PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

Hace unas semanas, una historia se convirtió en bastante viral en los medios sobre empresas. Los analistas daban por sentado que Netflix tendría que acabar teniendo anuncios y abriendo la puerta a ese método de monetización. La industria lo veía como inevitable, porque el potencial de audiencia de Netflix era demasiado elevado.

A eso se sumaba el hecho de que lo que se decía a media voz apuntaba en esa dirección (una directiva de Google daba a entender que sus reclutadores estaban buscando a perfiles para vender anuncios). La plataforma parecía haber tocado techo en algunos mercados maduros, lo que le llevaba a tener que buscar nuevas vías de crecimiento y de ingresos, señalaban los analistas.

¿Era una traición a su esencia poner anuncios? ¿Se enfadarían los consumidores con un Netflix con publicidad? Algunas estimaciones ya apuntaban que solo en EEUU Netflix podría hacerse con un mercado de 1.000 millones de dólares. En todo esto, eso sí, Netflix no entraba ni salía. Quienes hacían valoraciones y pronósticos eran analistas.

Sin embargo, ahora que el buzz sobre los anuncios en Netflix ha ido creciendo, la plataforma ha salido a la palestra y ha dejado claro que no, que ellos no van a tener anuncios y que no entra en sus planes.

Netflix ha hecho el desmentido en su última conferencia con inversores (acaban de presentar sus resultados financieros del último trimestre). "Nosotros, como HBO, no tenemos anuncios", explicaba, como recogen en Variety, en una carta a inversores. "No ofrecemos pay-per-view o contenidos gratis con anuncios. Son correctos modelos de negocio que otras firmas hacen bien", señalaban, recordando que ellos aportaban por una tarifa plana de visionado sin límites y sin anuncios.

"Cuando leas especulación sobre que estamos migrando hacia vender publicidad, estate seguro de que es falso", añadían. En la carta a inversores defendía que un modelo sin anuncios resulta más rentable a largo plazo y que por ello buscan tener al espectador contento (a pesar de que saben que la competencia será bestial en el futuro inmediato).

Otras formas de crecimiento

Eso no quiere decir que Netflix no quiera encontrar nuevas formas de ingresos. En la conversación posterior con inversores, su CFO, Spencer Neumann, aseguraba que la empresa espera seguir aumentando sus márgenes de beneficios, pero lo harán sin anuncios y aumentando su base de suscriptores. "Creemos que el modelo de suscripción es un modelo perfecto para nosotros", apuntaba.

Al fin y al cabo, como apuntan en Variety, todas esas estimaciones sobre el dinero que podrían ganar con la publicidad no tenían en cuenta que los anuncios y el modelo asociado podría directamente canibalizar lo que ya estaban consiguiendo con su modelo de negocio actual.

Y tampoco es que no tengan otras vías potenciales de ingresos derivados. Como recuerdan en The Wall Street Journal, los marketeros más que pensar en anuncios deberían seguir trabajando en sus campañas conectadas a series de éxito.

Los brand partnerships que ha cerrado con Stranger Things pueden ser uno de los grandes ejemplos de cómo Netflix podría en el futuro hacer caja echando mano de los anunciantes. La clave, por tanto, de su futuro parece estar en el contenido original. La propia Netflix ha reconocido que su estrategia de marketing va a pasar más por potenciar su imagen vía contenidos propios estrella que a hacerlo vendiendo el servicio de forma general.

ESERP Business SchoolFlyeralarmDataCentricCEFExaprintIEBSCEFUniversidad Pompeu Fabra Medianzo