Artículo Por Redacción Aplicaciones móviles Dic 17, 2015

Los 3 tipos de apps de marca que los consumidores sí querrán descargar en 2016

Hace unos años las aplicaciones móviles eran una especie de moda que toda empresa que se precie tenía que seguir: hay que tener una aplicación, parecían decirse todos los equipos de marketing ante la idea de establecer una estrategia con la que conectar con los emergentes usuarios de los dispositivos móviles. Pero ese boom de crear apps llevó a que la mayoría de las compañías lanzasen no solo muchas aplicaciones sino muchas aplicaciones que tenían escaso interés. Las empresas querían tener una app, pero no se preocupaban tanto por lo que esa app era.

Esto creó un escenario en el que aunque las empresas se entregaron al frenesí de las apps sus apps no tuvieron mucho éxito, lo que llevó a concluir que las apps no interesaban realmente a nadie y que con una app no se conseguía llamar la atención de los consumidores. ¿Era esto cierto? Los consumidores siguen usando apps y siguen interesándose por ellas, por lo que las aplicaciones móviles sí tienen un nicho de mercado y despiertan un elevado interés entre los consumidores. Lo que hay que saber, si se quiere aprovechar este tirón, es qué hacer con ellas.

No todas las apps valen y no cualquier cosa sirve para dar contenido y forma a una app. Las apps tienen que aportar valor añadido, tienen que servir para algo concreto y tienen que funcionar a más niveles que simplemente ser móviles. El consumidor tiene que encontrarle sentido a la app y, para ello, las marcas tienen que tener muy claro qué es realmente lo que les interesa. Según un análisis de Inc, tres serán los terrenos que marcarán lo que los consumidores querrán de las apps de las marcas en 2016 y lo que por tanto estas deben hacer. Tres campos concretos serán los que despierten la atención del consumidor.

Apps de m-commerce

En los últimos tiempos los consumidores han empezado a confiar cada vez más en sus dispositivos móviles para hacer compras y adquisiciones. El móvil no es solo el escenario en el que se investiga el producto, sino que ha empezado a formar parte de una estrategia más completa en la que las cosas se pasan de un dispositivo a otro (el proceso de compra puede empezar en un terminal móvil y acabar en escritorio y viceversa) o que ha creado nuevos procesos de consumo (como por ejemplo el nacimiento de lo que los británicos han bautizado como commuter commerce, aprovechar los trayectos en transporte público para hacer compras). Por ello, el m-commerce es cada vez más importante y por ello los consumidores están cada vez más interesados en las apps que lo permiten.

Según las estimaciones, las apps de comercio móvil serán unas de las que despierten más interés entre los consumidores y unas de las que protagonicen el año. Las firmas de retail están creando sus propias apps - tienda, porque están intentando captar cada vez más a esta audiencia.

Apps de vídeo

El consumo de vídeos online ha ido en aumento. Según cifras de Comscore, 100 millones de internautas ven vídeos online cada día, cada internauta dedica una media de 16 minutos mensuales a ver anuncios en vídeo y un 64% de los compradores online tienden más a comprar un producto si antes han visto un vídeo sobre el mismo. A eso se suma que las previsiones de consumo de vídeo son cada vez mayores: según Cisco, en 2017 el vídeo será el 69% de todo el tráfico de internet. Y todos estos datos se suman al hecho de que cada vez más consumidores emplean sus dispositivos móviles para acceder a los contenidos en vídeo, lo que hace que estos sean cada vez más populares y que las marcas los empleen cada vez más para llegar a los consumidores.

¿Cuál es la conclusión que se puede sacar de todo esto? Los consumidores están ansiosos por los vídeos, los buscan y quieren consumir ese tipo de contenidos. Las aplicaciones que permiten acceder a este tipo de contenidos y lo hacen con calidad se convertirán en unas de sus favoritas.

Apps conectadas

El internet de las cosas ha cambiado el entorno en el que se mueven los consumidores y más que lo cambiará en el futuro, tanto que las marcas tendrán que adaptarse a un nuevo entorno de necesidades y los consumidores buscarán a quienes les den esos servicios. Esto creará un nuevo espacio en el mercado de las apps, uno que los consumidores buscarán y que las marcas tendrán que trabajar si quieren lograr conectar con los consumidores.

Las previsiones del estudio son que las apps conectadas empiecen a convertirse en unas de las más buscadas por parte de los consumidores en el año próximo. Apps linkadas a wearables o apps para un hogar conectado tendrán un escenario favorable durante el año próximo.

Recomendados
Patrocinados