Artículo Negocios y Empresas

La desconfianza del consumidor ante las prácticas comerciales deshonestas, las falsas ofertas y subidas de precios engañosas

La ética en la variación de precios no reside en el simple cambio de costos, sino en la transparencia y la justificación detrás de tales modificaciones

Por Redacción - 29 Noviembre 2023

En la actualidad, los consumidores muestran una creciente preocupación por las prácticas comerciales engañosas adoptadas por ciertas marcas y vendedores, que manipulan los precios de sus productos de manera poco ética y deshonesta. Esta percepción se fundamenta en la noción de que tales estrategias pueden inducir a los consumidores a tomar decisiones de compra basadas en información incompleta.

Una encuesta reveladora llevada a cabo el pasado año por la Asociación de Consumidores de España (FACUA) destaca que el 84% de los consumidores considera que las marcas que emplean tácticas engañosas en la variación de precios son éticamente cuestionables. Además, el 75% de los encuestados afirmó que dejaría de comprar productos de marcas involucradas en estas prácticas. Este estudio subraya la creciente desconfianza de los consumidores hacia las marcas que manipulan los precios de forma engañosa.

Esta desconfianza no solo afecta la relación entre las marcas y los consumidores, sino que también erosiona la confianza general en el mercado

Cuando los consumidores perciben que las marcas no les proporcionan información precisa sobre los precios, la confianza en el mercado se ve comprometida, lo que puede traducirse en una disminución de la propensión a realizar compras. En el marco europeo, la Comisión Europea también ha recogido la opinión de los consumidores, revelando que el 75% de los consumidores europeos considera poco éticas a las marcas que manipulan los precios de forma engañosa.

En España, la Dirección General de Defensa de la Competencia ha tomado medidas enérgicas contra prácticas comerciales engañosas relacionadas con los precios. En un caso emblemático en 2022, se sancionó a una marca de ropa por elevar artificialmente los precios antes de reducirlos, creando la ilusión de ofertas exclusivas.

Es imperativo destacar que la ética en la variación de precios no reside en el simple cambio de costos, sino en la transparencia y la justificación detrás de tales modificaciones. Si bien la ley española permite a los comerciantes fijar libremente los precios, también exige que estos sean claros y comprensibles para los consumidores, prohibiendo prácticas comerciales desleales, como la fijación de precios engañosos.

La distinción crucial entre un cambio de precio legítimo y una subida engañosa radica en la intención de la marca

Mientras que una oferta genuina tiene como objetivo principal brindar beneficios tangibles al consumidor, ya sea a través de descuentos, promociones u otras ventajas, una subida engañosa se caracteriza por la intención de crear una percepción equivocada en el consumidor. En este caso, la marca podría estar buscando generar la ilusión de un descuento significativo, incitando al consumidor a creer que está obteniendo una ventaja económica, cuando, de hecho, la realidad es diferente.

En el contexto de la oferta legítima, se busca activamente proporcionar un beneficio tangible al consumidor, ya sea en forma de un precio reducido, un producto adicional sin costo o alguna otra forma de incentivo. Este enfoque está arraigado en la transparencia y la honestidad, con el objetivo de construir una relación a largo plazo con los consumidores basada en la confianza. Por otro lado, la subida engañosa implica una manipulación de la percepción del consumidor sobre el valor real de un producto o servicio. Factores como la brevedad de la oferta, la magnitud del descuento y la frecuencia de las ofertas se convierten en elementos críticos para discernir entre una estrategia promocional auténtica y una práctica engañosa.

Una oferta efímera, por ejemplo, que se presenta por un período extremadamente corto, puede ser una señal de alerta, ya que las marcas suelen emplear tácticas de urgencia para inducir a la compra impulsiva. De manera similar, descuentos exorbitantes, especialmente cuando no están respaldados por razones claras y justificadas, pueden ser indicios de una subida previa engañosa, diseñada para atraer a los consumidores mediante la ilusión de ahorro significativo.

La frecuencia con la que una marca implementa estas estrategias también puede revelar sus intenciones. Ofertas demasiado frecuentes pueden sugerir una tendencia a inflar los precios de forma temporal para luego "descontarlos", lo que podría interpretarse como una práctica engañosa destinada a mantener la percepción de constantes ofertas.

Un consumidor cada vez más informado y preparado

El consumidor actual se ha convertido en un actor cada vez más informado y preparado en respuesta a la presencia persistente de falsas ofertas y subidas de precios engañosas en el mercado. Frente a este panorama, la preparación del consumidor se erige como un componente esencial para salvaguardar sus intereses y tomar decisiones informadas.

En primer lugar, la investigación previa se presenta como una herramienta fundamental. Los consumidores, conscientes de la importancia de conocer el historial de precios de un producto, se embarcan en una exploración previa a la compra. Esta investigación implica comparar precios entre diferentes vendedores y adquirir conocimientos sobre la reputación de la marca en cuestión. Este enfoque proactivo permite a los consumidores identificar ofertas auténticas y reconocer posibles subidas engañosas.

La adopción de estrategias como la suscripción a alertas de precio refleja una actitud preventiva por parte del consumidor. Estar al tanto de cambios en los precios, especialmente en situaciones de urgencia como ofertas de tiempo limitado, capacita a los consumidores para tomar decisiones más reflexivas y evitar caer en prácticas comerciales deshonestas.

La adopción de estrategias como la suscripción a alertas de precio refleja una actitud preventiva por parte del consumidor. Estar al tanto de cambios en los precios, especialmente en situaciones de urgencia como ofertas de tiempo limitado, capacita a los consumidores para tomar decisiones más reflexivas y evitar caer en prácticas comerciales deshonestas.

Más Leídos
Semanal
Mensual
Anual
Contenidos Patrocinados
ADS
Promocionados