PuroMarketing

Los dispositivos móviles han generado un cambio en el comportamiento de los usuarios, tanto que cada vez son más los consumidores que cuentan con un smartphone o tableta. Estas nuevas tecnologías han acarreado, en paralelo, que también sean numerosas y notables las aplicaciones móviles que los usuarios se descargan de Internet. Pero, ¿cuáles son los motivos que les motivan a llevar a cabo esta acción? ¿Por quién se dejan aconsejar? ¿Cuántas tienen?

Google, en colaboración con Ipsos, ha analizado el comportamiento de los usuarios móviles en lo que respecta al uso de las apps. Un análisis en el que han concluido que el precio de estos soportes es fundamental para que los consumidores se las descarguen o no. Así, de la investigación se desprende que el 82% de los usuarios sostiene que para ellos el precio de la app es importante a la hora de comprarla. De hecho, un 75% afirma que espera a que estas sean gratis antes de descargarla.

Entre los que sí se decantan por comprar aplicaciones para descargarlas a posteriori destaca el bajo precio que, de media, están dispuestos a pagar. Así, este se sitúa en 2,17 dólares por aplicación, aunque hay excepciones en lo que respecta a los contenidos, que los usuarios señalan que están dispuestos a invertir más dinero. Es el caso de las apps de tecnología (2,81 dólares), finanzas (2,52), viajes (2,21) y redes sociales (2,18).

En lo que respecta a las motivaciones que los usuarios reconocen que les mueven a adquirir estas aplicaciones para sus dispositivos móviles destacan las recomendaciones que les hacen personas de su entorno, una respuesta que es aludida por el 33% de los usuarios. Sin embargo, a poca distancia (31%) se sitúa la segunda opción más destacada, que consiste en el conocimiento autónomo de los usuarios de este tipo de aplicaciones y en su descarga en "porque suena interesante y divertida". La familiaridad con la marca y los descuentos o regalos son el resto de argumentos que los consumidores esgrimen a la hora de descargarse estos contenidos, con un 24% y un 18% de las respuestas, respectivamente.

Asimismo, la investigación también recoge las fuentes de las que dicen fiarse los usuarios. Estas son, en primer lugar y como no podía ser de otra manera, los amigos, familiares y colegas. Unos usuarios próximos que deciden para el 52% de los encuestados un motivo fundamental para comprar una app. En el ranking le siguen la búsqueda en la app store (40%), las búsquedas generales en buscadores (27%), la página de la marca (24%) y la televisión (22%).

Alto volumen de descarga, ¿bajo consumo?

En paralelo, los datos proporcionados por Google e Ipsos establecen que los usuarios tienen, de media, instaladas en sus dispositivos móviles 36 aplicaciones, aunque estos aseguran utilizar de manera diaria, únicamente, el 26% de las mismas. O lo que es lo mismo: el número de apps que diariamente utilizan los consumidores es de nueve.

Una cifra baja que, sin embargo, explica la concentración de los intereses de los usuarios en lo que respecta a estos soportes de información. Y es que la mayoría de los consumidores analizados aseguran que diariamente utilizan distintos tipos de aplicaciones móviles, siendo las más recurrentes, las redes sociales (con un 68% de las respuestas positivas).

En este ranking le siguen los juegos (son usados diariamente por el 46% de los usuarios), las apps de entretenimiento (33%) y, por último, las tiendas de empresas (19%). Un dato que pone de manifiesto el bajo interés que tienen los usuarios por las apps de las marcas, motivo por el que estas se han de poner manos a la obra para captar su interés y atención. El resultado de sus negocios en el largo plazo depende de ello.

Periodista especializada en marketing online. He pasado por El Mundo, Cadena Ser, Europa Press, Reuters...