Noticia
Tendencias
Recuperar la confianza del consumidor: clave entre las Tendencias de Comunicación y Marketing para una nueva era
ATREVIA elabora un informe sobre los cambios que están experimentando estos tres sectores y que marcarán su evolución futura
Publicado por Redacción

La personalización y segmentación de mensajes para conectar mejor y más efectivamente con los diferentes stakeholders de una organización es uno de los aspectos clave que van a marcar la evolución de la Comunicación y el Marketing en los próximos años, según el informe Tendencias de Comunicación para una nueva era, elaborado por la empresa d Comunicación y Asuntos Corporativos ATREVIA a partir de las reflexiones que se sucedieron en el recientemente celebrado III Congreso Iberoamericano de Tendencias en Comunicación, Marketing y Asuntos Públicos.

Ante la fragmentación de las audiencias, hay que generar contenidos específicos para cada una de ellas, que sean atractivos y novedosos, pero sobre todo eficaces. Y es que, si las organizaciones hoy quieren alcanzar la efectividad en sus mensajes la única receta que les queda es conocer muy bien a sus diferentes grupos de interés y segmentar los contenidos, como se recoge en dicha publicación. Este punto está muy vinculado con otra de las tendencias más destacadas en el ámbito de la Comunicación y el Marketing y es poner a la persona como centro de la estrategia, escuchando sus necesidades y preferencias para tomar las mejores decisiones.

En el informe también se pone el foco en otra línea de trabajo fundamental dentro de las estrategias de Comunicación y Marketing de las empresas: la recuperación de la confianza del consumidor. Este es uno de los grandes desafíos actuales, pues nos encontramos en un contexto de crisis del concepto de verdad que coincide, además, con el auge de la desinformación y las fake news.

Del propio informe extraemos algunas cuestiones de vital relevancia. En este sentido, se hace referencia a las personas como centro de la comunicación y el marketing. Dentro de este capítulo, la principal tendencia que se identifica está relacionada con el rol de protagonista que ha adquirido la persona, llegando a convertirse en actor de la comunicación. Ponerle en el centro significa escuchar sus necesidades para tomar las mejores decisiones.

Otra de las tendencias en este ámbito tiene que ver con el desafío de recuperar la confianza del consumidor en un contexto de crisis del concepto de verdad y de auge de la desinformación y las fake news. Si no hay buena información, no hay confianza, y sin esta, no habrá interacción posible con los clientes.

Para reconquistar esa confianza hay que apostar por la personalización y segmentación de los mensajes, otra de las grandes tendencias. Ante la fragmentación de las audiencias, hay que generar contenidos específicos para cada una de ellas, que sean novedosos y eficaces. Para ello solo hay una receta: conocer a nuestros públicos potenciales para ofrecerles aquello que necesitan. Los mensajes dirigidos a un público concreto son clave para conseguir la efectividad. A esto se añade otro tema fundamental: la elaboración de contenidos relevantes, que conecten con el público al que van dirigidos. Y, a partir de ahí, medir para mejorar.

Asimismo, las marcas afrontan otro tipo de retos, entre los que figura abrirse a los movimientos sociales. Hacerlo implica escuchar y sentarse a dialogar con esos movimientos sociales y “dejar de ser autocomplacientes”. Recuperar la confianza supone ser más asertivos, abiertos y dialogantes con una sociedad que no quiere ser solo espectadora. La tecnología ha derribado barreras y permitido la movilización ciudadana favoreciendo la participación, la información y la conexión. La gente quiere ser escuchada y ser agente de cambio. Esa ciudadanía más empoderada y activa provoca que las compañías deban integrar cuestiones sociales y medioambientales en el centro de su negocio. No hacerlo es quedarse apartado y en la periferia.

Otro de los aspectos que se analizan en este informe es el impacto de la tecnología en dichas áreas. En este sentido, una de las aplicaciones más importantes tiene que ver con el uso de herramientas basadas en Inteligencia Artificial para llevar a cabo el proceso de escucha de lo que están diciendo las audiencias de una corporación en las diferentes plataformas digitales, entre las que se encuentran las redes sociales. El uso de sistemas basados en IA permite categorizar y clasificar la información, detectando conexiones y datos de valor para la organización, así como patrones de comportamiento que luego servirán para tomar determinadas decisiones.

Asimismo, el documento recoge otros elementos de gran interés para los profesionales de la Comunicación, el Marketing y los Asuntos Públicos, como la influencia y reputación, el papel de la sostenibilidad, el valor del propósito de las empresas y los desafíos que se plantean hoy dentro de la comunicación interna y el rol que juega el empleado. Conseguir su engagement es algo esencial para los tiempos de desafecto que nos ha dejado la pandemia.

Publicado por Redacción

Comentarios (0)

!Únete y participa en la conversación!