PuroMarketing

  • Nota de Prensa
Preocupa la falta de preparación de la industria para garantizar la autenticación reforzada a tiempo, en el contexto de crisis actual

La Asociación de Fabricantes y Distribuidores AECOC, que reúne a más de 31.000 compañías, ha reunido esta semana, en un evento digital patrocinado por Adyen, American Express y Bankia, a destacados expertos y empresas implicadas en la implantación de la nueva directiva de servicios de pago (PSD2), cuya fecha límite de implementación está prevista para el 31 de diciembre de este año.

Esta normativa tiene como objetivo dotar de mayor seguridad a los pagos online a través de la autenticación reforzada (SCA). Un desafío que implica desarrollos tecnológicos y pruebas que garanticen una experiencia de compra sin riesgos ni fricciones para el consumidor.

En este sentido, los expertos y empresas reunidas manifestaron su preocupación acerca del grado de preparación de la industria para garantizar esta autenticación, pues el calendario previsto de implementación se ha visto perjudicado por el impacto de la pandemia.

"Sólo funcionaría el 14% de las transacciones bajo el nuevo protocolo"

Amazon, que acoge a 9.000 Pymes en su marketplace, realizó un estudio el pasado verano que le permitió concluir que a finales de agosto tan "solo el 14% de las transacciones funcionarían bajo el nuevo protocolo". Tal como explicó su responsable de Public Policy, Mónica Galeote, "los planes de migración se han retrasado como consecuencia del COVID y en el caso de España, mucho más que el resto de países europeos; Una cosa es estar preparados técnicamente y otra que los sistemas funcionen de manera óptima para el consumidor en el momento de realizar el pago".

En su opinión, la pandemia dificulta la realización de las oportunas pruebas técnicas, "algo que habría que tener en cuenta en los plazos establecidos puesto es necesario llevar a cabo infinidad de ajustes sin que se resienta la actividad económica del negocio, lo cual es especialmente importante en el caso de las PYMES".

En la misma línea se manifestó el director de ADIGITAL, José Luis Zimmermann, quien compartió los resultados de la encuesta realizada entre sus miembros recientemente, que apuntan que, a tres meses de la fecha límite establecida para la implantación de la SCA, un 40% de las compañías consultadas no la conocen.

Esta realidad, sumada a las dificultades derivadas de la pandemia y el desconocimiento por parte del consumidor, conforman una "tormenta perfecta que hace que, si el año pasado se justificaba el retraso en la implantación de la nueva directiva, este año se justificaría aún más". En opinión de Zimmermann, "el 25 % de caída estimada de conversiones en la compra digital, que en el caso de PYMES ya están afectadas por el COVID, provocará el cierre de muchas de ellas".

Ante estas preocupaciones y la posibilidad de retrasar la implementación de la normativa, el responsable de la Unidad de Supervisión de Proveedores de Servicios de Pago del Banco de España, Gregorio Rubio, apuntó que "no será el mejor momento, pero tampoco lo era antes y por eso se retrasó su aplicación". A día de hoy, tal como explicó, la regulación no permite nuevos retrasos, por lo que animó a las empresas a impulsar acciones que les permitan llegar a tiempo a su cumplimiento, dado que es "la única alternativa".

Atraer a nuevos clientes

Frente a las preocupaciones compartidas acerca del complejo proceso de implementación, los expertos reunidos en la jornada de AECOC coincidieron en señalar las aportaciones que el nuevo sistema supondrá para atraer a nuevos clientes, personas que en la actualidad tienen una percepción de falta de seguridad en el entorno del comercio digital.

En este sentido, coinciden en comprender el desafío actual como una oportunidad de mejorar el proceso de compra y la experiencia del usuario, al tiempo que, como señaló Antonio Macías, responsable de desarrollo de negocio de programas de pago en BBVA, se gana "relación y contacto con el cliente".

Jaime Echeverri, responsable de riesgos y productos de autenticación para Southern Europe de VISA, apostó por "tratar de impulsar sistemas lo menos disruptivos posible, aprovechando la inteligencia artificial para, por ejemplo, a través de biometría, facilitar la experiencia de compra". Más allá de la huella digital y el reconocimiento facial, la manera en que utilizamos nuestros dispositivos para realizar una compra sería capaz de determinar nuestra biometría comportamental.

Por su parte, Juan Pablo Suárez, responsable de administración de ventas, medios de pago y tax Free de El Corte Inglés, señalaba la importancia de hacer pedagogía al cliente final, pues si éste "entiende que se trata de aportar valor añadido para que al final las transacciones sean más seguras, aunque haya una fricción inicial en el proceso de autenticación, puede ser positivo para atraer a gente que antes no confiaba en los pagos digitales".

La jornada, que ha contado con la colaboración de AEFI, ANGED y ASEDAS, ha sido inaugurada por Belén Moraleda, subdirectora adjunta de apoyo a la competitividad del pequeño comercio del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, ha contado también con la participación de Banc Sabadell, Biocryptology, Cecabank, Decathlon, Leroy Merlin, Nalba Advisors, Nudata-Mastercard, Redsys y Stripe.