PuroMarketing

Cuando internet estaba empezando y cuando la publicidad online estaba creciendo, apareció un formato publicitario que tuvo rápidamente muchísimo éxito. Era la publicidad contextual, que usaba el contenido que la página en cuestión estaba sirviendo para determinar qué iba a mostrar a los consumidores en lo que a anuncios se refiere.

La idea era que los anuncios estarían relacionados con lo que el internauta estaba mirando en ese momento, tema en el que tenía que estar interesado, y que por tanto lograrían un mejor eco. Si un consumidor estaba buscando información sobre un viaje, por ejemplo, la publicidad que vería estaría vinculada con ello y le impulsaría a acceder al contenido que el anuncio estaba proponiendo.

La publicidad contextual creció mucho y tuvo su gran momento de gloria, hasta que llegó el boom de la personalización y el adecuar los anuncios a lo que el consumidor había hecho, leído o buscado. Partiendo de los datos de los consumidores, la publicidad se ajustada de un modo personalizado a ellos. ¿Tenía la publicidad contextual todavía nicho de mercado en este entorno?

Puede que en el momento en el que la publicidad personalizada estaba pasando sus tiempos de gloria la respuesta a esa pregunta hubiese sido una. Lo cierto es que ahora, que la personalización está enfrentándose a ciertas dudas, la respuesta es más bien otra. La publicidad contextual no solo tiene todavía su mercado, sino que además sigue despertando mucho entusiasmo.

Como explican en el análisis de las conclusiones de un estudio que publican en MarTechToday, la publicidad contextual ha vuelto de nuevo y no solo no ha sucumbido a la personalización sino que además tiene su nuevo gran momento. Eso es lo que apunta el estudio sobre la materia de GumGum, que se centra en el mercado estadounidense y británico (pero ese es, no olvidemos, los pioneros en estas cosas).

Según sus datos, son más los anunciantes que emplean publicidad contextual o basada en el contenido de los que emplean publicidad segmentada. El análisis no solo ha descubierto eso, también ha concluido que los anunciantes están redescubriendo el potencial de este tipo de publicidad.

Así, en EEUU el 49% de los responsables de marketing está empleando publicidad contextual, convirtiéndola en la más popular. En Reino Unido este tipo de anuncios son los segundos más populares, con el 32% de responsables de marketing señalando que los emplean, pero el mercado podría cambiar.

La aplicación de la normativa europea de protección de datos podría hacer que los marketeros cambiaran su estrategia y el uso que hacen de las herramientas publicitarias online. Ante los nuevos retos de la ley europea y del terreno de juego que impone, la publicidad contextual se convierte en una potencial solución a los problemas.

Solucionando riesgos

De hecho, lo interesante de los datos del estudio no es solo que demuestre que la publicidad contextual nunca desapareció del mercado, sino más bien la tendencia a redescubrir su potencial y sobre todo a verla como a una solución a los grandes retos a los que se enfrentan ahora los anunciantes.

La publicidad contextual no es solo vista como un antídoto ante las crecientes leyes de protección de datos (la europea y la que se ha aplicado en California). Estas normativas limitan el uso que se hace de la información de los consumidores y también hace mucho más difícil la publicidad segmentada (y menos efectiva). Los anuncios contextuales permiten evitar los problemas que seguir la ley implica.

A eso se suma este tipo de anuncios online se ven también como menos arriesgados en lo que a riesgos para seguridad de la imagen de la marca toca, porque la propia naturaleza del formato limita dónde aparecen los contenidos publicitarios.

Los valores de esta publicidad

Los responsables de marketing no valoran además únicamente el potencial de estos anuncios como herramienta para solucionar los problemas a los que se enfrentan, sino que también ven su parte positiva en otras áreas.

Así, por ejemplo, creen que son anuncios que resultan relevantes. Un 44% de los encuestados considera que este tipo de formato publicitario ayuda a hacer más relevantes los anuncios. A ellos se suman quienes creen que ayudan a que aparezcan en entornos de calidad, lo que mejora la credibilidad de la publicidad.

Por ello, no sorprende que un 31% de los encuestados planee en aumentar su gasto en publicidad contextual el año próximo. En la edición anterior del estudio, solo un 24% planeaba aumentar su gasto.