Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
Las claves del éxito de Apple
¿Por qué Apple vuelve a ser la marca más valiosa del mundo?
102 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • La imprenta online exclusiva para profesionales de las Artes Gráficas, la Comunicación y el Marketing
  • Que integra CRM, facturación y gestión de proyectos para hacerte tu día a día más sencillo
  • Descubre la manera más rentable y efectiva de activar tu estrategia de marketing de contenidos
  • PuroMarketing

    Apple vuelve de nuevo a ser destacada como la marca más valiosa del mundo. Un estudio de The Telegraph sobre el valor de las marcas hoy en día acaba de coronarla: su valor de marca alcanza los 117.000 millones de dólares (algo más de 89.000 millones de euros), superando los 107.000 millones de dólares de valor de marca de Google (al cambio, 81.519 millones de euros). Las dos marcas son las únicas cuyo valor se sitúa por encima de los 100.000 millones de dólares, con IBM en tercera posición con 76.000 millones de dólares (57.900 millones de euros). Microsoft, Coca-Cola, McDonalds, Samsung o Amazon son las siguientes en la lista.

    Las marcas europeas en la lista no consiguen cifras tan grandiosas. Vodafone y BMW son las únicas que consiguen hacerse con un hueco en este ranking de marcas más valiosas del mundo y lo hacen con una valoración de 33.000 y 29.000 millones de dólares, respectivamente (25.141 y 22.090 millones de euros cada una de ellas).

    El ranking del diario británico invierte los resultados conseguidos por las dos marcas en el último Branz Top, de Millward Brown. En ese listado - y uno de los que funcionan como baremo indiscutible en el mercado - Google iba la primera y Apple la segunda, algo que no es lo habitual. La razón por la que Google ganaba en esta edición estaba en la innovación: la compañía había lanzado productos novedosos y sorprendentes, que se convertían en la avanzadilla de hacia dónde va el mercado, durante el año saliente, como podían ser las Google Glass, mientras Apple se había mantenido jugando más o menos sobre seguro. Por ello, Apple había perdido un 20% de su valor, mientras Google había subido un 40%.

    Pero Apple ha conseguido recuperar posiciones como marca poderosa y valorada. De hecho, entre los inversores y analistas, la compañía ha mantenido siempre el encanto del valor seguro (a pesar de cierto cuestionamiento tras la muerte de Steve Jobs). Este verano, las acciones de Apple han conseguido romper con una barrera y han superado el máximo histórico de los 100 dólares, que no alcanzaban desde 2012.

    Las claves del éxito de Apple

    Uno de los pasajes que más se comentaron de la biografía autorizada que Walter Isaacson escribió sobre Steve Jobs (y que se publicó poco después de su muerte) fue el de la compra de electrodomésticos por parte de Steve Jobs. Jobs, un perfeccionista obsesivo, importó de Alemania los electrodomésticos porque los que podía comprar en EEUU no le convencían y no encajaban con lo que él estaba buscando. No eran, vaya, acordes con el espíritu de su cocina.

    Esta historia es además paralela a lo que Jobs supuso para Apple. El directivo, que había creado la marca en los 70 y había sido expulsado de ella en los 80, había vuelto a la compañía en los 90 para salvarla de la muerte. Y en ese tiempo había conseguido que su imagen de genio loco entrase a formar parte del secreto del éxito de Apple: hacían lo que fuese necesario para tener buenos productos. La enfermedad y muerte de Jobs fue un trago complicado para la compañía, que tuvo que convencer a los consumidores y a los analistas de que seguían siendo los mismos (y ahí están en parte, porque los titulares aún siguen preguntándose si Apple ha perdido su magia) y que los valores que han hecho a la marca lo que es hoy seguirían funcionando tras la muerte del directivo.

    El consejero delegado que heredó el cargo de Jobs, Tim Cook, ha mantenido las principales líneas de lo que Apple es y los principales directivos que apuntalaron el éxito de la compañía se han quedado en el barco. Pero ¿qué es lo que Apple hace que es diferente a lo que hacen las demás?

    La firma es innovadora y esa es una de sus principales características. En los últimos años, ha conseguido ser la marca que ha generado incluso nuevos nichos de mercado. Posiblemente, el éxito de los smartphones no habría sido tal o tan rápido si el iPhone no hubiese aparecido. Y probablemente las tabletas no habrían triunfado si el iPad no lo hubiese hecho (curiosamente, tabletas o remedos de hubo antes, como marcas trabajando en el concepto; pero Apple consiguió que su producto pareciese algo completamente nuevo).

    En este camino por la innovación, Apple muestra además una verdadera obsesión con lo que supondrá para el consumidor. Así, por ejemplo, eliminó el puntero que venía con los primeros teléfonos más o menos inteligentes o el teclado (que era el secreto del éxito de BlackBerry, por aquel entonces la única que había conseguido el éxito con teléfonos más o menos inteligentes) para dar una experiencia de uso más satisfactoria.

    Pero no solo se preocupan por la experiencia de uso, Apple también muestra una obsesión por el diseño. Jonathan Ive es una de las personalidades más importantes de Apple, hasta el punto que sonó con muchísima fuerza como uno de los potenciales recambios cuando Jobs tuvo que dejar la compañía. Ive no es un cerebro de las nuevas tecnologías, sino el máximo responsable de diseño.

    Todos los productos de Apple son dignos de una revista de diseño y del primer premio de cualquier concurso de diseño industrial. De hecho, muchas veces los equipos técnicos tienen que crear su parte teniendo en cuenta lo que los diseñadores quieren (lo que no ha dejado de crear problemas para la compañía en ocasiones, como cuando el diseño perjudicó a la eficiencia tecnológica en la antena de uno de sus iPhone). Esta predominancia del diseño es prácticamente única en el mundo de las nuevas tecnologías y hace a Apple poderosamente diferente.

    Todo está dentro de un circuito cerrado que Apple controla. Apple tiene un control casi exhaustivo de su marca, ya que todo está completamente cerrado. Ni siquiera el software de sus productos llega de terceros: ellos lo controlan todo. Controlan el producto, lo que va dentro y la manera en la que llega al consumidor, para asegurarse que cumplirá en todo momento con los estándares de calidad de la compañía.

    Uno de los principales ejemplos de lo que supone estar en todo son las Apple Stores. Los secretos de las Apple Stores han sido analizados y despiezados en múltiples ocasiones, aunque se pueden resumir en un par de líneas. Lo más importante es que la tienda funcione como un punto de encuentro del usuario con la marca. De hecho, los consumidores pueden tocar todo y manipularlo todo (¿quién no ha aprovechado una Apple Store en algún viaje para mirar el correo?) y nadie les interrumpirá mientras lo hacen. El diseño de la tienda, uno de esos golpes maestros de Steve Jobs, está de hecho pensado para ello. Y si necesitan a alguien que los interrumpa, los clientes se encontrarán con un personal altamente cualificado que no solo saben cómo funcionan los productos de Apple sino que también los aman.

    Las tiendas son también el punto de encuentro del consumidor con el servicio de atención al cliente, que es otra de las características que ha hecho que Apple se convierta en una marca valorada y amada por sus clientes. El servicio de atención al cliente es tan experto como los vendedores y siempre ofrece una solución que hace la vida del usuario mucho más fácil.

    Por ello no es de extrañar que Apple sea casi como una religión. La marca se ha convertido en prácticamente objeto de culto entre sus consumidores, que duermen a la intemperie para hacerse con cada nueva edición de sus productos en colas en las puertas de sus establecimientos y que defienden con uñas y dientes cualquier crítica que se pueda hacer de la compañía. Apple es, de hecho, una de las lovemarks más indiscutibles.

    Estratégica y táctica en Social Media y CM, Content, Marketing Digital, RRPP y Digital Analytics
  • Comentarios (1)
    • Ruben
      Publicado el 02-09-2014
      Es un hecho que Apple, no ha generado ningún valor agregado desde la Muerte de Steve Jobs: - El Iphone - El Ipad - La Tablet - Sus computadoras El Iphone 5 fue dejar de ser lideres en crear tendencias, para pasar a ser seguidores. Realmente Apple necesita encontrarse, y de momento, sigue sin mostrar signo alguno... Veremos que es el Iphone 6 Pero mucho me temo, que no marcará una revolución en el mercado, y poco a poco pasará a ser una empresa más.
      0 Valora este comentario Responder
  • Anónimo
    Si te ha gustado este contenido, puedes sumarte al debate con tu opinión y comentarios