Artículo
Empresas
¿Quién tuvo la genial idea de querellarse contra Pablo Herreros sin pensar las consecuencias?
Publicado por Andrés Toledo
Founder & Dtor. Editorial en PuroMarketing

Terminamos la semana no sin antes abordar el tema que durante esta semana ha sido el centro de todas las polémicas. Y es que hace tan sólo unos días, saltaba la noticia acerca de la decisión deTelecinco, cadena de Mediaset, para interponer una demanda contra Pablo Herreros, quién el pasado año abanderó la iniciativa quepuso contra las cuerdas a la propia cadena televisiva, tras la emisión de una polémica entrevista.

A través de esta iniciativa impulsadadesde Actuable y apoyada por miles de personas,se solicitaba a las marcas anunciantesdel programa ‘LA NORIA’ que retiraran su publicidad de dicho espacio televisivo tras la polémica entrevista realizadaa la madre de ‘El Cuco’, uno de los implicados en la desaparición de Marta del Castillo.

Como resultado de todo ello, la imagen y reputación de muchas de las marcas anunciantes de este programa se veía salpicada hasta el punto de verse obligadas a retirar sus apoyo y la emisión de sus anuncios publicitarios. Dado el impacto y repercusión de la iniciativa a través de las redes sociales, la cadenaterminó por suprimir este espacio televisivo para más tarde hacer un lavado de cara y reaparecer bajo un formato similar, nuevo nombre y mismo presentador.

El paso del tiempo parecía que nos haría olvidar aquella guerra olvidada entre David y Goliat. Sin embargo, una año después, la sorprendente decisión de Telecinco y su querella contra Pablo Herreros, ha servido más que para reavivar de nuevo la polémicay volver a poner a la cadena de nuevo contra las cuerdas.

Tal y como señala en su blog el propio Pablo Herreros, Mediaset España "le responsabiliza de perder 3,7 millones de euros y estima una pena de hasta 3 años de cárcel" por considerar su iniciativa como un boicot contra la cadena, haciendo alusión a las pérdidas que supuestamente se produjeron como consecuencia.

Tras conocerse las intenciones de Mediaset y sus ganas de vengaza, la polémica resurge con fuerza despertando de nuevo a la bestia. Y es que las redes sociales, se han convertido nuevamente en el peor enemigo de esta cadena. La demanda de Telecinco a Pablo Herrerosha provocadoque más de 125.000 personas reclamen un nuevo boicot publicitario a la cadena de Vasile. Blogueros, periodistas, profesionales del sector y miles de internautas se han levantado de nuevo como jueces yjusticieros mostrando su totalapoyo a Pablo Herreros.

Nadie sabe a ciencia cierta si la decisión de interponer tal querella era una cosa premeditada o improvisada. Pero yo por lo menos me pregunto ¿Quiénhabrá tenidoesta genial idea sin pensar antes las consecuencias?

Y no me refiero al derecho que Mediaset puede tener para tomar libremente sus decisiones y querellarse contra cualquiera, sino de al menos tener en cuenta o pensarlas dimensionesyelimpacto quepudiera llegar a teneresta locura desproporcionada, que como se está constatando al final les va a resultar todavía más cara.

Resulta difícil comprender como en esta nueva era social donde las marcas y empresas están siendo segundo a segundo observadas, todavía hay quienes pretenden actuarbajo las reglas de antaño pensando que las masas de usuarios y consumidores se quedarán calladas o sin hacer nada.

Ahora Telecinco vuelve de nuevo a encontrarse con el mismo problema. O mejor dicho, vuelve de nuevo a cagarla para dar pie a un problema mucho mayor, pues seguramente no tardaremos en ser testigos de las reacciones de muchas marcas y anunciantes que por temor a ver comprometida su imagen y reputación se verán obligadas otra vez más a anunciar su retirada del campo de batalla.

Sin duda este es un gran ejemplo para explicar que no existe defensa alguna ni community manager que pueda frenar tal avalancha de reacciones negativas en las redes sociales por que para lograrlo, la ética, el engagement y la empatía deben comenzar a ganarse a través de las buenas prácticas ydecisiones de la propia marca o empresa.

Publicado por Andrés Toledo
Founder & Dtor. Editorial en PuroMarketing