PuroMarketing

Los retailers ya registran más de la mitad de su tráfico desde los dispositivos móviles. La revolución tecnológica ha provocado que los usuarios recurran cada vez con más frecuencia a sus terminales inteligentes para buscar información sobre marcas y productos.

El crecimiento ha sido espectacular. El informe de Branding Brand muestra que en 2010 las tiendas online apenas registraban un 4% de su tráfico procedente de los dispositivos móviles. En la actualidad, ese porcentaje se ha elevado hasta el 50,7%.

Este desarrollo tiene su traducción directa en conversiones. El informe indica que el 30% de las ventas online ya se confirma a través de tabletas y smartphones, con una distribución muy similar, ligeramente a favor de las tabletas (15% vs 14,7%). En cambio, durante el mismo periodo del año anterior, las ventas registradas en los dispositivos móviles fueron del 22,7%, de las cuales, más de la mitad (13,5%) se completaron en las tabletas, dejando un 9,2% para los teléfonos inteligentes.

El informe refleja asimismo un importante aumento en la tasa de conversión de los smartphones, que ha pasado del 0,75% en 2013 al 1% actual. Por su parte, en el caso de las tabletas se ha mantenido apenas invariable (2,46% vs 2,47% en la actualidad).

Otro punto a favor de los dispositivos inteligentes es su papel como aliados de las tiendas físicas. Según el estudio de Gannett y Digital and Key, estos terminales inteligentes están presentes durante todo el proceso de compra, fomentando la conversión, bien sea online u offline.

Así, el 89% de los encuestados ya recurre a él desde el mismo instante en el que redacta su lista de la compra, mientras que para el 90% se trata de un compañero útil y fiel cuando se trata de tomar la decisión final. Una de las principales actividades que estos clientes realizan en ese momento es el de buscar cupones (35,9) o cualquier otro tipo de ventajas económicas (10,32%) o comparar precios (9,22%).

Por tanto, los dispositivos móviles se han convertido en una herramienta imprescindible para los usuarios, que las marcas pueden utilizar como puerta de acceso a su mente y su corazón. Para ello, han de comenzar a pensar en móvil, y diseñar acciones específicas para estos dispositivos, cuyo amplio espectro cubra los distintos puntos de contacto durante toda la fase de compra.