PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Antes de que entre en vigor la nueva ley de propiedad intelectual y con ella el tan odiado (al menos por internet) canon AEDE, Google ha anunciado que dejará de prestar el servicio Google News en España. La nueva normativa iba a obligar a Google a pagar a todos los medios cuyas noticias enlaza en el agregador, un pago que para los medios de comunicación no es irrenunciable. Es decir, por ley, Google no iba a poder hacer en España lo que hizo en Alemania (los medios que querían seguir siendo indexados tenían que renunciar a cualquier posible compensación) lo que no le dejaba más alternativa que pagar o desaparecer. La desaparición, como se esperaba, ha sido la ganadora.

La medida se ha convertido rápidamente en trending topic en las redes sociales y la norma que ha empujado a la desaparición de Google News ha sido (otra vez) duramente criticada. El Gobierno ha salido al paso de las críticas con un breve comunicado de prensa emitido por el Ministerio de Cultura, responsable de los pasos que han llevado a la creación de la ley. "El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte considera que el anuncio de Google de eliminar el servicio que presta en España a través de Google News responde a una decisión empresarial", señalan.

Pero la espantada de Google no es solo una decisión empresarial, sino también un movimiento que afectará de forma tectónica a internet y que tendrá consecuencias que van más allá del apagado del servicio.

Caída de tráfico de los medios de comunicación españoles

La primera y más inmediata consecuencia, o al menos la más directa, es la de una caída en el tráfico de los medios de comunicación españoles. Google News es una poderosa fuente de tráfico, ya bien sea gracias a los consumidores que lo emplean para acceder a las noticias o gracias (sobre todo) a los destacados que Google incorpora en las páginas de búsquedas.

El efecto que Google News tiene en el éxito o fracaso de un medio de comunicación es muy importante, como demuestra el hecho de que los medios acaban buscando ser indexados por el servicio (indexación que es, por otra parte, voluntaria). Los consumidores acceden a la información a través muchas veces de buscadores y Google no deja de ser el que tiene una mayor cuota de mercado. Algunas estimaciones apuntan que Google News supone entre el 10 y el 25% del tráfico de las webs de noticias y para las webs que están empezando es, además, la manera de darse a conocer entre los internautas.

Cualquier medio pequeño o que está empezando puede demostrarlo con sus cifras de vistas (y alguno de hecho ya lo ha hecho al hilo del apagón de Google News en España). Existe un antes y un después entre el momento en el que se está y en el que no se está en la herramienta de noticias de Google: la inclusión supone un empujón al tráfico.

Menor libertad en el acceso a la información

Este es uno de los puntos menos claramente visibles, pero no por ello no existente. En el comunicado del ministerio de Cultura, se apresuran a dejar claro que la desaparición de Google News no acabará con la libertad de prensa. "Cabe destacar que a pesar de la suspensión del servicio de Google News el acceso a la información en internet continúa garantizado, ya se puede acceder a esta bien directamente en las webs de los medios de comunicación o como resultado de la indexación de la noticia por motores de búsqueda y en los demás agregadores de contenidos informativos", apuntan. Y si bien es cierto que en parte tienen razón, en otra no lo tienen en absoluto.

Por un lado está el hecho de que el lobby de unos cuantos medios de comunicación (detrás está AEDE, que agrupa a los medios de siempre, por así decirlo) ha empujado vía ley estatal a la desaparición de un servicio. Por otro está el hecho de que la opinión de los consumidores y de los demás medios no se ha tenido en cuenta a la hora de tomar esa decisión. Como apunta en su blog Arsenio Escolar, director de 20minutos y presidente de la Asociación Española de Editoriales de Publicaciones Periódicas (AEEPP) que agrupa a medios de comunicación de menor tamaño, estos últimos medios de comunicación estaban totalmente en contra del canon. Y para continuar la desaparición de la herramienta fortalece las rutinas de acceso a la información basadas en los viejos ejercicios de poder.

Que se publiquen muchos medios de comunicación es, sobre el papel, la muestra de que hay libertad de prensa y de expresión y de acceso a los contenidos, pero como bien sabe cualquier estudiante de periodismo que es forzado a escuchar horas y horas de clase sobre teoría de la comunicación esto no implica que todo el mundo pueda acceder a los mismos contenidos. Existen muchas formas de censura o de control de la información mucho más allá de la evidente (y el clientelismo es una de las mainstream), aunque internet ha hecho que sean mucho menos eficaces. Internet ha dejado de hacer que ocultar cosas o maquillarlas sea fácil. Pero la red es muy grande y algunas herramientas (aunque no lo garantizan) ayudan a que la información llegue de forma más sencilla a los consumidores. Eliminarlas, por tanto, sí tiene un efecto en la libertad de acceso a la información.

Mayor monopolio en el acceso a la información

Y la red además de hacer más sencillo que ciertos temas lleguen al consumidor final, también hace que las reglas del juego estén un poco más niveladas (no del todo, pero al menos un poco). Los medios más pequeños tienen una manera de llegar a los lectores en unas condiciones mucho más igualitarias que las de los medios de comunicación más poderosos. Eso es lo que hace que en ciertos temas, los internautas acaben informándose en medios más pequeños que en los tradicionales grandes.

Sin embargo, la desaparición de herramientas que permiten mostrar a los consumidores las diferentes alternativas hace que al final los consumidores sigan echando mano de los medios que ya conocen y que a los medios pequeños les cueste llegar aún más a sus potenciales lectores. La desaparición de Google News tendrá, por tanto, un efecto bastante devastador para los medios de menor tamaño (que no están, por otra parte, en AEDE) y acabará haciendo que repartirse la tarta, al menos para ellos, sea aún más difícil.

Migración de los usuarios a los Google News de otros países

Internet es libre y no hay fronteras. Y los españoles han mejorado bastante en su dominio de las lenguas extranjeras. En Twitter la gente bromeaba con que habría que volver a irse a Francia para acceder a los contenidos (al menos de forma virtual) y siempre queda también hacer el juego de palabras y decir que menos mal que siempre queda Portugal. Sea como sea, los usuarios de Google News en España siempre podrán acabar echando mano de las ediciones de otros países de Google News. No tendrán la información local, pero sí todo lo demás.

Vacío de alternativas en España

Porque, además, parece poco probable que aparezca un servicio alternativo a Google News en España para cubrir su vacío. Existir ya no existe realmente (o si existe no es muy popular) y las condiciones que ha marcado la nueva normativa hacen que que aparezca en el futuro inmediato sea muy difícil. Cualquiera que se lance a crear una alternativa a Google News tendría que enfrentarse al mismo problema que sufre el gigante de la red y tendría que pagar por enlazar esos contenidos. Hacer algo así rentable es, por tanto, imposible.

¿Se crearán alternativas radicadas en otros países pero usando los medios de comunicación españoles? Lo cierto es que parece demasiado trabajo por algo que en realidad no crea más beneficios de forma directa que dar un servicio al usuario.

Incomprensión global

El cierre de Google Noticias en España ha alcanzado las portadas de los medios de comunicación de todo el mundo. The Wall Street Journal la llevó incluso a primera hora de la mañana en su módulo de noticias destacadas en la home, pero no fue el único de los medios influyentes de medio mundo que se lanzaron a cubrir la información. Le Monde, Financial Times o Bloomberg también han dado cuenta del apagón de Google News.

Por el momento, los medios globales están informando únicamente sobre el hecho y no se han lanzado al análisis, aunque el efecto que crea en los lectores de medio mundo es que España demuestra una cierta incomprensión sobre cómo funciona internet (lo que no es nada positivo para la cacareada marca España y su intención de apoyarse sobre las nuevas fórmulas y nuevas oportunidades de la nueva economía). Al fin y al cabo, la medida legislativa que ha empujado a Google a cerrar Google News en España, el Canon AEDE, ya había sido criticado en medio mundo durante el verano, mientras aún era una cuestión de debate y no de hechos cerrados.

Como apuntan en la edición española de Gizmodo, la respuesta de Google a la nueva ley no ha sido más que una puesta en evidencia a nivel global de España.

be beyondFundación GalaEventos KinépolisESERP Business & Law SchoolFlyeralarmUDIMA, Universidad a Distancia de MadridGetfluenceExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo