Noticia Marketing

Los "trucos" de marketing y ventas de los supermercados que nos influyen psicológicamente para comprar más

Por Redacción - 23 Febrero 2023

Los supermercados son expertos en vender productos, y para lograrlo utilizan una serie de estrategias de marketing y trucos que buscan atraer a los clientes y aumentar sus ventas. Desde la disposición de los productos en los pasillos hasta los precios y las promociones, los supermercados utilizan todo tipo de tácticas para lograr su objetivo.

Una de las estrategias más comunes es la disposición de los productos en los pasillos. Los productos más populares se colocan en los estantes a la altura de los ojos, mientras que los menos populares se ubican en las estanterías inferiores o superiores. De esta manera, los productos más atractivos son los que llaman la atención de los clientes y, por lo tanto, tienen más probabilidades de ser comprados. Algunos supermercados que tienen sus propias marcas de productos y que suelen ser más económicas que las marcas populares utilizan este tipo de técnicas ya que estos productos pueden tener una calidad similar a la de las marcas populares, pero el supermercado gana más dinero por cada venta.

Además, los supermercados también utilizan técnicas de precios psicológicos. Por ejemplo, el precio de un producto puede ser de 4.99 euros en lugar de 5.00 euros, ya que esto puede hacer que el producto parezca más asequible para los clientes. Los precios que terminan en "9" son muy comunes en los supermercados, ya que se ha demostrado que tienen un impacto positivo en la percepción de los clientes sobre el precio.

También es común la creación de descuentos, ofertas y promociones. Por ejemplo, se puede ofrecer un "2x1" en un producto determinado o un descuento en la compra de varios productos juntos. A veces estas promociones nos ofrecen productos complementarios. Por ejemplo, un supermercado podría ofrecer un descuento en papas fritas cuando se compra un paquete de hamburguesas, lo que puede hacer que los clientes compren ambos productos juntos. Estas promociones pueden parecer atractivas para los clientes, pero en realidad, el supermercado está tratando de hacer que los clientes compren más de lo que necesitan.

Otra estrategia de marketing que utilizan los supermercados es la colocación de productos relacionados. Por ejemplo, los supermercados pueden colocar productos de limpieza cerca de los productos alimenticios, ya que es común que las personas compren ambos tipos de productos juntos. De esta manera, los supermercados pueden aumentar las ventas de ambos productos.

Los supermercados también utilizan la música y la iluminación para crear un ambiente agradable y atractivo para los clientes. La música puede ser utilizada para influir en el estado de ánimo de los clientes, mientras que la iluminación puede ser utilizada para destacar productos específicos o para crear un ambiente cálido y acogedor. También es habitual recurrir al denominado marketing aromático. Los supermercados a menudo utilizan olores agradables en las secciones como su panadería o de productos frescos para crear un ambiente atractivo y hacer que los clientes sientan hambre o atraídos por ciertos productos.

Las degustaciones de productos son también una forma efectiva de hacer que los clientes prueben un producto y se animen a comprarlo. Por eso, muchos supermercados ofrecen degustaciones de productos en las secciones de productos frescos, carnes y quesos, entre otros.

La caja de los supermercados son también un lugar clave para sus estrategias de marketing y ventas. Los supermercados a menudo colocan productos pequeños y económicos, como chicles y caramelos, cerca de las cajas para tentar a los clientes a hacer una compra impulsiva de último minuto. De igual forma algunos supermercados colocan publicidad en la entrada, lo que puede hacer que los clientes piensen que los productos que se anuncian son los más económicos o de mejor calidad. Esto puede hacer que los clientes se sientan tentados a comprar esos productos incluso si no los necesitan.

Las estrategias engañosas y menos éticas

Desafortunadamente, algunos supermercados utilizan estrategias engañosas para intentar vender más productos o engañar al cliente. A veces, los supermercados utilizan etiquetas engañosas para hacer que los clientes piensen que están obteniendo una mejor oferta. Por ejemplo, pueden poner etiquetas de "nuevo" o "mejorado" en productos que no han cambiado, o poner precios que parecen más bajos de lo que realmente son.

Los supermercados pueden promocionar ofertas que parecen ser más atractivas de lo que realmente son. Por ejemplo, pueden anunciar una oferta "compra uno y llévese el segundo a mitad de precio", pero el precio del primer producto puede estar inflado para que la oferta no sea tan atractiva como parece.

En otras ocasiones, se utilizan tamaños de porción engañosos para hacer que los clientes piensen que están comprando más de lo que realmente necesitan. En este sentido, el tamaño también importa, y en ocasiones, los supermercados utilizan tamaños de envases engañosos para hacer que los clientes piensen que están obteniendo una mejor oferta. Por ejemplo, un envase de 500 gramos de un producto puede costar lo mismo que uno de 750 gramos de otro producto, lo que puede hacer que los clientes elijan el envase más grande pensando que están obteniendo una mejor oferta. Sin embargo, esta práctica suele ser una estrategia más frecuente entre las propias marcas aunque también replicada por muchos supermercados.

Como hemos podido comprobar, los supermercados utilizan una variedad de estrategias de marketing y trucos para vender más, y por ello es importante que los clientes y consumidores sean conscientes de estas estrategias para que puedan tomar decisiones informadas y que no se dejen engañar cuando se encuentren ante técnicas de marketing engañosas.

Más Leídos
Semanal
Mensual
Anual
Contenidos Patrocinados
ADS
Promocionados