PuroMarketing

No publicar en Facebook durante 2 días seguidos puede generar deficiencias que influyan sobre nuestro sentimiento de pertenencia.

La baja participación en Facebook afecta a nuestra autoestima. Según refleja el informe publicado por la Escuela de Psicología de la Universidad de Queensland, este descenso en el número de interacciones por parte de sus contactos puede afectar a su sentimiento de permanencia, provocando que los usuarios se sientan menos significativos, más invisibles para sus amigos. Por ello, la forma de paliar estas sensaciones negativas es la de mantenerse activo y especialmente participativo.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores, con la doctora Stephanie Tobin a la cabeza, realizaron dos estudios entre usuarios de Facebook, centrados en estudiar su reacción ante el rechazo por parte de sus contactos.

En el primer estudio, la investigación se centró en un grupo de usuarios que publicaban con frecuencia en Facebook. La mitad de estos usuarios se dedicó a publicar y participar activamente en la red social, mientras que al resto se les pidió que adoptaran una actitud pasiva, limitándose a observar la actividad de sus amigos.

Como resultado, el estudio pudo comprobar que el hecho de no publicar durante 2 días tuvo un impacto negativo en su autoestima.

En el segundo estudio, un grupo de usuarios utilizó cuentas anónimas de Facebook en un espacio controlado, incentivándoles para actuar con sus comentarios y publicaciones. La mitad de ellos desconocía que su perfil había sido configurado de tal modo que no recibiera ningún tipo de interacción ni comentario.

Después de esta experiencia, todos los individuos contestaron a las preguntas de los investigadores, en referencia a su autoestima, control, sentimiento de pertenencia y existencia significativa. Como resultados, los usuarios cuyas intereacciones habían sido vetadas se sintieron excluidos e invisibles y menos importantes que el resto, lo cual afectó inevitablemente a su autoestima.

Como se puede apreciar, las redes sociales son un reflejo de nuestra actividad social, ayudan a reforzar nuestro sentimiento de permanencia y permite desarrollar nuestras habilidades sociales. Por su parte, la ausencia de respuestas e interacciones por parte de nuestros contactos puede conllevar la pérdida de autoestima, y crear una sensación de invisibilidad y de pobre existencia significativa.