Contenidos Notas de Prensa Vídeos Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing . Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
¿Qué es exactamente el efecto Streisand?
El primer ejemplo de efecto Streisand como tal se produjo en 2005 y tuvo como protagonista a la cantante Barbra Streisand.
Efecto Streisand: La peor pesadilla de las marcas en internet
102 Shares
  • Periodista online y apasionada por la literatura, las nuevas tecnologías y por los zapatos. Editora...
  • Semipresencial en Madrid · UCJC · Prácticas Remuneradas ¡Admisiones abiertas! · Inicio Febrero 2018
  • Que integra CRM, facturación y gestión de proyectos para hacerte tu día a día más sencillo
  • Postgrado en Marketing Digital. Modalidad Presencial. Diferénciate en Marketing
  • PuroMarketing - Marketing en Español

    Internet hizo que las marcas estuviesen más expuestas, que sus errores fueran más sencillamente compartidos y amplificados y que sus usuarios tuviesen mucho más fácil guardar memoria de aquello que habían hecho mal. 

    Las redes sociales han servido para multiplicar ese efecto y, en los últimos años, el llamado efecto Streisand se ha convertido en una de las peores pesadillas de las marcas en internet y en uno de los problemas que deben evitar.

    Pero ¿qué es exactamente el efecto Streisand? El efecto Streisand ocurre cuando una empresa intenta ocultar algo que no le gusta (una mala decisión empresarial, una crítica en internet, etc) e internet, por el contrario, multiplica y hace todavía más visible lo que se intentaba esconder. El término fue acuñado en 2005 y desde entonces se ha hecho muy popular, quizás porque el boom de las redes sociales en los últimos años ha hecho mucho más complicado el poder escaparse al escrutinio de los usuarios.

    La última marca que ha padecido el efecto Streisand ha sido el grupo RBA, editora de la revista satírica El Jueves. La revista había preparado una portada especial tras la abdicación del rey Juan Carlos I, que finalmente no fue la que llegó a los quioscos a pesar de que la revista salió a la venta un día más tarde de lo habitual. Sin embargo, la primera portada sí consiguió llegar a internet y los internautas empezaron a preguntarse qué había ocurrido con ella.

    La portada original empezó a ser reproducida en todas partes. La primera noticia sobre la autocensura llegó a portada de Menéame, el popular agregador de noticias, y ahí comenzó la bola de nieve. Las noticias sobre la portada de El Jueves que no había llegado a los quioscos se colaron en todos los medios y en Twitter se convirtió en trending topic. La portada de El Jueves que no fue publicada se convertía, de hecho, en pancarta en algunas manifestaciones.

    Orígenes del efecto Streisand

    El primer ejemplo de efecto Streisand como tal se produjo en 2005 y tuvo como protagonista a la cantante Barbra Streisand. Un fotógrafo, Kenneth Adelman, y un piloto, Gabrielle Adelman, habían realizado una serie de fotografías aéreas de la costa de California para publicarlas en una web especializada, tal y como recuerdan en El mundo Groundswell, el libro de Charlene Li y Josh Bernoff que es una de las biblias sobre cómo internet ha cambiado los paradigmas de comunicación empresarial. Entre las muchas fotografías aéreas había una de la casa de la cantante Barbra Streisand, que rápidamente denunció a los responsables y exigió que la imagen fuese borrada de la red. Como explican Li y Bernoff en su libro, Streisand fue tan eficaz como "intentar eliminar un nido de avispas golpeándolo con una gorra de béisbol".

    La imagen fue publicada y republicada en internet por muchísimos internautas, en un acto de solidaridad con los Adelman. La casa de Barbra Streisand, que hasta entonces no estaba más que en una web especializada y no tan fácilmente localizable, se convirtió en un elemento increíblemente sencillo de encontrar: solo había que hacer una búsqueda en Google para encontrar la foto en múltiples foros y otras páginas web. Mike Masnick, un bloguero, acuñó entonces la expresión efecto Streisand inspirándose en el suceso.

    Desde 2005 son muchas las marcas que han sido víctimas del efecto Streisand. Lo sufrió Nestlé cuando una campaña de Greenpeace acusándoles de acabar con las selvas en Indonesia por culpa de la fabricación de Kit Kat inundó sus redes sociales de mensajes negativos. Y lo sufrió RTVE cuando pidió la retirada de vídeos de YouTube de la polémica actuación del no menos polémico candidato a Eurovisión John Cobra y estos se multiplicaron como setas en la red social de vídeo.

    Sobrevivir al efecto Streisand es posible, aunque requiere un tremendo esfuerzo posterior por parte de las marcas para hacer olvidar su anterior metedura de pata. Pero evitarlo también es posible. Las compañías nunca deben olvidar que en los tiempos de internet la transparencia no es una opción sino más bien una obligación y que sus acciones serán analizadas con lupa por la opinión pública.

    Los errores, las decisiones polémicas o las críticas pueden ser gestionados sin empujar a la empresa a las terribles consecuencias del efecto Streisand, asumiendo simplemente lo que se ha hecho mal y pidiendo disculpas.

    Periodista online y apasionada por la literatura, las nuevas tecnologías y por los zapatos. Editora...
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar