PuroMarketing

Muchos son los formatos publicitarios que las marcas y las empresas emplean en el entorno móvil, pero lo que está absolutamente claro es que, sea como sea y sea el formato que sea, las compañías confían cada vez más en ellos para llegar a los consumidores. El móvil está cada vez más integrado en nuestro día a día y es cada vez más importante, lo que tiene un efecto en la estrategia de las empresas. Si los consumidores pasan cada vez más tiempo pegados a las pantallas de sus móviles, las marcas y las compañías quieren estar más presentes en esos espacios.

Pero si algo tienen que aprender es que lo que saben de la publicidad y lo que han ido aprendiendo en los últimos tiempos sobre lo que importa en la red no es exactamente lo que tiene que funcionar en el entorno móvil. Los contenidos tienen que cambiar, pero también los formatos publicitarios. Nada más molesto que tropezar, de hecho, desde la pantalla del móvil con alguno de los formatos que están pensados directamente para la pantalla de escritorio, como pueden ser los interstitials.

No es el único elemento que tienen que tener en cuenta las marcas y las empresas en su estrategia. No se trata solo de cambiar el formato, sino también de comprender que en el universo móvil percibimos las cosas de un modo completamente diferente.

El margen de maniobra para lograr que el consumidor conecte con el anuncio es muy breve, ciertamente mucho más breve que lo que se tiene en el entorno de escritorio.

Menos de un segundo para llegar al consumidor

Es lo que acaba de demostrar un estudio de neurociencia, elaborado por Neurons Inc para la Mobile Marketing Association. Según los datos del estudio, los consumidores solo dedicaron 400 milisegundos para ver y reaccionar emocionalmente al 67% de los anuncios móviles que recibieron durante la prueba. "En esencia,en lo que el consumidor tarda en pestañear, su cerebro ya ha visto y procesado el anuncio móvil", explicaban en las conclusiones del estudio.

Esto implica que, de entrada, los anuncios móviles tienen menos de un segundo para generar reacciones si quieren que los consumidores conecten con el anuncio. En el universo móvil, las cosas van mucho más rápido de lo que lo hacen en el universo online en general. En el escritorio, la media de tiempo para lograr esta conexión era de dos a tres segundos. Esto es, doblaba y hasta triplicaba los tiempos de margen de maniobra que tenían los anuncios móviles.

Por tanto, los responsables del estudio no creen ya que el debate esté en enfrentar los anuncios de 15/30 segundos con los de 6. En realidad, los marketeros tendrían que estar pensando ya en cómo van a lograr impactar en el primer segundo del mensaje publicitario.

Otras conclusiones relevantes

Además, el estudio también llegó a conclusiones llamativas sobre cómo compiten las marcas, demostrando que no son exactamente todas iguales en lo que a publicidad se refiere. Aunque todas las marcas tienen las mismas oportunidades en lo que se refiere a ser vistas o no, las marcas más importantes logran que sus anuncios generen reacciones emocionales mucho más rápido de lo que lo consiguen las marcas menos destacadas.

Igualmente, no todos los formatos tienen la misma respuesta. El estudio aporta buenas noticias para la publicidad en vídeo. Este tipo de anuncios es dos veces más probable que generen respuesta emocional que los anuncios estáticos.