PuroMarketing

Además, el engagement de los vídeos nativos es mucho mayor

Hasta hace muy poco YouTube era prácticamente sinónimo de vídeo en Internet. Marcas, comercios, celebrities y todo tipo de empresas publicaban los vídeos de YouTube en otras redes sociales como Facebook y Twitter, y parecía que así seguiría siendo durante muchos años. Pero desde que las plataformas sociales cuentan con su propio servicio de vídeo nativo son más las empresas que deciden prescindir de YouTube y subir sus propias grabaciones.

Así, ya en noviembre del pasado año los vídeos publicados nativamente en Facebook por las marcas superaron el número de vídeos de YouTube compartidos. Según datos de SocialBakers, que había evaluado 20000 páginas corporativas de Facebook, desde marzo de 2014 la cantidad de vídeos de YouTube no había dejado de disminuir, mientras que el de vídeos nativos no había parado de aumentar (hasta que en noviembre, los segundos superaron en número a los primeros).

Y ahora Twitter sigue el mismo camino que Facebook: más lento, pero probablemente igual de irreversible. Una estadística reciente, también de Socialbakers, muestra que muy pronto las marcas estarán compartiendo más vídeos nativos que contenidos de YouTube en Twitter. Se he analizado la cantidad de videos compartidos por más de 500 marcas top, y el crecimiento de los vídeos nativos ha sido continuado durante los últimos meses: en julio, hubo 1318 links a YouTube frente a 1208 videos nativos.

Y es normal que esto ocurra, porque está más que demostrando que el engagement es mucho mayor con los vídeos nativos (algo a lo que contribuye el autoplay con el Facebook cuenta desde hace ya tiempo, y que Twitter copió este mes de junio). Las interacciones con los vídeos nativos de Twitter supusieron en julio un 65% de las interacciones totales, a pesar de que en número, los vídeos de YouTube aún excedían a los nativos.

Algunos afirman que el "autoplay" (que los vídeos empiecen automáticamente cuando los usuarios hacen scroll en su muro) no refleja realmente el nivel de engagement del vídeo, sino que da un resultado sesgado, pero en todo caso las empresas dejan claro cuáles son sus preferencia a la hora de compartir sus vídeos.

Facebook pone a YouTube contra las cuerdas

El tema de los vídeos nativos en redes sociales pone de manifiesto el interés de estas plataformas por sumarse a la batalla del vídeo, pero no es el único paso que han dado en esta dirección.

Hace un par de meses Facebook anunció la creación de una red de vídeos que reporte los mismos beneficios que publicar contenidos en YouTube, es decir, no solo audiencias, sino también dinero. Facebook ha comenzado a ofrecer a los creadores de vídeos el reparto de beneficios por los ingresos de publicidad asociada a dichos vídeos.

Aunque es cierto que ahora mismo los datos de tráfico y consumo de vídeos en Facebook está a años luz del de YouTube, esta nueva propuesta podría poner al segundo contra las cuerdas. Y es que Facebook ofrece algo que YouTube no: los vídeos de Facebook llegan directamente al consumidor, sin que este tenga que hacer el esfuerzo de buscarlos.

Por si todo esto fuera poco, el último análisis de Ampere Analysis ya confirmaba que Facebook es la red social que mayor crecimiento ha experimentado en lo que respecta a la inversión recibida por las marcas en anuncios de vídeo. Habrá que ver si YouTube es capaz de plantar cara al resto de redes sociales.