PuroMarketing

Estos vídeos funcionan como una llave para que los marketeros comprendan la psicología de la nostalgia 

¿Queda algo que pueda sorprender todavía? ¿Que parezca tan inesperado que resulte casi imposible que haya entrado en las quinielas previas de los marketeros y los analistas? Dado que hoy en día hay tanta información y se acumulan tantos datos, parece casi tentador decir que no, que nada puede pasar que rompa tanto los esquemas entre todas las cosas que pueden hacer los consumidores. Y, sin embargo, afirmar algo así sería caer en un error, porque las tendencias siguen incluyendo movimientos inesperados y acciones que nadie imaginaba. Es lo que está pasando ahora con la última moda en redes sociales: es la nostalgia de la vida en pandemia.

Sentir nostalgia de la pandemia, la experiencia global colectiva más trágica de los últimos años, parece un tanto frívolo y hasta cruel. Los usuarios de redes sociales que se están entregando a esta práctica no echan de menos la pandemia en sí, sino la vida privada durante esos tiempos pandémicos.

Es casi algo parecido al llamado "síndrome de la cabaña" que no pocas personas padecieron durante el verano de 2020. Después del fin de los procesos de confinamiento en muchos países, lo que permitía salir ya a la calle cuando se quisiera, algunas personas siguieron sin hacerlo y sintiendo un cierto miedo a volver a recuperar esa normalidad en exteriores. En esa vida encerrados en casa habían descubierto, además, una sensación de paz y tranquilidad que no querían echar de menos.

Algo similar a este último punto es el que marca este boom de la nostalgia de la vida pandémica, que protagoniza contenidos en redes sociales - más que nada vídeos en TikTok y en YouTube - y que tiene su epicentro entre los usuarios jóvenes. Son los jóvenes adultos que están volviendo a clase ahora o a la oficina. Ellos son los que se entregan a la nostalgia, recordando las canciones de moda de esos meses, las vivencias y, sobre todo, el extraño concepto del tiempo vivido, que parece tan lejano y al mismo tiempo tan reciente.

Estética pandemia temprana

Como explican en The Atlantic, que ha dedicado un análisis al fenómeno, en esta oleada nostálgica ya no es solo que se olvide la parte más trágica de la pandemia, sino también las pequeñas incomodidades que afectaron a todos, desde las calles vacías a la ausencia de papel higiénico. Lo que se recuerda es ese momento en el que todos estaban horneando, se jugaba a Animal Crossing o se cocinaba.

Los vídeos que se viralizan con su nostalgia apelan a la "estética temprana pandemia", según señala el diario. Y, como explica uno de esos creadores que se hicieron virales, conectan con "entonces" cuando "todo era solo puro y simple". La vida en confinamiento crea la ilusión de ser más sencilla. La vida post pandemia recupera todas las tensiones.

En aquellos momentos primeros había también esa idea esperanzadora de "se saldrá de esta mejores". "Simplemente estamos sintiendo nostalgia por un período de tiempo en el que sentimos esa unidad, a pesar de estar aislados físicamente", dice una de las creadoras a The Atlantic.

Lo que todo esto dice sobre la psicología de la nostalgia

Pero más allá de la curiosidad - y de lo que dice sobre las modas en redes sociales - la tendencia también explica mucho sobre la psicología de la nostalgia y puede decir mucho a los marketeros sobre el estado de ánimo colectivo. Como explica un experto al diario estadounidense, la nostalgia funciona como una respuesta natural ante la incertidumbre y la insatisfacción ante lo que se vive.

En el caso de la pandemia, esta nostalgia de esos primeros meses y sus emociones está también conectada con las nuevas variantes del coronavirus y el hecho de que la enfermedad parece no tener un final claro inminente. Sentimos nostalgia de un momento en el que todo parecía más optimista y que se ha maquillado de un cierto color de rosa.

En períodos complicados y en situaciones extremas, la nostalgia actúa con más fuerza.