Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
591 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Selecciona contenidos y crear de forma sencilla tus eBooks en PDF
  • Cuando buscas agencia no puedes fallar ... ¡Lanza tu concurso gratis y encuentra la tuya entre más de 500!
  • Aprende las estrategias para analizar y conceptualizar una marca, medir su valor y transmitirlo
  • PuroMarketing - Marketing, Publicidad, Negocios y Social Media en Español

    Uno de los problemas que tiene la publicidad en internet es que los consumidores no la ven con buenos ojos. Sus razones tienen. El hecho de que cada vez haya más anuncios en la red, que estos sean más molestos (los medios se están lanzando a incorporar anuncios integrados dentro del texto de los contenidos, vídeos que se reproducen solos, anuncios que se despliegan solos y otros muchos ejemplos de formatos que los consumidores no aprecian) y que los medio son parezcan decididos, en general, a acabar con ellos o reducirlos ha creado un escenario en el que la experiencia de uso no es especialmente buena y en el que los consumidores se han hecho proactivos a la hora de terminar con esta situación.

    Los consumidores están lanzándose en brazos de los sistemas que bloquean la publicidad. La presentación de Brave, un navegador que bloquea toda la publicidad, ha sido el último episodio en la batalla, aunque a esto habría que añadir el por ahora. En los últimos meses, la tasa de uso de los adblockers por parte de los internautas no ha parado de aumentar, especialmente en Europa. Las previsiones apuntan a que seguirá haciéndolo.

    Los responsables del mercado publicitario han empezado a tomar cartas en el asunto, aunque cada uno de ellos lo ha hecho de un modo distinto. Hay quienes se han lanzado a crear campañas que recuerdan la importancia de la publicidad en internet, ya que es la única fuente de ingresos que tienen los medios online, y se han lanzado a intentar que los consumidores desactiven sus sistemas de bloqueo de anuncios. Hay quienes se han convertido en proactivos, impidiendo el acceso a los contenidos de quienes usan estos sistemas. Hay quienes están probando otros métodos, como las suscripciones. Y hay quienes están penalizando los malos anuncios. Y eso es lo que está haciendo Google.

    Google está intentando acabar con la mala publicidad, aunque lo que Google considera mala publicidad no es necesariamente lo que los consumidores considerarían tal. "Algunos anuncios son sencillamente malos, como los anuncios que son malware, los que cubren el contenido que estás intentando ver o los que promueven bienes falsos", explican en su blog. "Los malos anuncios pueden arruinar la experiencia online por completo, un problema que nos tomamos muy en serio", añaden. Google dedicó durante 2015 un equipo global de más de 1.000 personas a luchar contra los anuncios que no encajan con sus normas y que no entran dentro de lo que se consideran 'buenos anuncios'.

    ¿Cuántos anuncios son malos? Solo en 2015, la compañía desactivó 780 millones de anuncios (o lo que es lo mismo, publicidad para ver durante 25 años seguidos si se decide dedicar un segundo a ver cada anuncio). Los anuncios fueron penalizados ya fuese por su tipo de contenido como por las prácticas que emplean para llegar al consumidor.

    Mala experiencia de navegación

    Uno de los elementos de los que pecan los anuncios es que sus tácticas para hacer que los consumidores los vean o respondan a ellos perjudican la experiencia general de navegación. Google está luchando, aseguran, contra los anuncios que se benefician de clics accidentales (están creando tecnología para que esos clics no hagan salir del site sino que sean ignorados).

    Otro de los elementos que Google está penalizando en los anuncios online son los sites que simplemente buscan conseguir lo mejor en publicidad y no responden a los mínimos de calidad. Durante 2015 dejaron de servir anuncios en 25.000 apps y no aceptaron 1,4 millones de peticiones para servir publicidad en sites móviles y apps por cómo estaban construidos. Lo que se penaliza y se considera mal anuncio son los sites que ponen los anuncios demasiado cerca de botones clicables, tan cerca de hecho que se hace clic en ellos cuando se quiere hacerlo en otro lugar.

    Contenido ilegítimo

    Otros anuncios simplemente son considerados malos por lo que anuncian o por lo que en realidad empujan al consumidor a hacer. Google mete aquí los anuncios de falsificaciones, uno de los problemas emergentes en internet. La compañía suspendió 10.000 sites y 18.000 cuentas que intentaban vender bienes falsificados.

    Los productos no solo tienen que ser falsos para entrar en la lista de lo prohibido por Google y en la lista de malos anuncios, sino que además pueden entrar dentro de categorías dudosas, como los productos para adelgazar o ciertos productos farmacéuticos. En 2015, suspendieron 30.000 sites con promesas de adelgazamiento dudosas y bloquearon 12.5 millones de anuncios de medicamentos que se escapaban de las normas (Google no deja que se anuncien medicamente cuyo uso no esté aprobado o que prometan cosas equívocas).

    A esta lista se sumaron también los anuncios que son en realidad malware, otro problema emergente en la red. Los números que deja 2015 son 7.000 sites bloqueados por phising y 10.000 por software indeseado.

    Más de 20 workshops y 50 ponentes · Máster oficial part-time en Valencia · Prácticas en empresa
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar