Noticia
Reputación online
¿Pesadilla reputacional para los supermercados? Sus precios no paran de subir y su imagen se va a resentir
Según la OCU, se ha producido "la mayor subida de precios de la alimentación en 34 años". Los supermercados pueden verse muy dañados si los consumidores los etiquetan como “caros” 
Publicado por Raquel C. Pico
Periodista especializada en marketing, tecnología y cultura. Como escritora, autora...

En la situación causada por la inflación, los supermercados son uno de los espacios en los que más se notan sus efectos y, sobre todo, en el que los consumidores son más conscientes de lo que está ocurriendo. Al fin y al cabo, comer hay que hacerlo todos los días y los productos que se venden en los supers resultan inevitables. Se puede recortar en muchas partes, pero no se puede dejar de comprar comida.

Pero la cesta de la compra es cada vez más cara, lo que supone un problema importante para esos consumidores que tienen que comprarla. Para las marcas de supermercados lo es de forma indirecta, porque esas subidas de precios afectan a la percepción que la ciudadanía tiene de ellos y puede llevar a que no solo pierdan imagen sino también clientes. Si hay que apretarse el cinturón, habrá que pensar muy bien cómo y dónde se compra. Ser identificado como caro en estos meses no es exactamente una buena idea.

Los supermercados ya han afrontado crisis de reputación en los últimos meses. La fiebre del aceite de girasol, por ejemplo, fue un ejemplo de psicología del pánico, pero uno del que se convirtieron en daño colateral. Igualmente, los problemas de logística y distribución de principios de año lastraron su imagen pública. Las teorías de todo tipo sobre por qué estaban las estanterías vacías se sucedían en redes sociales, tanto Mercadona llegó a tener que salir a desmentir en redes sociales que estuviese regulando la venta de productos para subir precios.

La mayor subida en 34 años

Ahora, la clave está en cómo impactará en su imagen general la escalada de precios inflacionaria. El último estudio sobre los supermercados en España elaborado por la OCU – la organización de consumidores lo presenta cada año y suele ser un tema que se viraliza en medios de comunicación – no solo ha identificado los supers más baratos y más caros, como cada año, sino que también ha arrojado datos un tanto preocupantes para la imagen pública de estas marcas.

Según los datos de la OCU, se ha producido "la mayor subida de precios de la alimentación en 34 años". De media, y desde el último estudio de supermercados, los precios han subido de media un 15,2%.

Nada escapa a las subidas. Los datos del estudio apuntan que la escalada de precios afecta al 95% de los 239 productos que componen la cesta de la compra que usan como referencia. Algunos productos se han disparado, como el aceite de girasol y su escalada del 118% o las magdalenas y la margarina con un 75%. Los plátanos, la pasta, el aceite de oliva y la harina también son ahora más caros que el año pasado, con crecimientos del 50% o más.

El más caro y el más barato de España

Y si bien se mantienen los supermercados más baratos y más caros de España (el primero es el Hipermercado Alcampo de Coia en Vigo y el segundo uno de la cadena Sánchez Romero en Arturo Soria, en Madrid, la misma cadena que año tras año se sitúa como la más cara de España), el estudio deja claro que "por primera vez, todas las cadenas de supermercados sin excepción suben precios".

Los que más suben entre las grandes cadenas son el grupo Dia y Mercadona, marcas que se han asociado a bajos precios o precios competitivos. Dia era el supermercado vinculado a lo barato y Mercadona a lo cercano (y su eslogan es, no olvidemos, "Siempre precios bajos"). Las diferentes enseñas del grupo Dia han subido precios en porcentajes diferentes, pero se mueven en una horquilla que va del 15,2 al 17,1%. Mercadona ha subido en un 16,2%.

Además, del hiper de Coia, los otros dos supermercados más baratos de España son también de la cadena Alcampo, uno en Murcia y otro más en Vigo, su última apertura en el centro comercial de la estación de tren de Urzaiz. Para Alcampo, el estudio le ha salido de forma inesperada bastante positivo, porque puede decir que el podio de los supermercados baratos es suyo.

Publicado por Raquel C. Pico
Periodista especializada en marketing, tecnología y cultura. Como escritora, autora...