PuroMarketing

Una encuesta elaborada por Duff & Phelps, el principal proveedor global de soluciones para la gestión del buen gobierno, los riesgos y la transparencia, revela que el 85% de las compañías de bienes de consumo de alta rotación ha tenido una experiencia negativa con influencers, en su informe Face Value Report, en el que destaca los resultados de una encuesta realizada a más de 900 directores de marketing corporativo del sector de bienes de consumo de alta rotación (FMCG, por sus siglas en inglés) y proporciona información sobre el valor del marketing de influencers, así como el impacto financiero y de reputación por las experiencias negativas con los influencers.

En concreto apunta que un 25% de las empresas han sufrido una pérdida de entre 100.000 y 250.000 dólares por una experiencia negativa con influencers. A pesar de ello, la tendencia para 2021 presenta que casi la mitad de las empresas de FMCG (46%) esperan gastar entre el 31 y el 50% de su presupuesto total de marketing en influencers -una quinta parte en comparación con el promedio gastado entre 2018 y 2020-, mientras que casi una de cada 10 (8%) gastará más del 70%.

El promedio de gasto por influencer entre las empresas de bienes de consumo a nivel mundial es de 22.151 dólares al año. Sin embargo, España gasta una media de 24.861 dólares y experimenta un incremento de ventas en relación con el gasto del 43%, en línea con la media de todos los países en los que se ha llevado a cabo la encuesta, que es del 46%.

Javier Zoido, Managing Director y Líder de Valoraciones de Duff & Phelps para Iberia ha explicado que "las estrategias de comunicación a través de canales tradicionales como pueden ser la radio, la televisión o la prensa escrita, han quedado relegadas a un segundo plano, dejando el podio al mundo digital, y dentro de ese inmenso mar de opciones encontramos que los influencers son los protagonistas del momento en que vivimos. En este sentido, detectamos que las empresas de consumo cada vez destinan más recursos a sus campañas con influencers, ya que es una práctica con muy buena acogida por parte del consumidor final. Y podemos decir, que esta tendencia estará cada vez más afianzada, con perspectivas de crecimiento positivas a largo plazo".

Marcelo Correia, managing director de la práctica de Business Intelligence and Investigations de Kroll, ha explicado que "Hoy en día las empresas buscan crear lealtad en los consumidores basándose en la premisa de la confianza. Todos sabemos que la confianza es una relación que puede tardar años en crearse, pero segundos en romperse, y es muy difícil de recuperar. Si una marca decide llevar a cabo una estrategia con influencers, debe asegurarse mediante una investigación a fondo que estos cumplen con sus valores, de no hacerlo se estaría exponiendo a posibles conflictos que puedan generar la pérdida de esa confianza, y que, por tanto, repercuta en sus ventas. Cada vez más empresas demandan llevar a cabo estos trabajos de due diligence, con el objetivo de detectar a través de la actividad en las redes sociales de los influencers aquellos puntos que puedan ser motivo de conflicto y desarrollar estrategias más sólidas".