PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

En el mundo de las redes sociales, los me gusta - se llamasen como se llamasen en cada una de ellas - han sido el tradicional patrón oro. El éxito, o el fracaso, se medían en base a los números que se lograban en esos indicadores, aunque el paso del tiempo haya ido demostrando que no son exactamente una medida de éxito fiable. Los consumidores tienen muchas veces el dedo rápido para dar me gusta, haciendo que eso signifique poco o nada.

Al mismo tiempo, el valor que esto supone para quienes los reciben no siempre es tan positivo. Como cualquier responsable de medios online puede explicar, los contenidos con más me gusta no necesariamente son los que luego tienen más éxito en términos de tráfico (y para ellos, al final, lo importante son las visitas y no tanto las reacciones que se logran en Facebook).

Además, el boom de los me gusta creó una suerte de efecto ampliador. Los contenidos que se publican son aquellos que se sabe que van a lograr más me gusta, en detrimento de otras cosas, haciendo que el feed de contenidos no sea el mejor, sino el más gustable. El mejor ejemplo es Instagram, donde lo importante no es la realidad sino lo que logrará un like.

¿Se han convertido los me gusta en ya algo irrelevante o por lo menos poco valioso? El tema está abierto al debate, aunque los movimientos de las redes sociales indican que ha llegado el momento de pasar a ser críticos con su existencia. Instagram anunciaba hace unas semanas que iba a eliminar los likes. Lo hacía de forma experimental y solo en unos cuantos mercados, pero lo que sacará en conclusiones del experimento se convertirá en información de referente.

Instagram no evitará que se pueda dar me gusta ni que se vea la actividad. Lo que ha hecho desaparecer para sus usuarios en Australia, Brasil, Canadá, Italia, Irlanda, Japón y Nueva Zelanda ha sido la cuenta final. No se ve cuántos me gusta tiene un contenido, lo que esperan que haga que los usuarios se centren en el contenido y no en dar me gusta porque es lo que todo el mundo está haciendo o en una competición de popularidad.

Facebook trabaja también en ello

Tras Instagram le llegará ahora el turno a Facebook, su compañía madre. Facebook podría también probar a eliminar el contador de likes en su feed, como adelanta TechCruch, con el objetivo final de evitar la envidia (también evitar el concurso de popularidad) y la autocensura. Facebook quiere, según señala el medio estadounidense, que así sus usuarios dejen de compararse con otros, que no se sientan mal por la reacción que despiertan sus contenidos o que dejen de borrar aquellos que no tienen muchos likes.

La primera fuente que descubrió el movimiento fue la ingeniera Jane Manchun Wong, que lo publicó en Twitter. Según sus descubrimientos, Facebook está probando a eliminar la cuenta en su app para Android (en lugar de ver números totales se ve un mensaje que dice "Fulanito y otros" al lado de las reacciones). Desde Facebook han confirmado a TechCrunch que están trabajando en ello (aunque no han dado más datos oficiales).

El movimiento también tiene una lectura en clave de uso de la red social. Como apuntan en TechCrunch, Facebook se ha ido convirtiendo progresivamente en la red en la que se publican grandes noticias de la vida y no contenidos del día a día, lo que hace que esas actualizaciones suelan tener muchas reacciones pero también ha hecho que no se publiquen ya otras porque se sabe que no se va a tener tanto éxito.

De hecho, en el análisis que The Wall Street Journal hacía en uno de sus boletines sobre el tema, también se iba en esa línea. El movimiento quita presión sobre los usuarios sobre el éxito de sus actualizaciones y los alienta a publicar más cosas, aunque asuman que no van a tener tantas reacciones como otros contenidos.