PuroMarketing

En el orden de las cosas que están haciendo que el mercado publicitario online viva uno de esos momentos en los que se plantean hacia dónde van las cosas es la emergencia de nuevos jugadores en el mercado de la publicidad online. Amazon se está asentando cada vez más de forma destacada y está logrando posicionarse de un modo cada vez más fuerte frente a las marcas. Sus ingresos publicitarios son cada vez más elevados y, aunque aún están lejos de lo que pueden lograr los grandes de la industria, consiguen ya superar a algunos jugadores que habían sido destacados (como es el caso de Twitter).

En todos los análisis que se hacen sobre este movimiento, se tiene siempre muy en cuenta cómo impactará en los que hasta ahora se consideran los grandes jugadores del mercado y quienes se reparten el cotarro. Los movimientos de nuevos jugadores en el mercado de la publicidad online se analizan partiendo de cómo afectarán al reparto de los ingresos de los gigantes publicitarios. Esto es, se estudia cómo afectarán a Google y a Facebook.

Google y Facebook son ahora mismo considerados los dos grandes líderes del mercado publicitario online (cuando se habla de ellos de un modo más positivo) o el gran duopolio que se reparte de facto el mercado (cuando se tira más hacia lo crítico o hacia lo negativo). Las estimaciones que había hecho hace unos meses The Wall Street Journal sobre el impacto que tienen en el reparto de los beneficios publicitarios se han convertido ya en una especie de dato recurrente en todos los artículos sobre la cuestión: según las estimaciones del diario económico, de cada nuevo dólar que llega al mercado publicitario, Google y Facebook se reparten el 70%.

No cabe duda de su poderío y no cabe duda también de cómo, tradicionalmente, los beneficios de ambas compañías han estado vinculados a la publicidad en internet. Uno y otro viven de los anuncios y estos son el elemento de peso en sus ganancias. Google vive de los anuncios y todos los servicios que ofrece a sus consumidores (y que son cada vez más y cada vez más omnipresentes) están vinculados a lo que está haciendo en caja con sus anuncios.

Pero, igual que los gigantes de otras áreas están empezando a diversificar y haciendo caja en el mercado de la publicidad, ¿están empezando los gigantes de los anuncios online a hacer caja en otras áreas?

Google, un paso más allá de la publicidad

Eso es lo que podría estar haciendo Alphabet, el no olvidemos nombre oficial y corporativo de Google. Google acaba de presentar resultados y ha mostrado un crecimiento en sus ingresos del 25% en el segundo trimestre de 2018. En el período, Google hizo 26.240 millones de dólares de caja. Son cifras muy positivas, en las que la publicidad online está muy presente y de las que es muy responsable, pero, como apuntan en Quartz, ya no todo es publicidad online.

Porque los anuncios siguen resultando un negocio lucrativo para Google y sumaron el 86% de los ingresos de la compañía, pero el resto de elementos también jugaron de forma favorable y, sobre todo, crecieron de un modo destacado. Google no solo gana dinero con los anuncios, sino también con ventas (de apps, por ejemplo, en su tienda), con servicios cloud o hasta con hardware (ahí está su altavoz inteligente cada vez más presente).

Los ingresos asociados a todo este cajón de sastre de 'todo lo demás' llegaron a los 4.400 millones de dólares. Lo interesante es, sin embargo, la tendencia que han mostrado. Han crecido en un año en un 37%.

Y esto es importante porque permite diversificar su negocio y posicionarse en nuevos terrenos (algo que como apuntan en el análisis es inteligente dado que las preocupaciones por privacidad y otros elementos hacen que 'hacerse de oro' con los anuncios sea más complicado).

Pero, además, se podría señalar que crecer en otras áreas está haciendo que se meta en terrenos que dominan otros jugadores, jugadores que como Amazon están intentando comer su terreno 'tradicional'. Es lo que ocurre con la nube, en la que en los últimos meses Google ha fichado a algunos clientes gordos.