Artículo
Televisión
¿Cómo responde la televisión en España a la migración a internet de las audiencias?
Publicado por Redacción
Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Las televisiones de medio mundo se están enfrentando a un serio problema, un problema que puede tener un importante impacto en sus cuentas de resultados. La televisión tradicional está perdiendo audiencia y quien se la está robando es internet. Varios son los estudios que han analizado el impacto que la red y los nuevos hábitos de consumo están teniendo entre los espectadores de Estados Unidos y de Reino Unido. Los directivos de unos y otros sectores afectados (los perdedores de la tele, los ganadores de internet) se han manifestado, como también lo han hecho los anunciantes. La tele, temen, puede estar herida de muerte.

El cambio tiene además un claro componente generacional. Según un estudio de Consumer Electronics Association y NATPE, los millennials están abandonando de forma casi definitiva la televisión (aunque la Generación X, la generación inmediatamente anterior a ellos, también se está convirtiendo en una seria adicta a los contenidos bajo demanda). Pero estudios anteriores han ido demostrando como a medida que se baja en la pirámide demográfica (es decir, cuanto más cerca se llega de los consumidores más jóvenes) las horas de consumo de contenidos en televisión van bajando. Si hace unos años el gran problema era que los jóvenes dedicaban demasiado tiempo a la televisión, ahora el problema (para las televisiones) es que los están viendo escapar.

Para internet esto son grandes noticias. El dinero de los presupuestos publicitarios se está yendo a la red y se espera que en 2017 internet ingrese ya más por publicidad que la tele de siempre. La televisión de siempre tiene, por tanto, que posicionarse en este nuevo terreno de juego y saber capitalizar estos cambios de tendencias. Por el momento, no son capaces de asegurarse que las audiencias se estén quedando en sus nuevas ofertas.

Las televisiones de Estados Unidos están empezando a tomar cartas en el asunto. Hasta ahora, los reyes del VoD estaban siendo plataformas nacidas directamente para este segmento, que tenían primero los derechos de emisión de contenidos asociados a las televisiones tradicionales y a las productoras de siempre y que se lanzaron después a crear sus propios contenidos. A medida que estos contenidos tomaron peso dentro de los intereses audiovisuales de los consumidores, las plataformas VoD como Netflix o Amazon se convirtieron en jugadores más pesados y en elementos con importancia propia. Sus series, por ejemplo, empezaron a ganar premios y a ser bendecidas por la crítica.

Mientras, las teles tradicionales se habían mantenido un poco al margen, aunque este verano han cogido carrerilla y han empezado a ofrecer sus contenidos ellos mismos como plataformas VoD en internet. Canales como HBO ya permiten pagar por conseguir acceder únicamente a su plataforma online. Y en el último CES uno de los lanzamientos estrella fue una plataforma para ver varios canales de televisión que solo funciona online.

Pero mientras las empresas de la televisión tradicional en Estados Unidos se preparan, ¿qué es lo que está haciendo la industria en España?

Audiencias y pioneros del VoD

El registro es además la única manera de acceder a ciertos contenidos (tras estar libres en la web durante una temporada, los contenidos se convierten en limitados para ciertos usuarios) y para la cadena es una manera de tener una primera capa de información sobre los usuarios de su web. Para registrarse no hay que dar muchos datos personales, aunque Atresmedia reclama saber si se trata de un hombre o mujer, de la franja de edad en la que se encuentra y su código postal, que ya es más de lo que saben los responsables de las otras webs de visionado bajo demanda de las televisiones en España. Además, se puede añadir - aunque es opcional - el teléfono móvil.

Atresplayer también tiene una versión premium (2,95 euros), aunque las ventajas de suscribirse no están muy clara a primera vista (especialmente si se tiene en cuenta que los contenidos como películas o ciertas series estadounidenses se quedan en Nubeox, la plataforma VoD de pago de la firma y que incluye contenidos de los canales de pago, como Fox o AXN, y que sale por 10 euros mensuales).

Publicado por Redacción
Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Comentarios (0)

!Únete y participa en la conversación!