PuroMarketing

Los marketeros tendrán que ofrecer experiencias tanto a los asistentes en persona como a los que lo hacen en remoto
Los eventos virtuales no van a desaparecer: las empresas creen que la agenda seguirá llena de eventos híbridos

Los eventos han sido una de las plataformas de conexión con los clientes más importantes que las compañías B2B han tenido de forma tradicional. Congresos, conferencias y ferias funcionaban como puerta de entrada para conectar con ellos, venderles productos y también transmitir información relevante. Las conferencias ayudaban a potenciar áreas que necesitaban ser reforzadas o a popularizar conceptos antes de que los productos vinculados se hiciesen fuertes. Además, este tipo de acciones de marketing eran muy poderosas en términos de networking.

Pero llegó la crisis del coronavirus y, con ella, las medidas de prevención y lucha contra la pandemia. Estas medidas implicaron, en un primer momento, el cerrojazo absoluto de este tipo de acciones. La cancelación del Mobile World Congress de 2020 fue, de hecho, la primera gran muestra de lo que se avecinaba. Las medidas de confinamiento en muchos países y las políticas preventivas de las empresas en otras ocasiones limitaron los desplazamientos, haciendo que los eventos entrasen en crisis.

A pesar de esto, los eventos seguían siendo importantes, porque todo lo que hasta entonces habían ofrecido seguía siendo necesario (y algunos casos, como el de compartir conocimiento, parecía que lo era incluso más). Los eventos migraron al entorno digital. Se convirtieron en virtuales y arrancó la era dorada del webinar. La cuestión es qué ocurrirá ahora, cuando las vacunas han aumentado la protección de la sociedad y cuando la fatiga pandémica ha hecho que se desee cada vez más volver a la normalidad.

Las agendas para los próximos meses cuentan ya con varios eventos tradicionales, físicos y con asistencia por tanto de público. Aun así, la normalidad-normalidad no volverá del todo y los marketeros no deberían asumir que eso es lo que ocurrirá. Muchas de las cosas que se iniciaron con la crisis nunca se irán (y lo cierto es que tampoco se debería desaprovechar su potencial). Los eventos virtuales serán una de ellas.

El futuro será híbrido

Los propios marketeros tienen claro que el futuro inmediato pasa por lo híbrido. Un estudio de ON24 ha preguntado a los marketeros B2B por sus previsiones en este terreno y estos tienen claro que lo virtual se quedará. Creen que durante los próximos años serán más habituales los eventos híbridos, en los que se cruzan funcionalidades físicas con virtuales. Tendrás a tus asistentes 'en persona', pero también deberías ofrecer soluciones virtuales a otras personas.

De hecho, un 95% de los encuestados está de acuerdo con la idea de que los eventos híbridos van a ser más empleados y de forma más amplia en los próximos años. Un 55% está fuertemente de acuerdo y un 40% en cierto grado.

La clave de la estrategia en eventos

Por ello, no sorprende descubrir que un 92% cree que la experiencia será fundamental para el éxito de un evento, que un 88% considere que los eventos híbridos contribuirán de forma significativa a los resultados y que un 79% crea que este formato 'mezcla' da muchos más datos que los puramente físicos.

Igualmente, un 88% reconoce que los eventos virtuales son más fáciles de escalar, un 85% que permiten mayor alcance y un 79% que son más fáciles a la hora de predecir resultados.

La estrategia tendrá que pasar por estar disponible para ambas audiencias. Un 43% de los marketeros B2B asegura que adaptarán su estrategia de eventos para priorizar tanto a los asistentes virtuales como a los en persona.

Un 33% apunta que intentarán que lo virtual sea un espejo de lo físico, para que el evento resulte accesible a los asistentes virtuales aunque su prioridad sean los físicos. Un 24% directamente creará una nueva estrategia para sus eventos híbridos.