PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Twitter está probando una nueva funcionalidad en sus aplicaciones móviles que podría hacer mucho más sencillo el compartir información de la red social en Whatsapp. Por el momento, la herramienta no ha sido ni anunciada ni confirmada oficialmente, pero ha sido descubierta por los propios usuarios en lo que podría ser un primer test de mercado práctico.

Los usuarios indios de Twitter se han encontrado con que la última versión de la aplicación subida a la Play Store, la tienda de aplicaciones para dispositivos Android, incluye un botón de compartir que dirige directamente a Whatsapp. El nuevo botón está al lado de la herramienta de búsqueda y, cuando el usuario clica en él, se abre una ventana que permite escoger cómo y con quién compartir en Whatsapp la información seleccionada de la red social, como publica The Next Web.

Hasta ahora, la única posibilidad que los usuarios tenían de compartir contenido de Twitter en Whatsapp era la de usar los botones de compartir genéricos del teléfono. Es decir, había que pasar por un intermediario para llevar la información de la red social a la aplicación de mensajería.

Por el momento, todos los datos que se tienen sobre esta novedad son muy limitados (ni siquiera se sabe el número de personas que se han descargado esta versión en pruebas de la app, aunque no hay que olvidar que India es uno de los mercados más grandes en cuestiones de internet), pero permiten confirmar el interés por llevar más información a Whatsapp y por estar también en esa herramienta por parte de las marcas.

¿Puede ser Whatsapp mucho más que una herramienta de mensajería?

Hasta el momento, Whatsapp es sobre todo una herramienta de comunicación entre personas. Los intentos de llevarla a la comunicación corporativa son muy limitados y muy ligados al mercado más pequeño. Ahí están los pequeños negocios que incorporan Whatsapp como forma de comunicación con sus consumidores. Pero la app tiene ya un elevado volumen de usuarios y de mensajes. De hecho, las conversaciones generadas en la aplicación ya superan el volumen de las generadas en Twitter. Estar ahí es algo, por tanto, con un potencial que puede seducir a las marcas.

Pero, a diferencia de otras aplicaciones, Whatsapp se ha convertido en un entorno libre de publicidad. La app ha marcado desde el primer momento (a pesar de algunos sospechosos movimientos) que no quería introducir publicidad en los teléfonos de sus usuarios. Al fin y al cabo, Whatsapp no es gratis: los consumidores deben pagar por la app una cantidad mínima anual, pero cantidad al fin y al cabo. Nadie está realmente dispuesto a aceptar publicidad cuando está pagando por algo.

Para poder llegar a los clientes potenciales vía Whatsapp, a las marcas no les queda por tanto más remedio que probar herramientas diferentes o propuestas distintas. Contar con una cuenta propia en Whatsapp parece la primera solución al problema, aunque sería compleja y bastante inviable. En los últimos tiempos han aparecido soluciones de lo que se ha bautizado como WhatsApp Marketing, que permiten mandar mensajes vía Whatsapp a la base de datos de clientes, pero que lo hacen en un entorno que no está necesariamente pensado para ello. Whatsapp no ofrece un soporte para las cuentas corporativas, como ocurre con Line, y mensajear de forma habitual a los consumidores se parece demasiado al spam (y sería contraproducente).

E, igualmente, había que plantearse si los consumidores quieren realmente recibir información comercial de forma habitual por estos canales. ¿Cuántos de quienes siguen a cuentas corporativas en Line lo han hecho por el regalo (el reclamo para añadir a ese 'amigo' suelen ser stickers gratis) y luego han decidido ignorar sus mensajes (o simplemente silenciarlos)?

Que hablen de la marca

Quizás, por tanto, la solución en pruebas de Twitter podría servir para conseguir que los consumidores hablen de la marca y que lo hagan usando un mensaje controlado, más o menos, por ella. Si hay un botón de compartir tan sencillo como parece a primera vista que este podría ser, los consumidores solo tendrán que pulsar y enviar. Ofertas, mensajes con duración limitada y otras promociones podrían dar el salto más fácilmente desde Twitter a Whatsapp que los mensajes enviados directamente desde Whatsapp.

La compra de Whatsapp por parte de Facebook, una empresa que nunca ha hecho ?ascos' a la publicidad, hace además pensar que, en algún momento, se desarrollarán herramientas que permitan, de algún modo, hacer que se hable de marcas y productos en Whatsapp.