso hacía la decadencia de la publicidad televisiva. Y no se trata de que la publicidad o los propios anuncios de televisión sean ahora más o menos innovadores, originales o creativos. Se trata simplemente de nuevos hábitos.

Algunos datos analizados por Deloitte nos muestran como una gran mayoría de los consumidores han adoptado las nuevas tecnologías y son poseedores de algún tipo de dispositivo móvil, ya sea un ordenador portátil, smartphone o tablet.  En el caso de los propietarios de tablets, su crecimiento se ha visto incrementado en un 177% durante el último año, y más del 80% de estos usuarios, son multi-tarea mientras ve la televisión. Es decir, estos consumidores están haciendo otras cosas mientras ve la televisión, y una de las más destacadas y cada vez más frecuente, es la de interactuar con sus dispositivos móviles. Otros datos como los analizados a través de una encuesta en 40 países por parte de Ericsson Labs, revelaba esta realidad llegando a una conclusión contundente. "La televisión del futuro tiene un problema: los espectadores no quieren publicidad". 

Todos estos datos no son indicadores que reflejen que los usuarios y consumidores vean menos la televisión. De hecho, la televisión sigue siendo un medio masivo de audiencias con gran penetración, pero que se ha visto afectada por los nuevos hábitos y comportamientos de los televidentes. Son múltiples los indicios que reflejan como las audiencias están abandonando la televisión por otras pantallas más pequeñas. 

El auge de los contenidos y vídeos online ha dado un nuevo giro a toda esta historia que también está mermando el impacto de la publicidad televisiva. Un estudio desarrollado para Google por la consultora Harris Interactive concluía que la publicidad basada en los videos de internet genera ya mayor impacto que los anuncios televisivos. Este estudio se basó en el análisis de spots de corta duración (30 segundos) de varios anunciantes de diferentes categorías destacando que los anuncios creados específicamente para internet son incluso más efectivos. 

Otros datos nos revelan como el índice de popularidad de los anuncios de televisión sigue cayendo en picado. Los últimos datos aportados por el Índice Zenith de la Televisión muestran que los espectadores solo ven el 2,3% de la publicidad emitida en horario prime time. A su vez, el mismo informe también revela como los vídeos online continúa ganando adeptos e incluso el hecho de que los anuncios de un programa de televisión parecen ser mucho más efectivos cuando se ven online.

Simplemente basta con analizar los "grandes spots" publicitarios año tras año y comprobar como su efectividad, repercusión e impacto en internet, ha logrado superar con creces la alcanzada en televisión. Muchas marcas y anunciantes son conscientes de ello y no ocultan, a pesar de apostar por el medio televisivo, que internet se ha convertido en el gran medio de masas donde la buena publicidad y la creatividad a través de las buenas propuestas e historias, puede alcanzar un número de visionados sin precedentes.

El Top vídeos de las marcas que han triunfado en internet durante el 2013 es un claro ejemplo de ello y prueba de que la publicidad sigue gustando. Sin embargo, la televisión se siente amenazada porque su publicidad - al menos los tradicionales anuncios publicitarios - se manifiestan siempre de forma molesta, inoportuna e intrusiva. Y ante los nuevos hábitos, es hasta normal que los consumidores no les presten ni un ápice de atención.