Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
El community manager no va a morir como profesional
102 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Descubre la manera más rentable y efectiva de activar tu estrategia de marketing de contenidos
  • Presencial y Semipresencial en Madrid · UCJC · Prácticas Remuneradas ¡Admisiones abiertas!
  • Prepárate con el Máster más especializado del mercado. #IOT #SEM&SEO #CLOUDING ¡Ahora con Descuento!
  • PuroMarketing

    Tiene el community manager futuro o su profesión cuenta con fecha de caducidad? La pregunta no es nueva. En realidad lleva dando vueltas por la red desde que la profesión empezó a convertirse en un indispensable de la estructura de todas las empresas. Los responsables de comunidad no llevan mucho tiempo en el mundo empresarial.

    La contratación de estos perfiles empezó solo hace unos cuantos años, cuando las redes sociales empezaron a ponerse realmente de moda, los usuarios las convirtieron en una parte fundamental de su día a día y las marcas se dieron cuenta de que tenían que estar allí para poder conversar con ellos (y convencerlos del potencial de sus productos y servicios).

    Como toda cosa nueva que se precie, no existían en los principios de esta nueva profesión personal realmente cualificado para cumplir con las exigencias que establecía la gestión de redes sociales. El trabajo quedó en manos de profesionales, sobre todo, con formación en comunicación y en marketing, mientras afloraban los cursos, másters y posgrados especializados que prometían enseñar todo lo necesario para convertirse el community manager que las empresas necesitaban.

    Teniendo en cuenta que el inicio de la profesión se produjo cuando las demás profesiones (y en especial en los campos en los que estaban pescando las empresas a sus primeros community managers) estaban atravesando un momento más bien complicado por culpa de la recesión económica, el convertirse en community manager se alzó como la solución para unos y para otros. Y eso llevó a que el número de cursos, libros, formaciones y consejos para conseguir el éxito se multiplicase quizás por cientos. ¿Pero eran todos necesarios? ¿No era aquello más que una burbuja que acabaría estallando al mismo tiempo que se perdía el interés por la profesión o a medida que las empresas asumiesen que las redes sociales no iban a ser una solución mágica a ningún problema?

    El community manager no va a morir como profesional

    Lo cierto es que, años después, es posible determinar que el community manager no va a morir, puesto que las redes sociales tampoco lo harán. Es posible que algunas de las que ahora están completamente de moda acaben viendo como el interés de los usuarios se enfría y con él el de las marcas. No es que no haya pasado ya. No hay más que analizar lo que sucedió con Pinterest, que pasó de red social de moda en la que todo el mundo estaba intentando hacer cosas a una red social con éxito, sí, pero en su nicho de mercado concreto. Pero aunque unas redes sociales pierdan fuelle, aunque los consumidores se muestren menos interesados en algunas de ellas, siempre habrá otra para su sitio y, sobre todo, siempre seguirán usando internet con cierta voluntad social.

    Lo que el boom del social media ha supuesto no ha sido solo el encumbramiento de un par de empresas sino también una revolución en la forma de comunicarse y en el uso que se le da a la red.

    Por tanto, los consumidores seguirán usando internet para esos fines, ya sea en Twitter, en Facebook o en las redes sociales que vengan después de ellos. Si los usuarios están ahí, las empresas tendrán que estar ahí también, puesto que no es el consumidor el que debe perseguir a las compañías sino las compañías las que los deben perseguir a ellos. Y a la hora de comunicar seguirán necesitando a un profesional que sepa qué decir y cómo hacerlo.

    Pero no como hasta ahora

    Cierto es que la profesión va a cambiar: no seguirá como hasta ahora. El movimiento es algo de lo más natural. Tras un primer momento de fiebre, en el que todo el mundo se lanza a por El Dorado, llega el momento de relajación en el que todo lo superfluo desaparece. No hay más que pensar en las diferentes fiebres del oro que se produjeron durante el siglo XIX. Todos se lanzaban a intentar hacerse ricos descubriendo oro y los buscadores eran en realidad hordas de personas. Tras ver cómo no todos conseguían hacerse ricos, muchos abandonaban y solo continuaban los que realmente estaban preparados para ello o habían tenido la suerte de estar en el mejor lugar en el momento de partida.

    Lo mismo está sucediendo, posiblemente ya, con las profesiones del entorno del social media. En un primer momento todo el mundo quería ser responsable de comunidad, experto en Facebook o en Twitter y genio de las redes sociales, aunque el tiempo ha demostrado que ni todos los profesionales que se intentaban reciclar en ese mercado eran necesario como que no todos los que se proclamaban expertos lo eran realmente. El mercado se está reajustando, separando el grano de la paja y quedándose solo con los profesionales que están realmente preparados para desempeñar ese trabajo.

    Además, las empresas empiezan a asumir que el trabajo no es cosa solo de community managers y que la presencia en redes sociales no depende únicamente de publicar un par de mensajes al día y responder a las dudas de los consumidores.

    Otros perfiles y otras tendencias

    El paso del tiempo está enfriando la importancia del community manager dentro de la empresa. Sí, es un profesional muy importante. Y sí, toda empresa necesita uno y uno que sepa lo que hace. Pero no solo de community managers viven las compañías. La propia gestión de redes sociales es un trabajo que va más allá de lo que hacen ellos y requiere profesionales y cualidades que no tiene por qué tener un community manager. Por ejemplo, cada vez es más importante el papel de los servicios de atención al cliente dentro las compañías como un elemento diferenciador y, sobre todo, el papel que las redes sociales juegan en ellos.

    Pero igualmente hay otras tendencias que han crecido en importancia en los últimos años y que van a marcar el futuro de la empresa, haciendo no que el papel del community manager desaparezca pero sí que se ponga más en contexto. El community manager ya no es el salvador de la compañía en un momento en el que tecnologías como las herramientas de big data han creado nuevas oportunidades y nuevas necesidades. Profesionales como los data scientist están adelantando a los community managers como los más buscados y deseados por las empresas (quizás porque, además, siguen siendo muy pocos en comparación con la demanda corporativa de ese perfil) y muchos otros perfiles están empezando a entrar en el terreno de juego.

    Tu escuela de negocios online especializada en el desarrollo ejecutivo de tu perfil profesional
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar