PuroMarketing

Uno de cada tres consumidores de ese grupo reconoce que prefieren ese tipo de marcas frente a las que no tienen identidad sonora clara

En la lista de elementos que ayudan a perfilar la identidad de una marca y asentarla de un modo reconocible para los consumidores, el sonido se está posicionando como uno cada vez más importante. La identidad sonora no es exactamente algo nuevo: las compañías llevan mucho tiempo haciendo audiobranding. Sin embargo, en un mundo en el que lo visual se ha ido haciendo cada vez más importante, el branding sonoro había perdido fuelle frente a otros elementos. No se veía como tan decisivo y, en general, solía estar más descuidado.

Las cosas han empezado a cambiar. Más allá de las compañías que ya usaban elementos sonoros como palanca para llegar a sus consumidores y conectar con ellos (no hay que pensar más, por ejemplo, en como el sonido de las Harley Davidson las identifica pero también las posiciona de modo emocional para sus consumidores), otras muchas han empezado a crear identidades sonoras.

Las razones del crecimiento del audiobranding están en los propios cambios de mercado. El marketing se ha vuelto más multisensorial, los estímulos visuales se han 'quemado' y los asistentes virtuales o los altavoces inteligentes han hecho mucho más importante el entorno sonoro.

Por ello, las compañías están desarrollando logos sonoros o creando identidades claras sonoras para sus productos y sus servicios. Los beneficios de los logos sonoros son múltiples, ya que apela al subconsciente y se queda mejor en la memoria del consumidor.

Pero, además, también permite conectar con grupos demográficos clave. Eso es lo que acaba de demostrar un estudio británico, que ha analizado cómo reaccionan los consumidores más jóvenes ante la identidad sonora de las marcas. Uno de cada tres consumidores de menos de 35 años reconoce sentirse más favorable ante aquellas marcas que tienen una identidad sonora, según las conclusiones del estudio de DLMDD y YouGov.

Más favorables que la media de los adultos

El porcentaje de los jóvenes adultos que son favorables a los logos sonoros es superior a la media de todos los consumidores. Se pasa del 33% en los menores de 35 al 20% en todos los adultos. Así, por ejemplo, estos consumidores vinculan rápidamente las marcas a los elementos sonoros que las identifican. Un 44% conecta McDonald's con su "I'm lovin'it", un 33% a Coca Cola con el sonido de una botella abriéndos y un 26% a Netflix con el "tadum" que suena antes de cada contenido.

La importancia de la identidad sonora es tal que un 18% de los encuestados reconoce que se siente más proclive a comprar marcas con identidad sonora que las que no la tienen. Este porcentaje prácticamente dobla la cifra general.

Aunque la identidad sonora y su potencial parece claro para este grupo de consumidores, el 32% de los consumidores reconoce que no es capaz de asociar una marca y un sonido. Esto es, hay un importante vacío de marcas con identidades sonoras. Las compañías tienen un espacio por conquistar y a recorrer, creando esa identidad sonora que están descuidando y conectando con estos consumidores jóvenes.