PuroMarketing

Facebook intenta salir al paso ante la radicalización en los grupos: el 70% de los 100 más importantes de temas cívicos en EEUU son espacios de odio 
Facebook pone coto a sus grupos: aquellos que incumplan las normas verán reducido su alcance

Cuando hace unos años Facebook cambió las reglas del juego en lo que al alcance de sus páginas se refiere, produjo una cascada de efectos. Las nuevas normas que aplicaba su algoritmo penalizaban el click bait y también priorizaban los contenidos que publicaban los amigos y familiares de los usuarios, en lugar de los de las páginas.

Estas nuevas condiciones supusieron el descalabro del alcance orgánico de las páginas. Las páginas de empresas ya lo habían visto en los tiempos previos, pero para los medios esto supuso un cambio completo en su situación dentro de la plataforma. Hacer circular los contenidos resultaba cada vez más complicado.

Al mismo tiempo, esto también tuvo un efecto dominó sobre qué contenidos se veían y qué contenidos tenían más popularidad. En teoría, el cambio iba a permitir que los usuarios viesen más contenidos de familiares y amigos y, por tanto, cosas que les pudiesen interesar, como las fotos de las vacaciones o las publicaciones familiares.

En realidad, y dado que los patrones de actividad estaban cambiando, esto supuso que lo que más se veían eran las cosas que publicaban esos amigos y familiares, fuesen las que fuesen. Si tu tío no cree en la vacuna contra el coronavirus y no hace más que compartir sus reflexiones, es lo que se colará en tu feed.

Pero también este cambio en qué se ve y qué no se ve tanto en el feed supuso el encumbramiento de los grupos. Muchas marcas y medios migraron hacia ellos, abriendo grupos para intentar lograr alcance orgánico y conexión con los consumidores. Era la gran esperanza para intentar replicar lo que antes se lograba con las páginas y se había perdido.

A pesar de ello, los grupos no se convirtieron solo en un nuevo espacio para marcas y medios o para grupos de personas interesadas en cuestiones como películas o libros que hablaban de sus intereses. Los grupos de Facebook se asentaron como uno de los espacios en los que la desinformación, las fake news y las teorías conspiranoicas circulaban de forma generalizada y con gran alcance.

Además, los grupos cerrados se posicionaron como epicentro de no pocos escándalos y de no pocas actividades punibles. Fue, por ejemplo, en un grupo de Facebook donde se orquestó una campaña de acoso contra periodistas francesas y, otro ejemplo, los grupos de Facebook se vincularon con la radicalización y la organización del asalto al Congreso de EEUU hace unos meses.

La mayoría de los grupos de temas cívicos son tóxicos

Para Facebook, que había limitado las páginas para frenar problemas como el boom del click bait, los grupos se habían convertido en una nueva pesadilla. Y ahora la compañía ha cambiado nuevamente las normas del juego de lo grupos, buscando acabar con el peso de los mismos en la circulación de fake news, desinformación y contenidos extremistas.

Lo ha hecho tras un estudio interno que ha concluido, como ha podido saber The Wall Street Journal, que la mayoría de sus grupos de temas de ciudadanía son, en realidad, entornos tóxicos. Según los datos del estudio, y siempre según el Journal, el 70% de los 100 grupos más activos en temas cívicos en EEUU son "considerados no recomendables" y fuentes de contenidos de "odio, desinformación, bullying y acoso".

Facebook ha anunciado ahora que aquellos grupos que acumulen violaciones de la política de uso de la red social verán como se reducen sus "privilegios y alcance". Las normas que Facebook tendrá en cuenta a la hora de reducir el alcance de los grupos son las relacionadas con desinformación, discurso de odio y contenidos considerados dañinos.

Además, Facebook también hará que en esos grupos los administradores del grupo tengan que aprobar los contenidos que suben sus usuarios y pondrá un aviso a los usuarios de Facebook que quieran unirse alertando de la situación. Los grupos también perderán preeminencia en los feeds de los usuarios.