Artículo
Aplicaciones móviles
¿Por qué realmente Snapchat se ha lanzado ahora a distribuir contenidos?
Los contenidos de los medios que publican en Snapchat servirán para que los medios se lleven un porcentaje por los anuncios servidos

Snapchat es una de las aplicaciones que están tomando más fuerza en el mercado y una de las que ha conseguido además convertirse en el elemento de referencia para ciertos consumidores específicos. La app de mensajería es la gran triunfadora cuando se trata de analizar cómo están usando internet en estos momentos los consumidores más jóvenes: para la Generación Z, Snapchat es una de sus herramientas de cabecera y es además preferida sobre otras apps y herramientas, como puede ser Facebook. La app no ha parado de crecer y de convertirse en cada vez más atractiva y, como suele suceder en estos casos, se ha convertido en el último caramelo puesto en boca de los anunciantes.

Snapchat se abría no hace mucho a la publicidad, aunque por el momento las experiencias son un tanto limitadas. Snapchat está probando con diferentes formatos y con distintas novedades. Los anuncios dentro de la app se convirtieron además en noticia por sus elevados precios. Según filtraciones de la industria a AdWeek, la app estaba pidiendo nada más y nada menos que 750.000 dólares por anuncio a las marcas.

Cierto es que los anuncios pueden ser en vídeo (y en vídeo fue el primero que se emitió dentro de la app) pero cierto es también que los anuncios tienen una vida limitada, ya que las campañas se contratan por día y en una app en la que los mensajes, recordemos, son efímeros. La industria, señalaban las fuentes del medio estadounidense, los veía como un tanto caros para el músculo limitado que aún tiene la app.

Pero estos no son los únicos estímulos que Snapchat está creando para que las marcas empleen más la app y sobre todo para hacer que los dólares fluyan hacia ella. En el último movimiento (y muy en línea con lo que está imperando en el mercado), Snapchat acaba de entrar en el terreno de los contenidos y en convertirse así en la última incorporación en la batalla por rentabilizar los mismos.

La compañía acaba de presentar Discovery, una herramienta dentro de la app que dará a los usuarios acceso a contenidos. La herramienta permitirá a los medios publicar directamente dentro de la app (y se estrenará con algunos medios populares en internet, como Vice, la CNN o la revista Cosmopolitan) que los lectores tendrán que leer en un tiempo limitado. Como los mensajes dentro de Snapchat, los contenidos también desaparecerán. Cada usuario podrá acceder a unas 10 historias cada día, que acabarán eliminándose para siempre al cabo de 24 horas.

La decisión servirá para afianzar, como recuerdan en Mashable, las intenciones de la app de dejar de ser simplemente una app de mensajería para convertirse en un peso pesado en los media. A los anuncios que lleven esos contenidos se suman los anuncios en vídeo que se intercalarán entre el feed de títulos.

Ingresos publicitarios

Porque, además, aunque empezará con contenidos de terceros, la rumorología ha ido apuntando últimamente a que Snapchat quiere crear sus propio contenido editorial, lo que permitiría ofrecer más cosas y más únicas a sus usuarios. Así lo adelantaba hace unos días Digiday, que tuvo acceso a cómo estaba vendiendo Snapchat la función en la industria. La firma ha contratado en los últimos meses a periodistas, gráficos y animadores, lo que les permite tener ya una especie de redacción para sus esfuerzos, al tiempo que se dice que dejará la nueva división en manos de un ex directivo de News Corp.

Todos estos esfuerzos por dotar de contenido a la plataforma tienen una explicación: así serán mucho más atractivos para las marcas y tendrán un soporte en el que servir sus anuncios (y hacerlo de una forma más barata de lo que lo hacen en su propuesta anterior). Los contenidos de los medios que publican en Snapchat servirán para que los medios se lleven un porcentaje por los anuncios servidos y Snapchat otro (si es el medio el que ha cerrado el acuerdo publicitario ese porcentaje es de un 70% a su favor, según las filtraciones de Digiday).

Además, Snapchat contará con un inventario de vídeos para vender publicidad en pre-roll (fusionando dos de las cosas que más interesan a los anunciantes: vídeos y vídeos vistos desde el móvil), que saldrán a entre 0,15 y 0,30 dólares por visionado (unos precios que superan a los de YouTube, que cotiza a 0,10).

Los contenidos y las redes sociales

Algunos ya se han empezado a preguntar si el movimiento es un paso para ver por dónde va el periodismo (las noticias desaparecen a las 24 horas porque señalan que dejan de ser interesantes y frescas después de esa hora) y también si un soporte como Snapchat puede servir para algo medianamente serio en lo tocante a la información. Sea como sea, las redes sociales están intentando convertirse en plataformas cada vez más completas a la hora de determinar qué ofrecen.

Facebook ha intentado en varias ocasiones convertirse en el lugar en el que los consumidores leen contenidos (ahí está Paper y similares), aunque lo cierto es que no ese no ha sido su único movimiento. La red social está afianzándose en el terreno del vídeo y ha visto como los medios de comunicación integran cada vez más sus páginas en la red en su estrategia de contenidos, aunque Facebook no ha logrado aún lo que Snapchat y los medios aún no han volcado directamente sus contenidos en ese entorno. LinkedIn, por poner otro ejemplo, hace tiempo que ha creado herramientas para que se publiquen contenidos y se ha convertido en un soporte con potencial informativo con, por ejemplo, Pulse.

La explicación a este creciente interés por los contenidos es bastante sencillo: la batalla futura de internet estará en esa área y los contenidos se han convertido en el elemento que marca la diferencia. Los consumidores han madurado a la hora de acceder a contenidos online (demandan calidad y variedad - ahí está el éxito de los longforms - pero también esperan cada vez más que todos los ofrezcan). Y, sobre todo, las marcas están cada vez más interesadas en invertir en ellos.