Varias compañías están fabricando ya gel hidroalcohólico en sus instalaciones

Los tiempos de crisis son una prueba de fuego para los valores de las empresas y para sus estrategias de responsabilidad social corporativa. Son el momento en el que los consumidores se fijan con atención en cuánto hay de promesas y cuánto de hechos reales. Por tanto, la pandemia del coronavirus será un momento de atención en el que los ciudadanos se fijarán en si las empresas son realmente fieles a sus principios y a los valores que defienden, pero también en cómo actúan y qué hacen.

Muchas son las compañías que están anunciando diferentes medidas vinculadas a la situación. Algunas, que tienen la capacidad para hacerlo (no todos los sectores pueden, al fin y al cabo), están cambiando su producción para ajustarla a las necesidades que la ciudadanía en general tiene en tiempos de pandemia. Están fabricando antibacterias, máscaras y otros elementos para luchar contra el COVID-19.

El gigante del lujo LVMH fue uno de los primeros en realizar un cambio en la producción. La compañía ha paralizado la producción en sus fábricas francesas de perfumes para centrarse en producir gel hidroalcohólico. Su producción está destinada al sistema público de salud francés.

El lunes, de hecho, estaba previsto que entregasen a los hospitales de la región parisina, que aunque siguen teniendo stock sí han notado ya la presión, las primeras entregas. El proceso de cambio fue, según fuentes sanitarias parisinas que recoge la prensa gala, muy rápido. LVMH les ofreció la producción el sábado por la noche y al día siguiente a primera hora de la tarde ya se había concretado el proceso.

No es la única compañía que se ha ofrecido ya a fabricar gel hidroalcohólico. En España, Pernord Ricard, el gigante de las bebidas, ha ofrecido usar su fábrica en Manzanares, Ciudad Real para fabricar este producto. Según las estimaciones de la propia compañía, podría fabricar unos 50.000 litros diarios de esa sustancia en su fábrica. "Podríamos destinar una parte de nuestros medios para fabricar estos productos en cuestión de días y tenemos capacidad para fabricar 50.000 litros diarios para ser embotellados después de una planta de envasado de otra empresa externa que envasa geles", señalaron.

La industria cosmética también está haciendo el cambio. Cantabria Labs, que son la compañía que está detrás de varias cremas cosméticas, ha comenzado ya a producir soluciones hidroalcohólicas en una de sus plantas y también se han puesto al servicio del Ministerio de Salud. En su primer día tras cambiar los planes de producción en la fábrica en la que han arrancado el lanzamiento de gel, lograron ya producir 12.500 unidades de 100 mililitros de esta sustancia.

En general, según explicaban desde Stanpa, la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética, la industria está trabajando para responder a la alta demanda de esos productos.

Mascarillas y textiles

En otros sectores también se han producido ofrecimientos y cambios, ya que al fin y al cabo lo que se necesitan son más que geles hidroalcohólicos. Inditex anunciaba hace tan solo unos días que ponía "a disposición del Gobierno toda su capacidad logística, de aprovisionamiento y de gestión comercial". Con ello, ofrecen su cadena logística para traer material desde China.

La compañía también se ha comprometido a una donación semanal de material sanitario (como mascarillas), compradas directamente por la firma, y ha abierto la puerta a cambiar la producción de sus fábricas para ser ellos quienes produzcan esos materiales. La división de producción del gigante textil está investigando cómo podrían fabricar ellos mismos las batas protectoras que necesitan los profesionales sanitarios.

No solo los gigantes están ofreciendo cambiar su producción para ajustarse a las demandas de Sanidad y algunas pymes en sectores que pueden resultar útiles también lo han hecho. Por ejemplo, es lo que han hecho algunas firmas de la industria textil gallega, que han ofrecido su trabajo para crear materiales. Los fabricantes de tejidos son unos de ellos.

De agencia de publicidad a fabricante de mascarillas sanitarias

Y no son las únicas. Algunas empresas y agencias de publicidad como ARPro Tenerife y Publi Ruiz han tomado la decisión de invertir su tiempo y fabricar mascarillas solidarias para los hospitales y centros de urgencias. Una iniciativa de carácter solidario que extenderán a centros de salud, agentes de seguridad y todos aquellos que lo necesiten.

Respiradores contra el coronavirus

En España, Hersill. Situada en Móstoles, es una Pyme madrileña que se ha convertido en uno de los principales proveedores del Sistema Nacional de Salud. Desde que comenzó la crisis trabajan a contrarreloj y a destajo para dar soluciones, pero también es cierto que su estructura tiene limitaciones. Por todo ello, otras empresas y grandes marcas están cambiando su producción para responder a la demanda.

El fabricante de coches SEAT ya hace pruebas para la elaboración de material sanitario en la planta de Martorell, sin actividad desde el lunes. La multinacional española se convierte así en otra de las empresas que se suman a la causa para fabricar en este caso respiradores contra el coronavirus. Causa a la que también se han sumado un grupo de Ingenieros españoles con el objetivo de fabricar respiradores de bajo coste con impresoras 3D.

Fuera de nuestras fronteras, el propio Elon Musk anunciaba en Twitter que la propia Tesla podía fabricar respiradores artificiales si fuera necesario. Propuesta que rápidamente despertó el interés del alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, que aceptaba el ofrecimiento.

Otro gigante como Airbus o Navantia están trabajando a contrarreloj para producir este tipo de respiradores que son de vital importancia para el tratamiento de los enfermos de las UCIS. En otros países como Reino Unido, Rolls-Royce y Jaguar fabricarán respiradores para pacientes de coronavirus.

Servicios añadidos

A estas compañías hay que sumar todas aquellas que no están cambiando su producción (porque no podrían ofrecer nada de este tipo) pero sí están ofreciendo servicios y materiales que pueden ser aprovechados. Por ejemplo, los archivos están donando los guantes y mascarillas que tienen en su stock (y que usan en su trabajo con documentos) a los hospitales.

Los taxistas están ofreciendo servicios en muchas ciudades a personal sanitario y los hoteles están ofreciéndose para ser reconvertidos en espacios sanitarios durante los picos de contagio. Algunas cadenas, como RoomMate o Paradores, han sido las más visibles, pero han sido muchos más los hoteles que han ofrecido sus espacios. En muchas zonas de España, desde Madrid y a Tenerife, los responsables de restaurantes y cadenas de comida están ofreciendo comida ya hecha al personal sanitario.

Igualmente, empresas de tecnología están ofreciendo sus servicios, como los de teleconferencias, para poder cubrir necesidades de la población.

Patrocina
Más de 30 años formando profesionales. Nos rodeamos de los mejores