PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

El futuro inmediato, y en cierto modo ya el presente también, pasa por un mundo plenamente conectado. El hogar conectado lleva años presente en las listas de tendencias y en los esfuerzos de las marcas, aunque el boom de las nuevas tecnologías de los últimos años y el despliegue inminente de la tecnología 5G hacen que su entrada en la realidad de forma tangible parezca mucho más inminente que nunca. Cada vez más elementos de nuestra vida diaria estarán conectados y se convertirán en fuentes de información. Entre ellos, estarán los coches.

Los vehículos conectados son también una de esas tendencias que los expertos en marketing y en tecnología han estado incluyendo de forma recurrente en sus previsiones de hacia dónde van las cosas. Los beneficios de los coches conectados para los consumidores parecen muchos, ya que permitirían ofrecer una amplia capa de nuevos servicios. Los usuarios no serían los únicos que se verían beneficiados por esta nueva situación.

Los fabricantes de coches se encontrarían con muchas nuevas oportunidades, desde saber qué ocurre con sus vehículos y usar esa información para mejorarlos hasta abrir nuevas ventanas de negocio (como la publicidad dentro del coche), pero también podrían hacerlo el resto de las empresas. En el mundo de los datos, los automóviles podrían ser la nueva gran fuente de información relevante.

Si los vehículos están conectados, serán un elemento más de ese nuevo entorno que formarán las smart cities o los hogares inteligentes. Pero, además, serán también una fuente de datos constante sobre lo que hacen los consumidores. Igual que los smartphones rompieron una barrera en datos y en conocimiento, cuando empezaron a acompañar - siempre conectados - a los consumidores a todas partes, los coches podrían añadir mucha más información sobre qué, cuándo y cómo hacemos cosas.

Más cómodo y "más espía"

Los coches, como recuerdan en un análisis en el último número de la revista Fortune, se podrían convertir en una especie de "espías" de sus usuarios. A medida que cada vez más vehículos cuentan son sistemas de asistentes personales (como los altavoces inteligentes), los consumidores están empleándolos cada vez más. Además, el sistema está siendo refinado para que pueda ser más eficiente y comprender mejor lo que sus usuarios quieren y les dicen (como ocurre con los de los altavoces), al tiempo que se están sincronizando más y más con los terminales conectados del resto del día a día de los consumidores.

Poder decirle a tu coche que vaya encendiendo la calefacción y que eso ocurra en casa es muy cómodo, pero también abre nuevas ventanas de seguimiento y acumulación de datos. No solo estás pidiendo que se encienda la calefacción, estás marcando mucha información sobre tu rutina diaria.

Una de las portavoces de la Electronic Privacy Information Center estadounidense alerta en la revista de que los consumidores "tienen buenas razones" para preocuparse por cómo impactará en su privacidad estos sistemas de reconocimiento de voz en sus coches.

Si se tiene en cuenta que su presencia no para de crecer (las estimaciones hablan de 40 millones de coches conectados en 2018 que serán 120 en 2020), se puede comprender todavía mejor esta situación. Un analista señala incluso que en cinco años la mayoría de los nuevos vehículos vendrán, de serie, con un sistema de reconocimiento de voz.

Un perfil más eficiente de cómo son los consumidores

Y esto tendrá un impacto brutal en lo que hacen las empresas y en lo que saben de los consumidores. Estos sistemas no solo permitirán lanzar anuncios y recordatorios vinculados a marcas en el momento más adecuados, sino que también darán mucho más datos sobre qué hacen los consumidores y cómo impacta en su consumo. Se generarán muchos más datos sobre ellos, que harán que el perfil de los consumidores sea todavía más completo.

Además, y aunque los fabricantes de automóviles han comprendido ya el potencial de estas herramientas y quieren también llevarse su parte del pastel, quienes están ya dominando en este mercado y quienes se han posicionado de forma sólida son Amazon, Apple y Google, las compañías con sistemas de asistentes ya con tirón en otros nichos de mercado y quienes tienen ya muchos datos y mucha información sobre los consumidores por otras vías.

Si a lo que ya saben de sus clientes, estos gigantes suman lo que sus coches dirán, tendrán un perfil muy efectivo y con el que será muy complicado competir sobre cómo son los consumidores.

ESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosBSM UPF Universidad Pompeu Fabra Medianzo