PuroMarketing

Tras el año horrible que ha sido 2020 y el no muy buen arranque de 2021, cuando se sucedieron nuevas olas de coronavirus que obligaron a tomar nuevamente medidas drásticas, el verano de 2021 se presenta como una especie de momento esperado y deseado para las empresas. Parece casi un período normal, uno más próximo 'a lo de siempre', y también se posiciona como una oportunidad para recuperar espacio perdido. Si esto es así para las grandes empresas, lo es también - e incluso más - para las pymes.

El efecto de la crisis ha sido mucho más duro para las pequeñas y medianas empresas, que no contaban con una red tan sólida como la que tenían muchas de las grandes para afrontar los golpes de la pandemia.

Por ello, ahora mismo, deben aprovechar todas las oportunidades y deben tener muy en cuenta, a la hora perfilar marketing, ventas y estrategia, qué marca esta campaña de verano.

El esperado rebote del consumo y la fatiga pandémica

Los consumidores están hartos del coronavirus y de cómo ha impactado en su día a día. La fatiga pandémica era ya una cuestión emergente en el cierre de 2020. Lo es ya sin duda en el verano de 2021. Los consumidores están hartos, como demuestra la mayor polarización en temas como el uso de mascarillas o la presión por retomar ciertos comportamientos.

Lo que hace un año era algo que aún te pensabas, ahora es algo que haces sin mucha duda. Si a eso se suma que ciertas franjas de edad están ya vacunadas, se comprende mejor la situación.

Todo ello hace que se esté produciendo una vuelta de los consumidores a ciertos hábitos y gastos. El esperado rebote del consumo post-pandémico parece estar ya aquí. Los ciudadanos parecen más dispuestos a gastar dinero.

Una cierta vuelta a la normalidad

El verano de 2020, a pesar de que se repetía como un mantra la idea de la llamada "nueva normalidad", no supuso un retorno a lo normal para los responsables de las empresas y mucho menos para los de las pymes. Las certezas que se repetían cada verano, desde los flujos de consumidores veraneantes hasta el tirón de las rebajas, se quedaron eclipsadas por los cambios marcados por la pandemia. Hubo que improvisarlo todo.

Sin embargo, este año parece que todo va a ser mucho más parecido a cómo eran los veranos antes de las crisis. Amazon ya ha anunciado que celebrará su Prime Day, que el año pasado quedó pospuesto por la crisis. Será el 21 y 22 de junio y, en España, Amazon ya ha señalado que las pymes que venden en su plataforma tendrán su protagonismo. Lo interesante, más que este último punto, es lo que ayuda a entender sobre hacia dónde va el mercado. Que haya vuelto es una muestra más de la normalidad.

Más flujos de consumidores y visitantes

La mezcla del rebote de consumo y de la vuelta a la normalidad está haciendo que se cree un contexto en el que es más que probable que suban los flujos de visitantes. Si en 2020 no todos los consumidores sentían que fuese el momento de irse de vacaciones, no parece que eso vaya a pasar igual en 2021.

Los consumidores siguen más inclinados a comprar tu producto

Además, para las pymes la cuestión no es solo que los consumidores parezcan estar más en la calle o que vayan a comprar más, sino también cómo se posicionan en relación a sus productos y sus negocios. Como ha demostrado el boom de tendencias como el localismo, los consumidores se han vuelto un tanto más sensibles a lo que les rodea.

Han comprendido cómo ha afectado la crisis a las pequeñas empresas de su entorno y quieren apoyarlas más para sostener su existencia. Esto hace que los consumidores se sientan más inclinados a consumir con pymes o que las tengan más en cuenta, algo que estas empresas deben aprovechar.