PuroMarketing

Las rebajas empezaron como tales en España entre los años 40 y 50, marcando durante décadas el calendario del consumo 
Una breve historia de las rebajas: cómo el retail logró convertir sus descuentos en un momento clave del año

En el calendario tradicional de compras, existían dos fechas que funcionaban como una guía incuestionable en patrones de consumo. Eran las de los dos períodos de rebajas anuales. Primero, cronológicamente, llegaban las rebajas de enero, cuando se liquidaban los stocks del invierno. Luego, llegaban las del verano. Ambos momentos suponían picos de consumo, en los que los compradores se lanzaban a por la ganga y a hacerse con un nuevo armario.

Los descuentos y las promociones no son nada nuevo en el universo de las tiendas. El retail los ha aplicado a lo largo de su historia con unas intenciones o con otras. Solo hay que ojear revistas o periódicos del pasado para encontrarse con anuncios de acciones especiales que hace una tienda o que lanza otra. Son descuentos impresionantes que, nos dicen, no deberíamos perder de vista.

Sin embargo, estos descuentos eran algo específico, limitado a un establecimiento o a otro. Las rebajas se posicionaron como un reclamo que usaban todos y de forma más o menos simultánea. Era el boom de ir de compras en tiempo de rebajas. Pero ¿cuándo empezaron las rebajas como tales?

Como ocurre con otras innovaciones del mundo del retail y de las ofertas, se suele poner el inicio de las rebajas en Estados Unidos. Los grandes del retail de ese mercado se estaban enfrentando a los efectos de la Gran Depresión y a los cambios de patrones de comportamiento. Por tanto, necesitaban incentivar el consumo, así que lanzaron campañas de rebajas.

Un anuncio de las rebajas en La Voz de Galicia en 1953

En España, las rebajas de enero fueron las primeras en aparecer y lo hicieron después de la Guerra Civil. En Prensa Histórica, la hemeroteca online del Ministerio de Cultura, se puede encontrar un anuncio de una tienda de Castellón que en 1932 ya está hablando de "rebajas de enero". Es, aun así, una campaña única. Lo normal es que las referencias a las campañas de rebajas de enero se encuentren a partir de finales de los 40 y, sobre todo, los 50. El primero anuncio que aparece en la hemeroteca de La Voz de Galicia que habla de rebajas de enero es justo de esas fechas, por poner una muestra.

Aunque las Sederías Carreras empezaron a hacer rebajas de enero en los años 40, como recuerda el ABC, lo cierto es que la llegada de las rebajas y su popularización está vinculada a la guerra comercial entre Galerías Preciados y El Corte Inglés. Las Sederías llamaban a sus rebajas, de hecho, "ventas post-balance". Fue El Corte Inglés quien popularizó el término rebajas de enero.

Este anuncio de 1932 ya habla de rebajas de enero

Como ocurrió con otras muchas innovaciones que aportó la lucha entre los dos gigantes del retail, los fundadores de las dos cadenas habían vivido las rebajas por primera vez en Cuba. Importaron la idea y la asentaron. "Las rebajas no fueron un invento de Galerías ni de El Corte Inglés, pero las convirtieron en un fenómeno social", explica a ABC Javier Cuartas, el periodista especializado en la historia de El Corte Inglés.

Eran solo descuentos de invierno

En un primer momento, las rebajas en España eran descuentos de invierno, que empezaron a ser también de verano cuando los estilos de vida cambiaron y se comenzó a hacer mucho más común el irse de vacaciones y convertir en verano en un período de consumo clave.

Un anuncio de los años 50 de El Corte Inglés

Desde ese arranque en los años 40 se acabaron convirtiendo en un éxito, como demostraban las recurrentes imágenes de frenesí de consumidores entregados a la locura en el primer día de rebajas. En los 80, los períodos de rebajas se regularon y se fijaron en el calendario, algo que no se rompería hasta 2012. En los 60, eso sí, ya eran algo ultra habitual en todas partes.

¿Siguen siendo las rebajas lo que eran? Cada año las rebajas empiezan antes que nunca, lo que ha desdibujado el calendario de promociones. La competencia del ecommerce también ha hecho que el retail pierda ese peso cultural, de experiencia, que tenían sus rebajas, creando además un calendario paralelo que marca las cosas (como ocurre con todos sus días propios de promociones).