PuroMarketing - Las últimas tendencias del Marketing, Publicidad, Redes sociales y los mejores contenidos en Español. Actualidad y noticias de Marketing - Noticias de actualidad

Menu

Contenidos

Ayuda

Tipos de clientes y consumidores con los que lidiar en nuestro negocio

Publicado por Carmen Santo en Empresas hace 2 años
Consultoría de Branding Personal y Reputación Online. Social Media Manager en @mastereeme y @webpositer. Creación de contenidos en PuroMarketing sobre marketing online y Social Media;...

Las empresas son conscientes de la diversidad y tipos de clientes, y es que dicen que no hay dos personas iguales, por lo que me temo que tampoco vas a encontrar a dos clientes idénticos.

Esto implica que nuestras acciones o decisiones a la hora de resolver ciertos problemas se vean condicionados por todo ello. No todos los clientes reaccionan de la misma forma a una misma incidencia o a nuestra propia respuesta. Unos son más exigentes, otros quizás impacientes, no existen un patrón de comportamiento para satisfacer a todos ellos de la misma manera.

Sin embargo, puede resultar de utilidad el diferenciar y clasificar las conductas más extendidas para conocer algunos de los tipos de clientes y consumidores con los que tendremos que lidiar en nuestro día a día, más sobre todo si nuestro objetivo y trabajo consiste en un trato directo, cercano y continuado con todos ellos para ofrecerles la atención que nos requieren.

El enamorado fiel. Es aquél que cree a pies juntillas todo lo que le dice su marca, a la que adora incondicionalmente y sigue allá donde vaya. No dudará en propagar su amor por los cuatro puntos cardinales del Social Media, alabando las bondades de la marca, los beneficios de sus productos y todos los atributos positivos que él le atribuye.

El egoísta. Su máxima es: "hoy por mí, y mañana también", se caracteriza por pensar única y exclusivamente en él, así como por actuar solo en beneficio propio. Sigue a tu marca, siempre y cuando le ofrezcas algún descuento o regalo, participa en tus acciones movida por el interés y no te recomendará a menos que le premies por ello. Se trata de un tipo de cliente al que siempre hay que tener enganchado con algún incentivo.

El indeciso. Consulta toda información que encuentra a su paso, revisa una y otra vez el medio online en busca de comentarios, recomendaciones y artículos sobre los productos que le interesan. Parece que no va a acabar de decidirse, hasta que por fin aparece alguien de su confianza, que le aporta un testimonio de primera mano, cuya veracidad le parece irrefutable y por fin completa la acción de compra.

El ostentoso. Le encanta presumir de su nueva adquisición, que todo el mundo sepa cuál es su último capricho. Ya en la fase previa de información, va publicando en su muro vídeos y artículos sobre dicho producto, sobre las mil y una ventajas de tenerlo y realiza comentarios haciendo alarde del nuevo status que adquirirá con su compra.

El actualizado. Se mantiene al día de todas las novedades de los sectores de su interés. Revisa periódicamente blogs, foros y medios online relacionados. Recibe las actualizaciones de las marcas que más le interesan y las estudia con detenimiento. Le gusta aprovechar todas las ofertas y promociones que caigan en sus manos y, cuando busca un producto en concreto, no se dará por vencido hasta que no encuentre la oferta más interesante, después de haber comparado todos los precios posibles y haber valorado mil y una opciones.

El geolocalizado. Es imposible perderlo de vista, aunque quieras. Se pasa el día haciendo check-in, vaya adonde vaya publica un "estoy aquí", ya sea desde donde toma el café por la mañana, hasta de la tienda de ropa que han abierto en la esquina. Dice que así tiene descuentos, y tiene que estar bien relacionado socialmente, porque está a punto de ser alcalde de no sé dónde.

El tecnófobo. Huye de la tecnología, no tiene smartphone, ni piensa tenerlo, de momento. Cuenta con un par de perfiles en redes sociales, argumentando que es porque su hermana pequeña le dio de alta, donde entra de uvas a peras, para ver las fotos que han publicado sus amigos. Según él, únicamente utiliza internet "cuando no hay más remedio" porque en cierto modo sí le gusta estar informado de aquello que le interesa, y sabe que en internet puede encontrar las mejores ofertas.

El desconfiado. Cuestiona toda la información que aparece en la red, se muestra receloso e incrédulo. A la hora de comprar un producto, únicamente se decidirá por aquella empresa que cuente con una adecuada presencia en Social Media, y haya cultivado una reputación online intachable, merecedora de multitud de comentarios positivos y recomendaciones, las cuales contrastará con su entorno más cercano.

El gruñón. Es una persona muy activa en redes sociales, que gusta de comentar y aportar opiniones sobre los productos que consume o las promociones en las que participa. Pero por otra parte también tiene muy claro cuáles son sus derechos como consumidor y, lo más importante, qué obligaciones ha de cumplir la empresa con la que haya tenido algún tipo de vinculación comercial. En el momento en que algo no le gusta, no duda en dirigirse directamente a la empresa, a través de cualquiera de sus redes sociales más habituales; a la espera de una contestación rápida y eficaz. Más vale que la empresa disponga de un buen servicio de atención al cliente en Social Media, porque sino la puede liar parda.

¿Con qué tipo de usuario te sientes más identificado? ¿qué otros perfiles añadirías?

  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar
  • marketing,publicidad,social media,marcas,anuncios,branding,marketing viral,email marketing,video marketing,neuromarketing,marketing online,marketing digital,marketing noticias,anunciantes,agencias