PuroMarketing

El engagement es muy superior al que logran formatos estáticos, como un pdf o un post 

El marketing de contenidos se ha posicionado como una de las vías más eficientes para llegar a los consumidores que tienen a su disposición las empresas. Los datos de los estudios lo dejan claro. Uno sobre 2019, el último año del que hay datos para el período completo, apuntaba a que el 73% de los marketeros había impulsado su estrategia de marketing de contenidos. Las previsiones que tenían entonces para este año y el siguiente eran las de que iban a aumentar la inversión en este terreno.

Pero, por supuesto, los marketeros no solo habían comprendido que debían dedicar más recursos al marketing de contenidos y posicionarlo en un terreno destacado de su estrategia de marketing, sino que además habían empezando a tener claro que no todos los contenidos funcionan del mismo modo. De entrada, lo que nos hace conectar con el marketing de contenidos varía, aunque dejando claro que solo los contenidos de calidad y que aportan valor añadido tienen un impacto en los consumidores.

Para continuar, no se trata solo de asumir las líneas generales de lo que hay que hacer, sino también estudiar qué interesa al mercado nicho y qué es lo que mejor encaja con ese grupo de consumidores. la diferencia no estará solo en la temática de los contenidos, sino también en los formatos y en la vía de acceso a los mismos.

Empeñarse en servir webinars cuando tus consumidores prefieren infografías o whitepapers (y viceversa) es un error de fondo.

El contenido que mejor funciona

Aunque, en general, existen unas ciertas líneas de contenidos que funcionan mejor que otros. Como acaba de apuntar un estudio elaborado por Ceros partiendo de respuestas de profesionales de la industria del marketing de contenidos en varios países y de compañías de todos los tamaños (desde pymes a multinacionales), lo que mejor funciona es el llamado contenido inmersivo.

Es más eficiente a la hora de conectar con los consumidores y tener engagement de lo que lo puede ser el llamado contenido estático. ¿Cuál es cuál? La diferencia está en lo que permite hacer al receptor. El contenido inmersivo incluye experiencias y formatos abiertos a la interacción (por ejemplo, visualizaciones de datos o calculadoras), mientras que el estático es el que espera que el receptor lo procese de forma pasiva. Es, por ejemplo, un pdf.

La diferencia entre un contenido y otro es abrumadora: el 90% de los encuestados asegura que entre el inmersivo y el estático el primero es el que ofrece mejores resultados.

El contenido inmersivo funciona, explican, porque logra crear experiencias memorables. Los receptores muestran mucho más engagement. De hecho, cuando se analiza qué hacen los marketeros que logran ser más efectivos, el estudio apunta que son quienes es más probable que creen contenidos como juegos, calculadoras o publicaciones interactivas.

Por qué no lo lanzan más

Si el contenido interactivo e inmersivo es el que mejor funciona, cabría preguntarse por qué las compañías no lo producen en masa. Al final, los contenidos más habituales siguen siendo formatos estáticos. Es más posible que una empresa te ofrezca un whitepaper en pdf que un juego online para acceder a un contenido.

Un 81% de los marketeros reconoce que le gustaría que sus empresas publicasen más contenidos inmersivos, interactivos y multimedia de los que producen.

No lo hacen porque no tienen recursos para lograrlo. La falta de habilidades in-house y el hecho de que quienes toman decisiones y manejan los presupuestos no acaben de verlo es lo que lastra su adopción.