PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

Los altavoces inteligentes y su irrupción en el mercado están haciendo que los responsables de marketing los tengan cada vez más en cuenta a la hora de trazar su estrategia de marketing y de pensar por dónde deberían tirar con ella en el futuro. Las ventas que lograron en momentos como la campaña de Navidad hicieron que se viese de un modo todavía más destacado su potencial, pero la integración de su tecnología en nuevos escenarios, como pueden ser los coches, hace que se piense que todavía queda mucho por conquistar. Los asistentes de voz están cada vez más presentes en la vida de los consumidores y eso implica replantearse cómo debe ser la estrategia de marketing y qué elementos lograrán convencer a los potenciales consumidores y convertirlos en clientes.

En la estrategia de voz, las empresas están intentando rediseñar su estrategia de contenidos, reajustar el tipo de información que ofrecen o comprender cómo se abren nuevas ventanas de oportunidad en ecommerce. Por supuesto, también están intentando comprender cómo cambia las búsquedas que realizan online y cómo afecta al SEO.

Los consumidores preguntan muchas cosas a los asistentes de voz. De hecho, es casi una suerte de elemento orgánico de su relación con ellos. A Siri, a Cortana o a Alexa, los asistentes de Apple, Microsoft o Amazon, se les preguntan cosas porque se habla con ellos. Esas preguntas tienen muchas veces mucho que ver con las empresas y con el consumo, por lo que las compañías quieren estar bien posicionadas en su potencial respuesta. Por ello, han empezado a pensar en cómo se debe hacer SEO para las búsquedas de voz y cuáles son los elementos que hacen que una marca se posicione mejor que otra en ese terreno.

Pero, de entrada, la pieza clave para hacer SEO para búsquedas de voz está en comprender cómo funcionan esas búsquedas. Esto es, las empresas tienen que comprender qué es lo que hace que las búsquedas de voz sean diferentes y cuáles son los mecanismos que los consumidores aplican cuando las realizan. Antes de pensar en estrategias para obtener mejores resultados y en trucos de posicionamiento, hay que analizar la base de cómo se hacen esos procesos.

Alexa o Siri son parte ya de la familia

Y es que, como explica una analista de Mindshare y como recoge Warc, la relación entre los consumidores y sus asistentes es ligeramente diferente a la que se tiene con otros elementos técnicos, lo que cambia la percepción de las cosas pero también la relación con ellas. Los asistentes de voz (que suenan humanos) y los altavoces inteligentes afectan a los consumidores no solo en cómo cambian el uso de las herramientas, sino también en cómo perciben lo que estas van a decirles.

De entrada, el modo en el que se recibe lo que dice el asistente de voz es diferente a lo que ocurre con un resultado de búsqueda 'normal'. Esto ocurre porque a los asistentes se les ve de una manera diferente. Se les humaniza. De hecho, uno de los estudios de Mindshare sobre la cuestión señalaba que el 47% de los padres que tiene en casa un altavoz inteligente ya siente que el asistente es como parte de la familia.

Además, señala la analista, a medida que los asistentes de voz vayan entrando en más herramientas y más momentos de la vida cotidiana, la relación con ellos será más fluida: se integrarán mucho más en nuestras rutinas diarias y serán menos cuestionados. Esto es, veremos 'normal' tener a un asistente de voz hablando con nosotros y al que le estemos preguntando cosas.

Cómo cambia las búsquedas

Esta situación cambia por completo las cosas en lo que a búsquedas se refiere y también en cómo las empresas deberían hacer su estrategia en este terreno. Las marcas y las empresas tienen que comprender que los momentos clave ya no son los mismos, que ya no se busca del mismo modo y que lo que se espera (por el cliente, pero también por el algoritmo que gestiona las búsquedas) es algo distinto.

De entrada, los consumidores realizan más búsquedas y a lo largo de más momentos en el ciclo de compra. Esto es, ya no se busca solo antes de comprar o antes de tomar la decisión, sino que se sigue preguntando cosas durante los procesos de compra y hasta momentos más avanzados. Se preguntan por ejemplo detalles sobre el producto o dudas concretas. Esto obliga a que las marcas y las empresas tengan que pensar en muchas más cuestiones y posicionarlas de forma clara para la búsqueda de voz.

Pero no será solo ese el gran cambio. A medida que se cambia el modo en el que se accede a los contenidos y se usan más estos terminales, también se cambiará la relación con ellos. Con los asistentes de voz se mantienen conversaciones y esto implica también repensar cómo se harán las búsquedas. Los consumidores introducirán sus preguntas en conversaciones y los asistentes tendrán que responder a ellas de una manera orgánica.

De hecho, los analistas creen que esto hará que las keywords pierdan fuerza, al menos las keywords clave. La estrategia tendrá que centrarse más en integrar conceptos y ser más expertos en temas, lo que obligará no a centrarse en unas keywords concretas sino en grupos de ellas. Tendrá que trabajarse más áreas temáticas.

ESERP Business SchoolFlyeralarmDataCentricCEFExaprintIEBSCEFUniversidad Pompeu Fabra Medianzo