Contenidos Notas de Prensa Vídeos Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing . Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
Cómo Apple se ha visto arrastrada a una debacle de imagen por la obsolescencia programada
Cómo Apple se ha visto arrastrada a una debacle de imagen por la obsolescencia programada
¿Tendrá la obsolescencia programada de Apple un impacto demasiado negativo sobre la marca?
204 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Descubre la manera más rentable y efectiva de activar tu estrategia de marketing de contenidos
  • Máster propio con prácticas profesionales garantizadas. Descubre nuestras becas.
  • Semipresencial en Madrid · UCJC · Prácticas Remuneradas ¡Admisiones abiertas! · Inicio Febrero 2018
  • PuroMarketing - Marketing en Español

    Una de las cuestiones que ha protagonizado las críticas de los consumidores durante años y que se ha convertido en una pesadilla de imagen de marca para las empresas es la obsolescencia programada. Los consumidores acusan a las marcas y empresas de preparar los productos para que llegado un momento empiecen a fallar o lo hagan por completo, haciendo que uno acabe comprando uno nuevo. Es un poco lo que muchas veces se dice con lo de 'ahora ya no hacen productos como los de antes'. Uno de los casos más populares es el de las impresoras, protagonistas de vídeos y más vídeos en YouTube y análisis online es lo que se señala que sus creadores han determinado que, llegado cierto momento, dejen de funcionar.

    Pero cuando se habla de obsolescencia programada no solo se habla de los productos que empiezan a fallar en momentos concretos, sino también a veces de cómo el diseño hace que se necesiten comprar modelos nuevos. En este punto se suele poner el caso de Apple y sus iPhones, que con sus actualizaciones anuales - muchas veces mínimas - empuja a los consumidores a hacerse con nuevos terminales que no siempre son necesarios o mejores que los anteriores. Pero Apple, en realidad, o al menos esto es lo que deja concluir su último escándalo, sabe de todo tipo de obsolescencias.

    Apple acaba de reconocer que el sistema operativo de sus iPhones se ralentiza con aquellos modelos más viejos. Esto es: el diseño del sistema operativo hace que el teléfono vaya más lentamente. Apple ha dejado claro, como recuerdan en FastCompany, que no lo hace para hacer que sus consumidores acaben comprando el modelo más reciente del terminal, sino para prevenir que los terminales se caigan. Sin embargo, la percepción que los consumidores tienen de esto no irá por ahí (no está ya yendo) y la cuestión se puede convertir en un serio problema de reputación e incluso legal.

    Apple actúa

    Apple ha pedido ya disculpas a los consumidores por el problema y ha lanzado una campaña de cambios. Para mantener contentos a los consumidores, los mismos que estaban indignados con esta cuesión, va a empezar a dar más información sobre la salud de las baterías de los terminales y también permitirá cambiar la batería del terminal por una mejor a un precio más bajo del habitual.

    Por otra parte, Apple está siendo más transparente que en otras ocasiones - como fue el caso de los problemas ligados a la antena de una de las versiones del terminal - para evitar que los consumidores se lancen a hacer teorías (aunque la cuestión ya se ha asociado a la obsolescencia y parece poco probable que se desvincule) y para blindarse ante posibles demandas.

    Sin embargo, Apple ha llegado ya tarde a este punto, al menos en Francia donde la obsolescencia programada es delito. HOP, una asociación de consumidores franceses especializada, acaba de presentar una demanda contra los de Cupertino por esta cuestión. La asociación cree que con este movimiento, diga Apple lo que diga de por qué lo hace, limita la vida útil y los resultados de sus dispositivos.

    Postgrado en Marketing Digital. Modalidad Presencial. Diferénciate en Marketing
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar