PuroMarketing

Ante los problemas de privacidad y recolección de datos, los marketeros vuelven a centrarse en los correos electrónicos 

En los últimos años, los marketeros se han ido refugiando más y más en el email marketing. El email marketing se posicionó como una alternativa ante los problemas que generaba el social media marketing. Las redes sociales habían crecido de forma notable y habían tenido su momento de oro, en el que parecían la panacea que salvaría frente a todos los males.

Dado que el alcance orgánico era en un primer momento muy elevado y que los resultados que se conseguían eran muy positivos, los marketeros apostaban fuertemente por su potencial.

Luego, los cambios en los algoritmos que controlan qué se ve en esos feeds hicieron que las marcas se convirtiesen en prácticamente invisibles y eso llevó a que su retorno no fuese tan positivo como antes. Si las marcas querían que los consumidores las viesen y que recibiesen los mensajes que lanzaban en el momento adecuado, tenían o que pagar campañas de posts patrocinados o que buscar nuevas vías para situarse.

Entre esas nuevas vías, el email marketing se convirtió en uno de los elementos claves para conectar con los consumidores y para cubrir lo que el social media marketing había dejado. Lo mismo podría estar ocurriendo ahora, aunque con un elemento diferente. Los últimos cambios en privacidad - no solo los legales, sino también los ajustes de los grandes players tech - han cambiado las reglas del juego.

Email marketing ante los retos de los datos

Para los marketeros, es cada vez más importante tener vías propias para acceder a los datos, pero también para controlar más qué ocurre con sus acciones de marketing. En ese contexto, el email marketing vuelve a resurgir como una de las soluciones clave a los nuevos retos, por mucho que también pueda verse afectado por algunas de esas cuestiones.

Esto es lo que demuestra un estudio reciente, elaborado por LiveIntent y Advertiser Perceptions. El 63% de los marketeros apunta que para ellos el email es la mejor vía para recolectar datos first party. Este porcentaje supera a quienes aseguran que priorizarán los gráficos de identificación (49%) o quienes apuntan que mejorarán sus relaciones con fuentes de datos second party.

Para qué se emplea el email

Además, el email se ve como una herramienta fuerte en otras áreas. No solo la ven como un elemento con elevado potencial a la hora de usarlo como fuente de información y datos, sino también en la relación en términos de privacidad con los consumidores. Un 80% de los encuestados apunta que el correo electrónico es la vía más directa para conseguir que los consumidores den su consentimiento a la gestión de datos.

Al mismo tiempo, lo ven con una herramienta con elevado potencial a la hora de hacer segmentación. La ID vinculada al mail es percibida como una alternativa bastante universal ante todos los elementos que generan dudas en privacidad y un 75% de los encuestados añade que están satisfechos con las capacidades de segmentación que da el correo electrónico.

Igualmente, el mail funciona como una vía para reforzar la estrategia. 4 de cada 5 marketeros encuestados indica que usa los datos de email para fortalecer su estrategia de segmentado de público similar.