PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

Cuando llegan las grandes temporadas de consumo, los responsables de las empresas quieren tener muy claro qué es lo que los consumidores quieren y qué es lo que buscan en el mercado. ¿Qué esperan encontrar y sobre todo qué quieren comprar? Tener claros estos puntos resulta crucial para sacarle el mejor partido a las grandes temporadas de compras y de consumo. Y, ahora que se acerca el verano (tanto que se podría decir que está ya a la vuelta de la esquina), es el momento de saber bien qué tendencias marcarán el consumo.

De hecho, como recuerdan en Mintel, el verano es un momento de consumo muy importante. Una cuarta parte de los compradores (hombres) de entre 18 y 34 años compra cosas nuevas cada temporada y un tercio de las compradoras de esa edad hace en verano la mayoría de sus compras. Las estadísticas están centradas en moda y complementos, pero dejan muy claro que el verano es crucial en el consumo.

¿Y cómo será el consumo este año? Mintel ha hecho un análisis de las cosas que estarán de moda este verano y de sus conclusiones se pueden extraer ciertas líneas maestras sobre lo que marcará el consumo.

Volver a repensar los clásicos

En el análisis de Mintel, la tendencia se centra en la industria de la moda. Así, hablan de cómo vuelven estampados clásicos, como los lunares, o formas de hace décadas, como los vestidos de aires años 60. Sin embargo, la idea del retorno de lo clásico se puede exportar a muchos más sectores y se puede ver en muchas más áreas. Al fin y al cabo, llevamos ya mucho tiempo hablando del poder de la nostalgia y viendo como las empresas recuperan productos y diseños de aires retro, que encuadran con elementos de siempre y que reinventan los clásicos.

Lo importante en este terreno es, como recuerdan en Mintel, comprender que hay que lograr convencer a los consumidores de que vuelvan a comprar cosas que posiblemente de una manera o de otra ya tienen.

El retorno de los 90

En la última campaña de la serie Stranger Things, con su aire ochentero y su revival de la época, aparece la New Coke, uno de los fiascos de la compañía de refrescos y que apareció en 1985. La bebida quería ser el gran descubrimiento del gigante para reposicionarse en un mercado que estaba perdiendo, pero en realidad se quedó en uno de sus más icónicos fallos. El producto sin embargo volverá al mercado este verano, como parte de la campaña de la serie pero también como parte de la estrategia un tanto nostálgica de echar mano del pasado. Antes, Pepsi ya había lanzado también una reedición de su formato Crystal, otro fracaso histórico pero que a los consumidores les recordaba los 90.

Y es que los 80 y los 90 se han convertido en el material de los revival en los últimos años y en la vía en la que los consumidores conectan con el pasado en sus compras del futuro. El boom de su retorno está muy marcado con los millennials y con su nostalgia por un tiempo mejor. En los 90 y en los 80 eran niños, que vivían en un entorno más positivo.

Este verano el gran elemento que dominará serán los 90. La ropa es el elemento que usa el análisis de Mintel como baremo y está llena de mallas ciclistas y gafas de sol noventeras. Lo interesante es que este tipo de productos posiblemente se acaben comprando de forma impulsiva, evocando la nostalgia por la época de la infancia en el punto de venta.

El poder de los colores

Igual que el diseño y los temas de moda son cíclicos, también lo son los colores, que están muy vinculados con las tendencias y con el estado de las cosas. No hay más que ver cómo cada año el color del año de Pantone se puede leer como un análisis sobre la situación social, cultural y hasta política. En esta temporada de verano, dominarán los colores fuertes y brillantes porque los colores se han convertido en una manera de expresión. Se quiere hacer una declaración de intenciones con los colores que se escogen.

Un ejemplo del uso de colores neon, vía Asos

Si a eso se suma el impacto de las otras tendencias, se puede comprender por qué también habrá muchos colores brillantes y tonos neón entre la oferta.

Las cosas divertidas que rompen

A todas estas grandes tendencias que marcarán lo que llega al mercado y sobre todo lo que se compra hay que sumar otra, la de las cosas divertidas que rompen con lo general. Esto es, en aquellas cosas más pequeñas - y sobre todo más baratas - los consumidores se sentirán atraídos por cosas rompedoras y con diseños mucho menos convencionales.

En el mundo de la moda, Mintel lo ejemplifica con los complementos. Por ejemplo, sería lo que llevaría a los consumidores a comprar bolsos divertidos o gafas con formas inusuales. Pero, por supuesto, la tendencia se puede extrapolar a muchos más terrenos y las cosas con diseños extravagantes se pueden encontrar en más áreas. La clave, para comprender qué hace que los consumidores las compren, está en que sean baratas.

ESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosBSM UPF Universidad Pompeu Fabra Medianzo