PuroMarketing

Una de las figuras clave en las empresas ha sido - y es, ahora con mucho más poder - el máximo responsables de marketing. El Chief Marketing Office (CMO) tiene un papel clave en la estrategia y en los pasos que se siguen para conectar con los consumidores. Y, como ocurre con tantas otras cosas, también necesita adaptarse a los tiempos y a los cambios.

El CMO del presente - y que esté mejor preparado para el futuro - tiene que tener una serie de características que le ayuden a sobrellevar los nuevos retos y a posicionar mejor a su marca de cara al futuro. Para ello, no queda más remedio que adquirir nuevas capacidades (muchas veces echando mano de planes de formación continua) o que adquirir más experiencia directa en ciertos terrenos concretos.

Lo que sí tiene que tener claro el CMO es que el perfil "clásico", la idea de lo que suponía ser un máximo responsable de marketing hace 50, hace 20 o incluso hace 5 años ya no funciona. Los máximos responsables de marketing de ahora tienen que estar preparados para los tiempos que corren y para las exigencias que hoy importan.

Esto implica posicionarse mucho mejor en más áreas y tocar más puntos. Un análisis reciente del medio CMO ha estudiado los cambios a los que debe enfrentarse el máximo responsable de marketing y cómo debe ser capaz de posicionarse ante ellos. De sus conclusiones se pueden extraer unas cuantas líneas maestras sobre lo que el CMO de hoy debe ser y tener.

Lo que el CMO debe ser capaz de hacer

El primero de los elementos que el análisis destaca es el de ser más abierto y más inclusivo. ¿Qué quiere decir esto? La clave está en la propia naturaleza del trabajo de los marketeros. El marketing ya no es solo marketing: ahora requiere muchos más elementos, muchos más terrenos de negocio y ha visto como muchas más fronteras se han ido volviendo difusas.

De hecho, ya no es solo que el máximo responsable de marketing tenga que saber de muchas más cosas, desde tecnología a protección de datos, sino también que cada vez más departamentos y más áreas lo necesitan a él. Las decisiones del CMO y sus recomendaciones llegan a cada vez más y más terrenos y tienen un eco más y más amplio. Su impacto está en las ventas, en los procesos de compra, en la conversión, etc. El CMO tiene que tener cada vez más elementos en cuenta y está cada vez más integrado en las decisiones y las acciones generales de la empresa.

A eso se suma que es cada vez más importante que tenga conocimientos de contabilidad y financieros. No se trata solo de que lleve las cuentas de su departamento de la mejor manera posible, sino que su posición dentro de la parte económica de la empresa es cada vez más importante. Cada vez más empresas vinculan los objetivos de ventas al departamento de marketing y hacen que su trabajo estén más vinculado a lo financiero. Al mismo tiempo, cada vez son más las empresas que venden directamente online, lo que hace que la presencia de la marca y su ejecución en el mercado estén más vinculadas que nunca.

Por supuesto, y este es el tercer punto clave que destaca el análisis, el CMO tiene que tener un "internet fluido". Esto es, tiene que estar al día en los cambios tecnológicos y tiene que ser capaz de seguir el ritmo de lo que internet está imponiendo en estos tiempos. Necesitan ser capaces de adelantarse al impacto de los cambios, de ver cómo les pueden sacar el mejor partido y de cómo impactarán en su negocio las novedades que la tecnología e internet aportan.

Y, finalmente, el CMO tiene que ser un buen jugador de equipo. puede que hace unos años los trabajos de marketing y publicidad se viesen como su pequeño terreno creativo. Ya no.

El hecho de que el trabajo en marketing afecte cada vez más a más departamentos y tenga un impacto de un modo más generalizado a las empresas implica que sus máximos responsables de departamento tendrán que ser capaces de posicionarse de un modo mucho más sólido en sus relaciones con los demás directivos. Tienen que saber jugar bien en equipo y establecer relaciones fluidas, ya que es la única manera de conseguir que las cosas funcionen.