Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
China es el mercado de origen del 63% de todas las falsificaciones, que abarcan productos de todo tipo
192 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • La imprenta online exclusiva para profesionales de las Artes Gráficas, la Comunicación y el Marketing
  • Prepárate con el Máster más especializado del mercado. #IOT #SEM&SEO #CLOUDING ¡Ahora con Descuento!
  • Estratégica y táctica en Social Media y CM, Content, Marketing Digital, RRPP y Digital Analytics
  • PuroMarketing

    Las marcas tienen que trabajar para crear una fuerte y poderosa imagen de marca y para posicionarse de forma destacada en el mercado y lograr destacar frente a los competidores. Una fuerte imagen de marca consigue posicionar los productos de la marca y logra hacer que destaque frente a las demás, pero además también tiene una consecuencia no tan deseada. Las marcas más poderosas y las más destacadas son también las favoritas de los piratas, que las emplean sin remordimientos para hacer caja. Tener una marca poderosa acaba siendo también una suerte de garantía de que se logrará atraer la atención de los piratas.

    Las falsificaciones son un problema serio para las marcas y uno que lleva además muchísimo tiempo existiendo.

    Las falsificaciones de productos y la piratería no es un problema de ayer, sino más bien uno que se remonta a siglos atrás. Unos cuantos siglos atrás, por ejemplo, ya se podían encontrar versiones pirateadas de los libros de moda que imprimían impresores avispados.

    La irrupción de internet ha, simplemente, hecho que el problema sea mucho más global (no hay fronteras para comprar falsificaciones), la tecnología que sea mucho más dinámico (es más fácil y más sencillo que nunca producir esas falsificaciones) y los consumidores han complicado las cosas (muchas veces no son realmente conscientes de que están accediendo a una falsificación). Las cifras asociadas al mercado de la falsificación demuestran que el problema es muy grave para las marcas desde el punto de vista económico.

    Una de las últimas noticias sobre la materia ayuda a poner en perspectiva la situación. El gigante chino del ecommerce Alibaba recientemente firmaba un acuerdo con 20 marcas de primer nivel de la industria del lujo y del consumo (en el listado están desde Louis Vuitton a Samsung, pasando por Mars y Swarovski) para luchar contra la piratería (todo ocurrió tras la crisis en Estados Unidos de una de las webs del grupo, Taobao, una suerte de ciberparaíso de lo falso). Tras el acuerdo ha empezado a usar una tecnología para escanear los productos a la venta y acabar con las falsificaciones: ya ha eliminado 380 millones de descripciones de producto y cerrado 180.000 tiendas de terceros en el último año fiscal, que se acababa en agosto de 2016, una cantidad abrumadora que da un contexto al problema.

    Según cifras que maneja Quartz, China es el mercado de origen del 63% de todas las falsificaciones, que abarcan productos de todo tipo desde los 'clásicos' bolsos y perfumes hasta teléfonos móviles y chocolate. El peso de las falsificaciones es tal que mueve el 2,5% del flujo de importaciones mundial, unos 461.000 millones de dólares. Para firmas como Alibaba, que ven como las falsificaciones entran en sus portales, es un freno en su lucha para entrar en otros mercados y hacer una conquista del ecommerce mundial (la presión política de los demás países, especialmente EEUU, los frena). Para las compañías falsificadas, es un absoluto drenaje de ingresos.

    Algunas estimaciones apuntaban que las falsificaciones mueven ya tanto dinero como el tráfico de drogas. Una estimación de Euromonitor apuntaba que entre el 8 y el 15% de todo el comercio mundial está en manos de productos piratas.

    El punto de vista no económico

    El desgaste económico es evidente, pero lo cierto es que la piratería tiene muchas más implicaciones para las marcas que son sus víctimas. Suponen un desgaste de las marcas y de sus valores, especialmente para aquellas firmas cuyos consumidores no son realmente conscientes de que tienen entre manos una falsificación, y además tienen un efecto a largo plazo un tanto pernicioso, y aquí se pasa a la parte de los que sí saben que han comprado un producto falso. Frente a otras cuestiones, la piratería no se ve como algo grave.

    De hecho, entre las razones por las que los consumidores se hacen con versiones pirata de los productos, están el precio y el poder acceder así a productos que de otro modo no tendrían, pero también el hecho de que la piratería esté socialmente aceptada y que se desconozca el efecto que tiene, como apuntaba un informe de Euromonitor.

    Presencial y Semipresencial en Madrid · UCJC · Prácticas Remuneradas ¡Admisiones abiertas!
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar