PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

Hace unas semanas, en una conversación, 'salió' el tema de Facebook Watch. La persona a la que se le estaba hablando del tema seguía con especial interés todos los cambios en el mercado de las series y estaba bastante al día de las cosas, pero aun así no tenía muy claro que el servicio de series de Facebook estuviese operativo y fuese accesible desde España. Sacó su smartphone, abrió la app de Facebook de su terminal y comentó que no encontraba ninguna pestaña destacada especial.

Cuando llegó a los contenidos de Watch, lo que se encontró fue un caos. Las series de producción propia de Facebook no estaban claramente visibles y lo que había tras el clic era, simplemente, un montón de vídeos de muchas páginas. Todo lo que las páginas que se seguían habían publicado estaba ahí y era básicamente un caos.

Semanas después, navegando un día en Facebook, se podía detectar, desde la versión de navegador y para escritorio, que la red social había añadido en un lateral una llamada a Watch con un botón rojo, para hacer más visible la funcionalidad. Pero, como ocurría desde la app, cuando se entra en Watch se encuentran todos los vídeos que las páginas que se siguen han publicado y no hay una manera más fácil de seleccionar contenidos exclusivos de la red social. Es decir, no hay una manera de encontrar las series separadas del resto o de diferenciar contenidos cortos de largos.

No hay una vía sencilla para filtrar los contenidos y para acceder a las novedades. Watch no tiene la interfaz de Netflix.

Una experiencia de uso mala

Si se prueba el servicio desde una app pensada para el consumo de este tipo de contenidos, las cosas tampoco son fáciles. Probando desde la app que Facebook ha creado para el Fire Stick que se vende en España y con toda la disposición para ver un capítulo de una de las series propias de la red social, hay que armarse de paciencia. Para ver una de esas series, también en esa app, hay que buscar primero la serie en el buscador general de la red social, localizar los capítulos y luego darle al play.

A todo esto, que el propio internauta tiene que saber antes qué serie quiere ver. Dado que no hay un índice o una manera clara de acceder a los contenidos propios de Facebook (y la hay no es fácil de encontrar y por tanto no cumple con los objetivos), no funciona lo de encontrarse con contenidos y empezar a verlos (que también opera con los portales de VoD). Una vez que se empieza a ver un capítulo de una serie, estos estaban solo en inglés y con subtítulos en ese idioma (en la app no fue muy complicado activarlos, pero probando luego en la versión escritorio fue más complicado).

A principios de año, cuando Watch apareció en Estados Unidos, un análisis en Slate hablaba de que era un desastre. La interfaz le parecía oscura y poco usable (y eso que por lo que señala en EEUU había un carrusel para las series originales) y las funcionalidades tradicionales de Facebook hacían que la experiencia fuese mucho menos placentera.

Para Facebook es importante

Dado que Facebook se está gastando mucho dinero en este contenido original y exclusivo, ¿tiene sentido que la interfaz sea tan poco usable y tan diferente a lo que los consumidores del VoD están acostumbrados a tener?

Además, Facebook Watch no es solo la vía para hacerse con un hueco del mercado que los gigantes del vídeo bajo demanda están creando, sino que además se está convirtiendo - o eso piensan algunos analistas - en la gran esperanza de la red social. Es decir, para Facebook, Watch podría ser la gran solución a sus problemas del futuro y su nueva fuente de ingresos.

Su desarrollo está siendo cauteloso (aunque dé la sensación al entrar de que allí están todos los vídeos de todas las páginas que se sigue solo unas páginas limitadas forman parte de Watch) y complicado. Como explica un analista, Facebook necesita contenido premium y de calidad para luchar por el mercado... pero al mismo tiempo necesita que los vídeos del feed se vayan a Watch para tener un volumen de contenidos.

Cuánta gente ve Watch

Según números de Facebook, la plataforma tiene ahora 400 millones de usuarios mensuales que ven al menos un minuto de vídeos y 75 que ven una media de 20 minutos de sus vídeos al día. Entonces, el máximo responsable del servicio señalaba que esperan unificar la experiencia de consumo de vídeos y que quieren hacerla "inmersiva" sea donde sea que el usuario de Facebook se cruce con un vídeo.

Pero a pesar de las promesas de Facebook y de sus cifras los problemas de Watch siguen siendo visibles para los analistas y para la prensa: Facebook sigue siendo incapaz de destacar el contenido relevante para el usuario. Corre el riesgo, de hecho, de convertirse en lo que un analista adelantaba que podía pasar, un espacio en el que los consumidores se enfrentan a una avalancha de contenidos difícilmente separables y entre los que hay mucha publicidad y mucho spam que no les interesa.

Facebook corre el riesgo de ofrecer una experiencia similar a la de la tele y eso es, justamente, lo que los consumidores no quieren.

Y eso ocurre además mientras su competencia no para de meter dinero en contenido (de calidad) y de hacer que sea fácil de encontrar. Netflix, por ejemplo, se va a gastar millones y millones de dólares en películas y espera lanzar 90 al año.

ESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosBSM UPF Universidad Pompeu Fabra Medianzo