PuroMarketing

Las empresas quieren mejorar la salud mental de estos trabajadores con teletrabajo y flexibilidad horaria

Un exceso de mails que abarrota la bandeja de entrada y que satura a los trabajadores, un ciclo de trabajo cada vez más corto y en el que hay que tomar decisiones más y más rápido y una presión constante por ofrecer resultados son algunos de los elementos que hacen que el trabajo en marketing, publicidad y comunicación resulte estresante y agotador.

Los estudios han ido demostrando que los profesionales de marketing acaban quemados y en no pocas ocasiones dejando la profesión en busca de otra menos frustrante. En comunicación y relaciones públicas, los análisis de la percepción que sus propios trabajadores tienen de las cosas y sus datos de salud mental han llegado a señalar que la profesión es casi tóxica.

Las cosas no han mejorado mucho en los últimos meses, sino más bien todo lo contrario. El último estudio sobre salud mental y profesionales de comunicación y relaciones públicas muestran que las cosas no son muy positivas. Un estudio británico, elaborado por Public Relations and Communications Association (PRCA) y Opinium partiendo de datos de trabajadores de comunicación y relaciones públicas de ese país, muestra que los profesionales de este sector están estresados y abrumados por el exceso de trabajo.

En general, los indicadores de bienestar y salud de los trabajadores de relaciones públicas y comunicación han caído este año. Ahora mismo, y partiendo de los datos de ese estudio, están por debajo de la media general de los trabajadores. Podemos concluir, por tanto, que los profesionales de comunicación están más estresados y se sienten mucho peor que los trabajadores en general.

La razón de tanto estrés

¿Por qué están tan estresados los trabajadores de comunicación? La principal razón sigue siendo la misma de todos los años. Tienen excesivo trabajo. Un 55% de los trabajadores de este terreno reconoce que el exceso de carga de trabajo es su principal fuente de estrés. También es la principal razón por la que no hacen una pausa para tomarse tiempo para mejorar su salud mental: así lo reconoce el 48% de los encuestados. Los comunicadores tienen demasiado trabajo como para poder pararse a preocuparse por su salud mental.

A esto hay que sumar el impacto de la crisis del coronavirus. Como ha ocurrido en muchas otras áreas y en otros muchos sectores, la enfermedad también ha lastrado el bienestar de los trabajadores de comunicación y relaciones públicas. No lo hecho solo de un modo directo, sino también indirecto. Para el 44% de los encuestados el impacto de la covid-19 en su empresa les preocupa y genera estrés. Es la segunda causa de estrés en este terreno.

Los profesionales de comunicación y relaciones públicas están estresados y, por tanto, posiblemente muy quemados. Aun así, se sigue sintiendo una cierta barrera a asumir esta realidad. Dos de cada cinco siguen reconociendo que se sentirían avergonzados si sus compañeros supiesen que tienen estos problemas de salud mental.

Esto ocurre a pesar de que 7 de cada 10 trabajadores que se han tomado tiempo para mejorar su salud mental han dicho a su empresa que era por eso, en lugar de emplear una excusa cualquiera (lo que supone un crecimiento del 32% frente al año anterior), y a pesar también de que las empresas están cada vez más preocupadas por la salud mental de sus trabajadores.

Un 64% de los profesionales de relaciones públicas y comunicación asegura que cree que su empresa se está tomando más en serio su bienestar en términos de salud mental.

Técnicas para mejorar el bienestar de los trabajadores

¿Cómo pueden las empresas mejorar la salud mental de sus empleados y cómo reducir el estrés de sus profesionales de comunicación y relaciones públicas?

Ahora mismo, las medidas que más se emplean son las de permitir el teletrabajo y las horas flexibles, crear espacios para que se puedan tomar descansos, incluir clases de ejercicios y similares o dar información y técnicas de mejora de salud mental. Es lo que más se suele permitir y hacer y en algunos casos, apuntan en el estudio partiendo de lo que ocurrió durante el confinamiento, podría resultar positivo.

Un 40% de los encuestados reconoce que trabajar desde casa durante esos días les ayudó a mejorar su salud mental (aunque un 41% asegura por el contrario que dañó su bienestar). Quienes ven cosas positivas en el teletrabajo creen que es mejor porque no tienen que pasarse tiempo yendo a la oficina (66%), les permite sentirse más relajados (55%) y ayuda a mejorar el equilibrio entre vida y trabajo (51%).

Pero, en cierto modo y desde fuera, al margen de las conclusiones del estudio, quizás la solución a estos problemas podría estar en algo mucho más sencillo. Si los trabajadores están quemados y estresados porque tienen un exceso de carga de trabajo, quizás la solución debería estar en revisar esos flujos de trabajo.