PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

La crisis del coronavirus ha supuesto un disrupción en la vida cotidiana y un golpe para las empresas, que han visto como su mercado tradicional desaparecía por culpa de la actualidad. Además, en una situación como la que se está viviendo, lo importante ya no es vender o no, sino estar a la altura. Los consumidores esperan de ellas que sean capaces de responder a los retos del momento y muchas empresas lo están haciendo. Han cambiado su producción y su trabajo para lanzarse a crear productos necesarios en estos momentos y responder a las necesidades sanitarias.

En todo el mundo han sido muchas las empresas que se han lanzado a producir elementos contra el coronavirus. Las grandes marcas de lujo en Francia e Italia fueron de las primeras, cambiando sus talleres de moda y sus fábricas de perfumes para producir mascarillas o geles desinfectantes. Pero no son las únicas que han cambiado las cosas y que han empezado a ajustar qué hacen. En España, muchas compañías han modificado su producción o han puesto a disposición del bien común sus recursos.

Una de las empresas que han cambiado producción en España es el Grupo Puig, el gigante de la perfumería que está detrás de los perfumes de marcas populares, como Carolina Herrera, Prada o Shakira, o de clásicos, como la colonia Heno de Pravia. Ahora, como se sabe gracias a una foto que publicó en Instagram Shakira, los laboratorios de Puig no están produciendo perfumes: están creando botellas de gel desinfectante.

No son los únicos que han cambiado su producción de sus fábricas en España para poder responder a la creciente necesidad de ese material. Repsol ha modificado los laboratorios que se dedican a investigar carburante para producirlo, Coty ha empezado a hacerlo en sus fábricas en Cataluña en las que hasta ahora creaba productos de cosmética y perfumería y L'Oreal está produciendo en su fábrica de Burgos, donde habitualmente crea productos de la marca La Roche-Posay.

En Castilla-La Mancha, la empresa del canal farmacéutico Iberfrasa, también se ha sumado con otra iniciativa para fabricar sin descanso geles hidroalcohólicos, tan necesarios en este momento, donándolos a los hospitales públicos de toda Castilla-La Mancha. Esta fábrica manchega situada en la localidad de Quintanar de la Orden, no ha dudado en ayudar a sus vecinos más cercanos y no tanto con la donación de varios palets, llenos de geles hidroalcohólicos que han sido entregados en varias residencias de ancianos y hospitales.

Cantabria Labs, otra compañía de cosmética, está ya produciendo 15.000 frascos de gel desinfectante cada día. Han parado su producción tradicional y la han migrado a estos productos. Sus responsables explican que dado que ya tenían los ingredientes y la fórmula pudieron empezar rápidamente la producción, a pesar de que no era lo que hacen habitualmente.

También las universidades han empezado a participar en el esfuerzo colectivo. La Universidad de Salamanca está fabricando gel en su facultad de Farmacia, dando servicios de atención psicológica e imprimiendo pantallas de protección. La Universidad de Santiago de Compostela ha adaptado una de las plantas de su departamento de ingeniería química para producir también gel desinfectante.

Foto USC

La industria del alcohol y la agroalimentaria están igualmente posicionándose como una de las que puede cambiar producción y donar materiales. Viñaoliva ha donado alcohol sanitario y Hacienda está simplificando las cosas para que las empresas productoras de bebidas alcohólicas puedan cambiar su producción (hasta ahora estaban limitadas por las normas de impuestos sobre el alcohol) y empezar a producir hidroalcohol. Muchos gigantes de ese mercado han mostrado ya su disponibilidad para cambiar sus producciones. Por ejemplo, lLa conocida marca Pastas Gallo ha anunciado la donación de la producción de todo un día a Bancos de Alimentos. 150 toneladas de productos que se entregarán a los Bancos de Alimentos de todo el país con la finalidad de cubrir las necesidades en todo el territorio.

Y, por supuesto, el gran cambio en producción es el que está protagonizando la comunidad maker, que han puesto sus impresoras 3D al servicio del bien común y se han lanzado a producir material sanitario. Producen todo tipo de cosas y lo hacen de forma altruista, para responder a las necesidades inmediatas de los profesionales sanitarios.

Donaciones y redes logísticas

Algunas marcas han optado por hacer donaciones, compartiendo así recursos. Arroz SOS acaba de anunciar la donación de un millón de euros para la compra de "material sanitario crítico", al que sumarán el participar en "iniciativas solidarias" como los foodtrucks que dan servicio en el hospital provisional en Ifema, en Madrid, y el Banco Santander ha donado 4 millones de euros.

Gigantes de la moda, de la tecnología y del ecommerce han donado mascarillas. Mango ha enviado 2 millones a los hospitales españoles. También Inditex ha donado un millón de mascarillas y trajes protectores. Tanto un gigante de la moda como el otro han puesto a disposición de las administraciones su red logística, para usarla como plataforma para gestionar los envíos de material sanitario.

Las redes logísticas son, de hecho, una de las ayudas más importantes durante la crisis, porque se necesitan movilizar recursos a una velocidad muy rápida. Además de la de los gigantes de la moda, también están participando en ella los gigantes de la aviación. Airbus ha creado un puente aéreo entre Francia y España y la compañía de logística DSV entre España y China.

Iberia ha estado realizando vuelos especiales durante estos días para repatriar a españoles atrapados en otros países y es la compañía aérea que está detrás del corredor sanitario que han montado entre China y España en colaboración con la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin) y el Grupo Oesía.

Iberia usa aviones de pasajeros que adaptan para poder transportar carga y que está abiertos a todas las compañías que quieran participar, como explicaban en una nota de prensa. Las tripulaciones que vuelan son voluntarias. Entre la ida y la vuelta destinan 24 horas en unir China con España.

También han donado mascarillas Huawei, que ha enviado un millón a España, o Alibaba, que está enviando material sanitario de forma global y también a España.

La colaboración con la creación de hospitales de campaña ha sido otra de las vías que las empresas han empleado para posicionarse contra el coronavirus. En la creación del de Ifema y en el servicio a residencias de mayores, El Corte Inglés e Ikea han donado ropa de cama, al igual que Iberia, que ha entregado material sanitario y de ropa de cama.

Otras líneas de colaboración son las de ofrecer servicios a personal sanitario. Varias compañías, a pesar de ser rivales en el mercado, se han aliado para dar comida a los sanitarios y otro personal de emergencias a través de la plataforma Food4Heroes. Correos se encarga de la distribución.

Repsol, por su parte, ha empezado a ofrecer en sus estaciones de servicio repartidas por España café y bollos a "transportistas, servicios de emergencias y sanitarios, y fuerzas armadas y de seguridad", a los que también abre sus aseos.

Las pymes también están haciendo un esfuerzo

Al esfuerzo no solo se han sumado las grandes empresas, que no son las únicas que han cambiado su producción para hacer geles o mascarillas protectoras. Las pequeñas y medianas empresas también se han lanzado a la creación de materiales sanitarios.

Es lo que han hecho en Fama Sofás, una compañía que fabrica sofás en Yecla, Murcia. Ya al comienzo de la crisis mudaron su producción para fabricar mascarillas, tras recibir una llamada del Servicio Murciano de Salud. Usan para hacerlas el mismo tejido que se emplea para hacer los bajos de los sofás y tienen ya listas de voluntarias en espera para coser. No es la única pyme fabricante de sofás que ha ofrecido sus máquinas y sus conocimientos. En Galicia, Manama se ha ofrecido para la fabricación de mascarillas y otro material sanitario usando la maquinaria que habitualmente emplean para hacer sofás.

La compañía de moda La Condesa ha cambiado también su producción: sus talleres de costura están cosiendo mascarillas, usando gomas donadas por otra empresa. Sus máquinas habitualmente cosen chaquetas.

Tampoco hay que olvidar en este listado los esfuerzos que están haciendo las industrias culturales, que en una gran parte son empresas de reducido tamaño y que están compartiendo contenidos gratis para la población durante estos tiempos. Cierto es que un libro no salva vidas como una mascarilla, pero sí ayuda a mantener la salud mental de la población confinada. Muchas editoriales han compartido libros electrónicos o materiales derivados, como juegos para niños, como también empresas del teatro y de otras áreas de la cultura han ampliado sus servicios a los ciudadanos.

Y, por supuesto, no se debe olvidar aquellas acciones que están haciendo muchas pymes en temas de solidaridad que no tienen nada que ver de forma aparentemente directa con el virus, pero que siguen siendo muy necesarias, como la colaboración con bancos de alimentos.

Acciones globales de marcas multinacionales

Además de lo que están haciendo en España, muchas marcas y empresas están actuando a una escala global o en conexión con acciones de organismos más amplios.

Por ejemplo, la Fundación Lego acaba de donar 50 millones de dólares a Education Cannot Wait, una organización que apoya la educación, y también de lanzar una campaña con ideas de aprendizaje y entretenimiento para los niños que se han quedado encerrados en casa durante la lucha contra la pandemia.

Otras han creado espacios para hacer más fáciles las donaciones, como ha hecho Facebook (mostrando mensajes para incentivar las donaciones en su feed) o Glovo (que ha creado un espacio de donaciones a favor de Unicef). Gucci ha donado 2 millones de euros a diferentes campañas de fondos para la lucha contra el coronavirus.

be beyondFundación GalaEventos KinépolisESERP Business & Law SchoolFlyeralarmUDIMA, Universidad a Distancia de MadridGetfluenceExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo