PuroMarketing

En los tiempos que corren, la reputación lo es prácticamente todo para las empresas. Las compañías necesitan tener una muy buena imagen pública y tienen que lograr despertar entre sus consumidores muchas emociones, entre ellas la de la confianza. Tienen que ser capaces de confiar en la empresa en cuestión, especialmente a medida que cada vez la relación entre los consumidores y las empresas es más estrecha. En el mundo de los datos, de los servicios personalizados y del estar siempre conectados, las compañías están cada vez más próximas al consumidor y tienen cada vez más información sobre ellos. Por ello, es más importante que nunca que las empresas sean capaces de despertar esa sensación de confianza, porque el consumidor no se sentirá cómodo con ellos si no confía en ellos.

A eso se suman otros elementos, que ayudan a conformar la imagen de las marcas y de las empresas y que permiten establecer esa reputación (buena). Están también el impacto de las compañías en la sociedad, su relación con los temas del momento, la calidad de sus productos o la huella que estos tienen en el entorno. La lista es cada vez más amplía y las empresas tienen que mantenerse al día para ser capaces de cumplir con todas las expectativas de su audiencia.

Pero ¿quiénes lo están haciendo bien? El último estudio sobre reputación a nivel global llega del Reputation Institute, que ha analizado cómo se ve a las diferentes empresas a nivel global y cuáles son las que se posicionan de forma más destacada en este terreno. Según sus conclusiones, ahora mismo Google es la compañía que mejor lo está haciendo. El gigante es quien tiene mejor reputación en términos de responsabilidad corporativa en todo el mundo. La compañía logró encaramarse a estos puestos destacados a pesar de que, en general, las compañías de tecnología han perdido en términos de reputación de un año para otro.

Google, la compañía con mejor reputación

En general, esa industria perdió 3,9 puntos en reputación como buenos espacios de trabajo, 2,9 en valores de ciudadanía y 2,7 en gobierno. En la media, las empresas de tecnología perdieron 3,1 puntos. A Google la ayudó para mantener su posición dominante su política en lo que respecta al trabajo. "Tuvo éxito en otras dimensiones, pero el elemento diferenciador fue el ámbito de trabajo", explica el responsable del estudio. Los consumidores ven a los trabajadores de Google como personas con un propósito y también sienten que Google es un empleador justo, en el que hay igualdad de oportunidades. Eso ayudó a la compañía en su reputación global.

La cuestión ahora es si Google será capaz de mantener esa reputación y esa posición dominante. La compañía acaba de echar el cerrojo definitivo a Google +, su intento por entrar en el mercado de las redes sociales (sin éxito). El cierre de Google + sin embargo no tiene nada que ver con su escaso éxito, sino en que se convirtió en un momento dado en un agujero de seguridad para Google. La gestión del fallo de seguridad ha sido un tanto criticable. El problema ha estado activo entre 2015 y 2018 y ha permitido el acceso a datos de 500.000 usuarios. Google no contó nada al mundo hasta ahora.

Dado que los consumidores son cada vez más sensibles a lo que ocurre con sus datos y con la información que las empresas atesoran sobre ellos (y que los escándalos de información se han cobrado un caro peaje en Facebook en el último año) se podría esperar que la reputación de Google se acabe viendo afectada por ello. Sin embargo, el experto del Reputation Institute cree que, aunque hay que esperar para ver qué ocurre, Google ha logrado tener bastante margen de maniobra y que el problema no tendrá un impacto muy elevado.

Lego y su posición en reputación

Tras Google, el estudio posiciona a una horquilla bastante variopinta de empresas. No todas son populares para todos los consumidores, pero al ser un estudio global es bastante habitual que los resultados sean variados. Lego es la segunda marca con mejor reputación de todo el mundo, seguida por Natura, Novo Nordisk, Microsoft, Bosch, Canon, Michelin e Ikea.

En el caso europeo, como demostró la edición regional que la misma organización hizo previamente, Lego es la gran ganadora en reputación, adelantando en este caso también a Google. La estrategia de responsabilidad corporativa y su sentido de propósito hicieron que Lego fuese la compañía más valorada en Europa. Entre las diez compañías más valoradas por los europeos en términos de reputación no se encontraba Google.

La pérdida de la confianza

Otra de las conclusiones más interesantes del estudio es la caída generalizada en lo que a la reputación de las empresas toca. Como apuntan en las conclusiones del estudio, la burbuja de la reputación ha estallado. Las compañías en general en todo el mundo han perdido en reputación. Los consumidores sienten que son cada vez menos responsables y por tanto tienen reputaciones más malas.

Esto ocurre por primera vez desde la crisis económica. Después de ese momento de desencanto, las compañías parecían estar recuperando terreno perdido. Ya no lo están. El auge de las noticias falsas, el hecho de que los consumidores sienten que todo es menos auténtico, las brechas de seguridad y los problemas que el movimiento #MeToo ha ido destapando han hecho que las empresas pierdan reputación.