Diseño y creatividad
¿Y si todo el burn-out de estos años pandémicos ha secado la creatividad de los marketeros?
El 70% de los jefes de marketing cree que su plantilla ya no puede más
Publicado por Redacción

Hay dos verdades sobre el trabajo de los marketeros y sus emociones. La primera es que la profesión muestra altas tasas, en general, de profesionales quemados. Muchas son las razones de este burn-out. Las compañías están tan obsesionadas son los resultados que presionan en exceso a sus marketeros.

De hecho, no hay más que mirar los niveles de rotación de los directivos de marketing: los CMO pasan cada vez menos tiempo en su cargo, antes de que la empresa busque a un nuevo profesional.

La obsesión por los resultados a corto, la alta volatilidad del mercado y la presión por retornos crean contextos de trabajo tóxicos. A eso hay que sumar la industria arrastra pérdida de talento, porque no es un trabajo muy bien pagado, se exige una dedicación excesiva, se pierde demasiado tiempo en burocracia y no se cumplen las expectativas.

La segunda gran verdad es que la crisis del coronavirus no hizo nada más que acelerar estas percepciones y convertir el problema en mucho más grave. La industria del marketing y de la publicidad es una de las afectadas por la Gran Espantada. Para no pocos profesionales estos últimos meses han sido un punto de no retorno, empujándolos a cambiar de vida.

Pero lo cierto es que este síndrome de trabajador quemado no solo afecta a la rotación de personal, a la captación de talento o a la estrategia post-covid. El análisis de lo que supone que los trabajadores estén tan fatigados y quemados con su trabajo en marketing y publicidad debería ir más allá de quién se queda y quién se va. Puede que para la industria el problema no esté solo en perder a profesionales, sino también en que las plantillas que resisten estén tan quemadas que hayan perdido creatividad.

No es que para ser creativo tengas que ser simplemente feliz ni que estando de peor ánimo no se vaya a ser creativo (que se lo digan si no a los escritores del Romanticismo...), pero sí es cierto que una plantilla quemada no está en el mejor contexto para tener ideas nuevas, sorprendentes y rompedoras.

La plantilla quemada y la creatividad

De hecho, se podría hablar directamente de burn-out creativo, de haber quemado la creatividad, como hacen en una entrevista en Forbes.

Un estudio de Accenture Interactive ha señalado que el 70% de los jefes de marketing cree que el último año ha dejado a sus trabajadores exhaustos. Los marketeros están mentalmente agotados. Aunque el estudio de Accenture Interactive ha detectado que hay un pequeño grupo de marketeros que han florecido en este contexto de incertidumbre y que están logrando buenos resultados, no es la norma general. Los marketeros están agotados y eso pasa factura para la creatividad.

¿Cómo retomar la posición previa? Los responsables del estudio recomiendan volver a reconectar con los consumidores y con las propias marcas para las que se trabaja. Ya no hay que apagar fuegos, como durante los primeros momentos de la pandemia, y los marketeros deberían empezar a volver a tener visiones generales de las cosas.

Pero quizás - y aunque el estudio y la entrevista no lo digan - las empresas para las que trabajan estos marketeros deben darles margen de maniobra para volver a recargar las pilas. Deben entender qué se acaba de pasar y cómo ese contexto lastró su capacidad creativa.

Publicado por Redacción

Comentarios (0)

!Únete y participa en la conversación!